domingo, 4 de marzo de 2012

¿A los adonde va Chávez y la Revolución Bolivariana?




¿A los adonde va Chávez y la Revolución Bolivariana?
Johan Rivas, Socialismo Revolucionario-CIT-Venezuela.
En los 13 años de proceso político, hemos visto y vivido situaciones de revolución y contrarrevolución, como fue el período 2002-2007. Al mismo tiempo, hoy las mismas demandas del pueblo que llevaron al poder a Chávez en diciembre de 1998 se mantienen: Vivienda, Pleno Empleo, Seguridad Ciudadana, Calidad y Pleno Acceso de los Servicios Públicos fundamentales, Corrupción, etc. Y no, porque no se haya logrado avances en estos 13 años, o que la derecha va a resolverlos; es como hemos dichos siempre en nuestros artículos y publicaciones sobre la revolución bolivariana: “Ninguna reforma social, política, económica será totalmente exitosa y se mantendrá en el tiempo, mientras se mantengan las viejas estructuras del estado burgués y capitalista”. Esta afirmación incluso la ha dicho el propio Chávez en diferentes discursos.
Avances y Retrocesos, Reforma o Revolución Socialista.
Durante estos 13 años, los trabajadores, el pueblo pobre y explotado por el capitalismo, han logrado importantes pasos adelante en el crecimiento de su conciencia política de clase: los debates sobre capitalismo y socialismo, control obrero, expropiaciones y nacionalizaciones, el carácter de la propiedad privada, poder popular, reivindicaciones sobre los derechos civiles y políticos fundamentales etc. Que aun cuando han sido muchas veces deformados y manipulados tanto por el reformismo dentro del movimiento chavista, como de los ataques feroces de la burguesía y sus operadores políticos, no deja de ser uno de los elementos más relevantes del proceso político venezolano. Aunque también debemos reconocer, que sin una dirección revolucionaria eficaz y democrática estos debates, más que avances en la conciencia, pueden también tener un efecto negativo en el sentido, que muchos pueden sacar conclusiones equivocadas sobre la autentica esencia del socialismo revolucionario.
De igual forma, la política reformista consciente del chavismo, no ha sido capaz de acabar con el sistema capitalista, perdiendo oportunidades estelares-históricas, como fue toda la coyuntura del 2002-2006. Permitiendo de esta manera que la clase dominante, a través de sus organizaciones políticas de derecha, estén en un franco proceso de recuperación de fuerzas y cada vez mas amenazando con retomar la conquista del poder;  ya no por la vía del golpe fascista, si no por la misma vías democráticas burguesas por la que llego el chavismo al poder. Y esto es una situación bastante lamentable, ya que esta misma derecha hoy “recuperada”, había sido derrotada por el pueblo y los trabajadores durante los procesos de revolución y contrarrevolución del 2002-2006.
Cada vez, son más relevantes los espacios de poder re-conquistados por la clase dominante. En el  2007 derrotaron un intento de reforma constitucional, que si bien no era nada revolucionaria, tenía planteamientos democráticos burguesas progresistas con mayor radicalización hacia la izquierda; esto en un intento erróneo de estrategia de la dirección del  chavismo de seguir llevando la revolución por la vía de legalismo y el electoralismo burgués.
En el 2008, la derecha amplio sus fuerzas a nivel nacional en las elecciones regionales. Conquistando las principales ciudades del país, donde se concentra no solo la gran mayoría de la población, sino que también gran parte del parque industrial y económico de la nación. En ese mismo ritmo, en el 2009 en las elecciones parlamentarias para elegir un nuevo parlamento para el periodo 2010-2014, la derecha retomo espacios importantes donde antes habían perdido por errores propios y por la fuerza del movimiento popular a favor de la revolución bolivariana.
Todo estos desarrollos han sido síntomas inequívocos del retroceso y estancamiento que lleva la revolución bolivariana en los últimos años, producto de las políticas reformista que se expresan como una contrarrevolución dentro del chavismo, dirigida por una camarilla burocrática cívico militar que ha secuestro la dirección del partido PSUV, que es en sí mismo son quienes dirigen hoy el gobierno y el estado venezolano.
El Viraje táctico de la derecha
Desde hace un buen rato la derecha ha cambiado su tácticas, ya no van a la confrontación directa con el chavismo y sus liderazgos, en especial con Chávez. Desde hace un buen tiempo (y el chavismo parece darse cuenta es ahora), la derecha ha estado enfocando su política de ataque directo a las políticas ineficientes del gobierno y a los temas sociales.

La derecha ataca ferozmente al gobierno como régimen comunista. Basados en las lamentables experiencias degeneradas de socialismo en algunos países, defiende abiertamente al capitalismo como sistema que a pesar de sus debilidades y limitaciones a favor de la población, le brinda al pueblo democracia, paz, etc. Como fue la propuesta de una candidata de la oposición en las primarias del 12F, “el capitalismo popular”. Esta campaña demuestra que no solo están tomando confianza en sí mismo, si no que saben, que hay una amplia capa de la sociedad venezolana sobre todo de la juventud que es muy susceptible al tema de las libertades democráticas; y ellos aprovechan esa situación para vincularla con todos los aspectos del gobierno, ocultando incluso su propio pasado histórico de políticas reaccionarias y violación sistemática de los derechos humanos.
Se presentan como lobo disfrazado de cordero, con supuestos nuevos liderazgos, con discurso “democrático-progresista”, capitalizando de manera eficiente (dentro de su lógica) todos los errores e ineficiencia de la burocracia chavista, que cada vez mas pone en bandeja de plata la oportunidad a la derecha para que haga su política abiertamente de contrarrevolución y de reinstalación en el poder y control del estado. Como por ejemplo mantener por un largo tiempo el argumento que las denuncias a través de los medios de comunicación sobre los altos niveles de inseguridad eran falsas, que obedecía a una maniobra del “imperio”, para después de un año reconocer públicamente que en Venezuela hay niveles preocupantes de inseguridad y violencia. De la misma forma con el tema salud, la derecha por más de 3 años fue denunciando la corrupción y la crisis en los hospitales públicos, mientras la burocracia gubernamental la rechazaba hasta que en el 2010-2011, Chávez reconoció que había efectivamente una crisis en el sector público de salud y que habían “fallas” en el manejo de los recursos financieros destinados para el desarrollo de las políticas y programas que se planteaban como gobierno central en dichas áreas.
La derecha, se promueve ahora como una fuerza “democrática amplia” donde pueden convergen todas las “ideologías políticas”, desde la extrema derecha hasta la centro izquierda. Han logrado ocultar sus diferencias con un aparato denominado la MUD ( Mesa de la Unidad Democrática), con la cual, no solo han logrado artificialmente cohesionar todos sus egos y fuerzas reaccionarias entre ellos, sino que también atraer a los grupos políticos vacilantes y oportunista que cada cierto tiempo se mueven de una lado a otro según sus conveniencias particulares, como es el caso de los partidos “ de Izquierdas” que anteriormente eran parte del chavismo y lo defendían con pasión, como son: el MAS (Movimiento al Socialismo), PPT(partido patria para todos), Bandera Roja, Podemos.
Se intensifica la propaganda política y la polarización.
[1]El punto de clímax de la coalición de ¡todos contra el régimen!, han sido las elecciones primarias del pasado 12 de febrero, donde lograron lo que parecía imposible, un candidato único de la derecha para enfrentarlo a la opción Chávez en las próximas elecciones presidenciales del 07 de octubre del presente año.
Este importante paso adelante de la derecha, viene a intensificar la polarización que ya era un factor relevante en la situación política venezolana. El pueblo venezolano, los trabajadores, producto de todas estas contracciones y de la permanente retorica izquierdista del gobierno sin resultados concretos; está siendo sometido a una brutal campaña psicológica de propaganda y polarización. Que se intensificara en los próximos meses en la medida que avance las campañas electorales por el 7-O.  Por un lado la derecha presentado un país apocalíptico en crisis y agonía, magnificando las debilidades del gobierno y sus fallas. Por otra parte el gobierno, con una propaganda en su gran parte típica de los regímenes estalinista, mostrando un país en pleno desarrollo, censurando la critica a lo interno del movimiento popular y revolucionario, ocultando sus propios errores y escandalosos hechos de corrupción,  y presentándose como la única tabla de salvación del pueblo. De igual forma usando un lenguaje táctico hablando de las demandas del pueblo como si ellos estuvieran apenas días en poder y no 13 años gobernando.
La economía venezolana aun se mantiene bajo la lógica del capitalismo, disfrazada de políticas populistas basadas en la renta de los precios del petróleo.
Venezuela, a pesar de algunos avances en reformas sociales y políticas, toda su estructura política, económica y social sigue siendo dominada bajo la lógica del capitalismo, un dato que refleja esta situación es que 70% del PIB sigue quedando en mano de la burguesía. (Vieja y nueva). [2]
La economía venezolana sigue siendo capitalista, un capitalismo atrofiado que no logro su pleno desarrollo como en otros países de América Latina como México, Brasil, Chile y Argentina.  Aun hay vestigios de relaciones feudales como las que se expresan en el latifundio. Un capitalismo atrasado donde solo se ha avanzado en algunos sectores centrales de la industria petrolera y conexa, bajo una lógica rentista y de importación que  no ha desarrollado de manera consciente las fuerzas productivas. Este elemento es crucial para caracterizar e interpretar a la clase trabajadora venezolana y su burguesía. [3]
90% de la economía y los ingresos del estado giran alrededor de la industria petrolera, esto a pesar del enorme potencial que tiene Venezuela de desarrollarse en otras áreas importantes de la economía. Al mismo tiempo usa 60% de sus ingresos en importación de alimentos y bienes manufacturados que mucho de ellos fácilmente pudieran ser producidos en el país. Esto refleja el carácter de clase de la burguesía venezolana y de las limitaciones del modelo chavista en su lógica de socialismo bolivariano del siglo21.
De la misma manera en el 2009, cuando oficialmente llegaron los efectos de la crisis mundial del capitalismo en Venezuela, la economía se vio afectada teniendo 2 años de recesión. Lo cual refleja que no estamos ajenos a las realidades mundiales y que el capitalismo es un sistema global, por lo que deja claro que es obstinadamente absurdo, reaccionario y contrarrevolucionario plantear la tesis del socialismo en un solo país.
Los efectos de la crisis mundial del capital fueron un punto de inflexión, en el sentido de reflejar el carácter de clase de la dirección del chavismo que tienen controlado todo el aparato del estado. Las respuesta que dio el gobierno ante la crisis fue casi la misma que se ha dado en otros países “capitalista”, es decir, aumentos de impuestos, recortes sociales y un disimulado programa de austeridad, donde por 3 años consecutivo el gobierno fue aplicando un proyecto de presupuesto público, reconducido en base a precios del petróleo por debajo de sus precios reales. Logrando crear fondos paralelos; y con esta política intentar marcar diferencias. Ya que en el caso venezolano al ser un país petrolero, con las reservas más grandes del planeta, le ha permitido jugar con los precios del petróleo para acumular importantes recursos que le han dado la capacidad de aplicar políticas populistas en el último año y en el actual, como por ejemplo los nuevos programas sociales citados anteriormente, Vivienda, Trabajo, Agricultura y Pensiones Especiales para las familias de extremas pobrezas y personas de la tercera edad excluidos del sistema de pensiones. Dando la sensación social-política que es un “gobierno diferente”.
Los Diferentes  escenarios de perspectivas para el proceso político venezolano y su “Revolución Bolivariana”
En este análisis no queremos caer en mezquindades, no vamos a cometer el error que cometen muchos dentro de la izquierda que, o capitulan y ven todo perfecto, o sencillamente capitulan y ven que no ha pasado nada y que todo sigue igual.
En este orden de idea, nosotros el SR-CIT, reconocemos que efectivamente en Venezuela hay un proceso político que ha tenido situaciones pre- y revolucionarias, así como de contra-revolución. Reconocemos que en una primera etapa el gobierno no por un acto de buena voluntad si no producto del movimiento popular, realizo políticas económicas, políticas y sociales que han tenido un impacto tremendo en la población y que pasaran décadas para que un hipotético gobierno de la derecha pueda revertirlo.
Pero al mismo tiempo siempre hemos alertado y denunciando los límites del reformismo chavista y de sus nacionalismo populista radical de izquierda. Además de plantear siempre la necesidad de organizaciones conscientes y independiente del movimiento popular y de los trabajadores con una política clasista y revolucionara que presione la dirección del chavismo y la desplace en el desarrollo de acumulación de fuerzas, para solo así no solo asegurar y mantener en el tiempo las reformas que se han logrado si no que, mejorarlas y dar por acabado de una vez por todas al sistema capitalista y sustituirlo por el socialismo democrático y revolucionario. Esto en conexión con el llamado de realizar una federación de naciones socialista en América Latina como paso adelante en el internacionalismo revolucionario. [4]
El desgaste del Chavismo  de su liderazgo y el reflujo del movimiento popular revolucionario.
Producto de todo lo ya anteriormente descrito, la consecuencia de todo ello ha sido un profundo desgaste del modelo chavista y del liderazgo propio del presidente Chávez, a pesar de que las encuestas dicen que mantiene un porcentaje de más de 60% de aprobación a su gestión y de apoyo popular. Encuestas, que para una análisis serio no deberían ser tan relevantes pues muchas de ellas son realizadas por gente que opera a favor de la burocracia chavista, por lo que su grado de subjetividad es muy alto.
Esta situación de desgaste del chavismo se refleja en un reflujo histórico del movimiento popular y revolucionario, cada vez es más profunda la atomización de los movimientos sociales y de los grupos de izquierda honesto que desean realmente una revolución socialista. De igual forma se ha profundizado la crisis de dirección del movimiento de los trabajadores, no hay una clara central representativa y los sindicatos como orgánicas de luchas están cada vez más deslegitimado por los trabajadores.
Todo este fenómeno también es producto del proceso consciente de coaptación de cuadros emergentes del movimiento popular que fueron absorbidos en gran parte por la maquinaria burocrática del estado. Muchos bajo la premisa de asumir ya el “estado bolivariano”, como el estado del  pueblo y los trabajadores. Error político clave que ha dejado muchos movimientos populares y revolucionarios sin autonomía, sin dirección y totalmente desarticulados y que explica en gran manera lo que ocurre hoy con los sectores de base y movimientos independientes de la izquierda.
Sin embargo, paradójicamente producto de la actual coyuntura hay un proceso de reorganización del tejido revolucionario de base, pero este proceso va muy lento y será un proceso largo y traumático que lleva consigo una desventaja, que es la consolidación burocrática del chavismo reformista y contrarrevolucionario y del avance de la derecha.
De igual forma, el programa del chavismo está llegando a sus límites como hemos explicado antes. Sus políticas aunque se presentan con elementos muy progresistas, no termina de impactar positivamente en la población, ni resolver los problemas estructurales de la pobreza y la explotación, ya que como hemos enfatizado, aun está intacto el sistema capitalista y toda política que plantee Chávez y su entorno será, y es absorbida por su propia burocracia que desvía conscientemente los objetivos.
La enfermedad de Chávez y su peso en las perspectivas para el próximo periodo.
A este escenario hay que agregar la enfermedad de Chávez y la crisis global del capitalismo. La enfermedad de Chávez cambia todo el panorama político y el tablero de ajedrez, obliga a las fuerzas en pugna hacer ajustes  en sus tácticas. De igual forma les corresponde a los revolucionarios que luchamos por una auténtica revolución socialista.
Con el anuncio reciente de Chávez de una nueva recaída en su lucha contra el cáncer, cuando a finales del año pasado había dicho que ya estaba totalmente curado. Los fantasma de su muerte o de su salida temporal de la lucha política frontal por su enfermedad salieron de nuevo a la palestra y sobran las hipótesis de lo que podría pasar.
Con Chávez o posiblemente sin Chávez como candidato, el chavismo tiene aun la opción real de ganar la elección. La conexión emocional y espiritual que hay entre la población y el líder Chávez es casi religiosa y en Venezuela históricamente estas elecciones se manejan bajo el terreno de la emociones y no de la política, sin embargo, no es suficiente, es posible que las diferencia dentro del chavismo se profundicen y estas, aunque no se muestren hacia el exterior del movimiento, produzcan mayor atomización de las bases chavistas facilitando un triunfo de la derecha.
Por otra parte, tomando en cuenta el panorama mundial de la crisis global y de las debilidades objetivas que tendrían un gobierno de la derecha sin la figura de Chávez en el juego político, es decir una hipotética muerte o una imposibilidad objetiva de poder hacer política por parte de Chávez producto de su enfermedad. Pone a la oposición de derecha en una disyuntiva, ya que si es cierto que ellos quieren derrotar a Chávez y al chavismo, quieren hacerlo con el líder en batalla y no en retaguardia. No es un secreto que Chávez, no solo es el único en este momento es capaz de dominar a la las masas, si no el factor que ha permitido mantener cohesionado al chavismo y al mismo tiempo a la derecha aunque esta no quiera abiertamente reconocerlo.
Es decir, no creemos que un gobierno de inestabilidad política y social sea permitido por el imperialismo en Venezuela, ya que estos tendrían reacciones impredecibles en todo el continente y complicaría aun más el tablero mundial de lucha de clase y de crisis. A todos los factores en pugna les conviene entonces una recuperación así sea milagrosa de Chávez, de lo contrario el panorama será de mucha mayor incertidumbre y de pronósticos reservados.
En el escenario de que Chávez se recupere y gane las elecciones, tendrá un reto, o radicaliza la revolución como el mismo ha dicho previo a su viaje a Cuba para tratarse nuevamente del cáncer, o asumirá un rol más abierto de conciliación nacional con los sectores mas “moderados” de la derecha en su lógica de alianza con una burguesía nacional, dando al traste con las perspectivas de una radicalización hacia una revolución socialista. Este último escenario es quizás el más probable; porque hay que destacar que al mismo tiempo, en diciembre de este año y abril del próximo, habrá más procesos electorales para elegir autoridades regionales y locales donde las perspectivas de triunfo de la derecha son altamente favorables y eso obligaría al gobierno a conciliar y retroceder en su llamado de radicalización.


La paradoja de Chávez como opción ante la ausencia de una clara alternativa revolucionaria.
A pesar de todas estas contradicciones, el chavismo, la figura de Chávez sigue siendo una las alternativas que ven muchos trabajadores y el pueblo, es claro que la opción de la derecha por más que se quiera presentarse amistosa y progresista no representa el interés más sentido de la población ni mucho menos de los trabajadores. Sin embargo, el tiempo se agota, la situación de la salud  de Chávez y el fortalecimiento de la derecha que se expresa en la elección de su candidato único, ponen en una encrucijada una vez más al pueblo venezolano y los trabajadores.
El panorama electoral no está muy claro, en estos momentos hay mucha incertidumbre; aunque el chavismo tiene la primera opción: son 13 años en el gobierno, han consolidado burocráticamente y bajo la lógica del populismo, una importante base social. Al mismo tiempo ha habido un avance en la conciencia de la gente; un gobierno de la derecha tendría muchas dificultades para gobernar, no solo porque tendrá casi todas la estructuras del estado en contra (en teoría), si no que los problemas que hoy tiene la población ellos no lo van a resolver o hacer mejor que el chavismo, ya que se manejan bajo la misma lógica del capital con la diferencia que son más afín con la lógica neoliberal.
Pero sería un error, si subestimamos a la derecha, esta será la primera vez que ellos tendrán una opción real de ganarle a Chávez en una elección presidencial. Esta opción no podemos como marxistas revolucionarios descartar, y estar preparados en el momento que estos ocurran. Por esos hemos siempre dicho que el proceso venezolano aun con toda sus contradicciones, sigue siento una situación política abierta;  y sería un error plantear una solo perspectivas, debemos ser flexibles y estar conscientes de que hay múltiples escenarios posibles en la coyuntura venezolana, unos más remotos que otros, que se desarrollen, pero todos con probabilidades lógicas que ocurran.
La ausencia de un poderoso movimiento popular  independiente, revolucionario, del factor subjetivo del partido revolucionario, de la alternativa revolucionaria de los trabajadores y el pueblo. Que sea capaz de levantar una opción que rompa con la polarización y enfrente al reformismo chavista y la derecha,  que obligue a Chávez a retomar el camino hacia el socialismo.
Esto no es decir, que en el pasado Chávez era socialista o tenía claras perspectivas de ir hacia allá. Lo que planteamos es que con un poderoso movimiento revolucionario organizado en un partido revolucionario de la clase trabajadora y el pueblo, obligaría a Chávez definirse de una vez por toda en su carácter de clase.  Sigue siendo crucial en las perspectivas venezolanas, ya que a pesar de todo el retroceso del chavismo mucha gente y sobre todo de la clase trabajadora, prefiere mantenerse en apoyo a Chávez aunque cada vez más críticos, que arriesgarse asumir una situación de voto castigo o de salto de talanquera y apoyar a la derecha. Su intuición y sentido común les dice que aun  bajo el chavismo hay posibilidades, (cada vez más remota), de hacer avanzar el proceso venezolano hacia una autentica revolución social y política.
De allí, que de todo este análisis, nosotros la sección venezolana del CIT, asumimos la posición de y consigna de: “Votar por Chávez no será Suficiente… si no derrotamos el capitalismo y no asumimos las tareas de la revolución socialista…” Es decir, nosotros apoyaremos la opción Chávez pero esto no será suficiente para derrotar la contrarrevolución y profundizar la revolución, debemos explicar de qué tareas se tratan, para darle sentido concreto a la consigna, basta de cheque en blanco y no mas ilusiones en que todo se va solucionar solo por la vía del líder-Chávez, al mismo tiempo desenmascarar la hipocresía de la derecha y su engañosa oferta electoral y plantear con sensibilidad y pedagogía la necesidad de trascender el polo patriótico como frente popular y electoral, a  un poderoso frente amplio revolucionario que luche por el socialismo y plantee la necesidad orgánica de construir una autentica alternativa revolucionaria de los trabajadores y el pueblo.
Notas: para profundizar en los análisis, sugerimos revisar los siguientes archivos, documentos y bibliografías.
(1)    “La Oposición de derecha logra candidato único…” www.csrvenezuela.blogspot.com 13-02-2011.

(2)    “La Economía Venezolana-Como la Burguesía Hurta la renta petrolera y el 71% del PIB”, Manuel Sutherland ALEM (Asociación Latinoamericana de Economista Marxistas), www.csrvenezuela.blogspot.com 19-09-2011.

(3)    “la Formación de las Clase Sociales en Venezuela 1964, y la economía minera petrolera en Venezuela UCV1973”, Ensayos de Salvador de la Plaza.

(4)    ver archivos www.mundosocialista.net  (Venezuela revolución y contrarrevolución)



No hay comentarios.: