viernes, 6 de mayo de 2011

Somos parte de las luchas de los trabajadores del mundo


La Chispa N° 37
CIT en Argentina.

La tan mentada “globalización” (el sistema político capitalista de los grandes monopolios), ha sido el sueño de las metrópolis imperialistas para que sus sectores privilegiados sigan nadando en la abundancia, a costa de chuparle la sangre y las riquezas a la inmensa mayoría de los pueblos del mundo. En los últimos años, en sus intentos por salvarse de la crisis económica, esas mismas grandes metrópolis (EE.UU. y Europa) no han tenido reparos en saquear a sus propios trabajadores. “Paquetes de ajuste” para los pobres y ayudas millonarias para los banqueros y sectores poderosos de la economía de sus países.

Como todos los que siembran tormentas… han empezado a cosechar la gran tempestad de los pueblos de África y Oriente Medio. Al igual que cualquier explosión gigante, irradian luz y calor que se va expandiendo por todo el planeta. Cientos de millones de seres humanos, saqueados y sometidos durante siglos por gobiernos despóticos con o sin ropaje religioso, este año 2011 se han puesto de pie y han dicho ¡¡¡BASTA!!! En dos meses han barrido a sus dictadores como en Túnez y Egipto, lo están enfrentando en Libia, y en todos los países.

El gran ejemplo Irak; a pesar de los años de brutal invasión norteamericano, los sectores populares se han sumado a la gran pelea: recuperar sus libertades políticas, terminar con el saqueo económico que ha hundido a la mayoría de la población en la más espantosa miseria. Este inmenso levantamiento popular de los millones, que no aceptan más seguir siendo explotados como hasta ahora, han tirado gobiernos, arrinconado a sus dictadores, puesto en libertad a los presos políticos,... ya empieza a organizarse. Y todos los planes “Globalizadores”, de control del petróleo, etc., todo ha saltado en mil pedazos.
Este proceso gigantesco lo han puesto en escena las masas, millones de trabajadores, jóvenes, desocupados, que reclaman vivir con dignidad.

Estos millones están en marcha. Su ejemplo ha sido tomado por los trabajadores norteamericanos en los estados que ya empiezan a recortar sus salarios y derechos sindicales.

Los líderes de EE.UU. y Europa están aterrorizados. Y es una pelea que recién comienza donde las masas movilizadas están a la ofensiva.

“Los de abajo no quieren seguir viviendo como hasta ahora, y los de arriba no están en condiciones de impedírselo”. No cabe duda, hay una situación revolucionaria mundial. Los trabajadores y el pueblo argentino no están al margen de estos hechos.

En nuestro país, a pesar de que la presidenta viuda insiste con sus discursos demagógicos hecha mano a los fondos de ANSES para sus gastos, lo mismo que a las reservas con las que paga sus “sagrados” compromisos de la deuda externa. En el futuro los trabajadores -en blanco- en la argentina pasarán a ser con los años jubilados con míseros haberes. Y los que aún trabajan no pueden ganarle la carrera ni a los precios de la canasta familiar. Sobra plata, que no va a los salarios, escuelas, hospitales, viviendas, caminos, etc. Sino a pagar subsidios a los más ricos, a los amigos del poder (que incluye a la mafia sindical) y a pagar muy especialmente la vergonzosa deuda externa.

Aquí también los jóvenes tienen trabajos precarios o nada. Jornadas de trabajo de 10 a 12hs por día. El asado a $30 el kilo, el trabajo tercerizado y en negro, etc. etc.

Gobiernos de los ricos. Los trabajadores, sólo si nos movilizamos, cientos de miles, junto a los sectores populares podremos decir ¡¡¡BASTA!!!

Como están haciendo nuestros hermanos de clase en otras partes del mundo.

No hay comentarios.: