domingo, 25 de marzo de 2012

Brasil - Una nueva llamada a la lucha contra el racismo



John F. Pedro Barbosa Militão
Estudiante de la Unifesp Diadema - 21 de marzo 2012

El 11 de febrero fue un día histórico. Más de 300 manifestantes entraron en el Shopping Pátio Higienópolis, uno de los más selectos de la ciudad de Sao Paulo. Los visitantes y locatarios no imaginaron que la gente se encontraba allí para denunciar la ola de racismo cada vez más explícitas contra los hombres y las mujeres de piel oscura. Más explícitamente, porque el racismo está presente en todo momento en el lugar de trabajo, en los centros de salud y hospitales, en las universidades.

A la vez, como ejemplos recientes de racismo, se denunció el caso de una joven becaria a la que su jefe le exigió llevar a cabo un alisamiento de cabello, una demostración de cómo el perfil de negro se asocia con elementos negativos.
Otro caso fue el de un niño etíope que almorzaba con sus padres en un restaurante y cuando estos se ausentaron, fue expulsado del restaurante, ya que no formaba parte del "perfil" de los clientes habituales de ese establecimiento. También represión policial a un joven estudiante negro en la USP.
Los negros son los más abusados ​​y asesinados por la policía. Las personas que siguen las religiones de origen africano son fuertemente reprimidas. Quilomboles (dirigentes de las comunidades negras)  y los dirigentes rurales son asesinados y nadie toma nota. Las mujeres negras no reciben atención prenatal o simplemente son descartadas de las pocas consultas existentes. Negras y negros reciben menos que blancas y blancos.

Históricamente, el movimiento negro se encontraba en la lucha en busca de espacios dentro de las instituciones burguesas en la esperanza de que estas garanticen los derechos humanos de las personas a las que se les niegan por tener un color de piel más oscura.

Hace ya más de 20 años en el movimiento negro se perdió en este conflicto, y el progreso de la población negra se diluye en la sociedad capitalista actual en la medida en que tal sistema se apropia de los derechos de la población. A través de los programas que abaratan y precarizan la oferta de educación, salud y vivienda, la población en tiempos de auge económico tiene acceso a dichos programas, pero basta una crisis como la que ocurre principalmente en Europa y los EE.UU., para que la burguesía elimine dichas concesiones y tire a la gente de nuevo a la miseria.

Así que volvemos al racismo. Los negros se quedaron solos después de la abolición de la esclavitud, sin derecho a la tierra, la expresión cultural libre, incluso sin acceso al trabajo. Se vieron obligados a ocupar áreas de riesgo que iban a convertirse en los tugurios actuales. Ellos sufrieron una exposición intensa, debido a la debilidad económica, el mercado de la trata y la violencia.

Y la burguesía para ocultar su racismo creó el mito de la democracia racial. Esta supuesta democracia racial defendida por todos los gobiernos brasileños posteriores a la abolición viene a mitificar la existencia de racismo en Brasil, culpando a los negros de sus males sociales, negando el abandono del gobierno con los esclavos libertos.

Luego el movimiento negro viró para combatir esa democracia racial, y buscar una "igualdad racial". Una lucha necesaria para superar esta opresión que la burguesía puso en marcha para perpetuar la explotación de la clase obrera.

El 11 de febrero 2012 lo que ocurrió fue una renovación de la lucha del movimiento negro. Las organizaciones que estaban allí para denunciar el racismo demostraron una superación de  las creencias en las instituciones burguesas para superar el racismo.

Fue un acto muy importante, porque en el Comité contra el genocidio del pueblo negro, vienen rearticulándose los sectores que se proponen una práctica combativa y revolucionaria para superar el racismo.

La lucha comienza por una articulación y una llamada a la acción militante. Pero también en no mantener la separación de las luchas de opresiones. Las mujeres, los negros y los homosexuales deben embarcarse en una pelea masiva, y luchar juntos. Incorporando también una perspectiva de clase, anticapitalista y socialista.

No habrá socialismo sin el fin del racismo, el sexismo y la homofobia. Luchemos, entonces!

No hay comentarios.: