sábado, 24 de abril de 2010

Una salida de izquierda frente a la crisis del PSOL

Brasil

Una salida de izquierda frente a la crisis del PSOL

Plinio presidente, con la unidad de la izquierda y un programa socialista!

Libertad, Socialismo y Revolución, LSR (CIT en Brasil)

• Impedir el golpe en PSOL! Realizar una conferencia sin fraude y maniobras!
• Reconstrucción de un PSOL de militantes, organizados por la base, democrático, socialista y de clase!
• Por una unidad alternativa de la izquierda socialista en las elecciones de octubre!
• Plinio presidente con un programa socialista!

El contexto de la Tercera Conferencia electoral de PSOL no es de normalidad partidista. El momento es de extrema gravedad. Una amenaza no sólo se cierne sobre la realización de la conferencia, sino también sobre la posibilidad práctica de que el partido se presente en las elecciones de este año.
Las dificultades de la situación política en el país, en las ilusiones con Lula y las traiciones de las direcciones de los movimientos de masas, exigen de nosotros, más que nunca, seriedad, firmeza y claridad política para mantener la llama de una alternativa socialista consecuente. Pero es exactamente cuando la máxima grandeza es requerida, cuando la pequeñez de algunos se hace más evidente.
Un intento de golpe fue promovido por un sector de la dirigencia del partido, el sector alineado con la pre-candidatura de Martiniano Cavalcanti y que más insistió en un intento de coalición del PSOL y el PV (Partido Verde) de Marina Silva y Zequinha Sarney.
La página de Internet del PSOL fue secuestrada, sus finanzas bloqueadas, fraudes e irregularidades fueron promovidos conscientemente en Plenarias municipales, donde no hubo supervisión. Boicot e intentos de sabotaje de las instancias regulares de la dirección del partido fueron promovidos para tratar de imponer un resultado predeterminado de la Conferencia o socavar su realización. Todo ello cubierto por una cortina de humo hecha por una campaña de rumores, información falsa y el nivel más bajo de diversos artículos sensacionalistas que circulan por Internet.
Métodos estalinistas de lucha fraccional, con la sustitución del debate político por los golpes y maniobras, se introdujeron en PSOL de manera vergonzosa. Su combinación con una práctica nefasta petista de aumentar artificialmente las reuniones, la manipulación de votos y fraude llevan al PSOL una clara amenaza. La lógica de este tipo de acción conduce a la desintegración del partido en una guerra interna sin fin.
Dado este escenario, LSR, parte del Bloque de Resistencia Socialista (BRS), tomó una posición clara: hay que detener el intento de golpe promovido por los líderes de la precandidatura de Martiniano.
Reivindicamos las decisiones adoptadas por la Dirección Nacional del PSOL en legítima reunión auto convocada por 36 de sus miembros y a la que asistieron 40 miembros el 01 de abril, con el fin de regular los aspectos importantes de la Conferencia para garantizar su aplicación y evitar golpes y otros abusos antirreglamentarios promovidos por un sector de la dirección.
Repudiamos claramente los métodos estalinistas y “neopetistas” en el PSOL y llamamos a todos los militantes a participar en la lucha por la restauración del partido sobre una base democrática y socialista, extirpando de su interior todo tipo de fraude y violencia.
También alertamos que cualquier compromiso y acuerdo de las cúpulas que implique concesiones en relación con estas prácticas representaran, tarde o temprano, el fin del PSOL y por lo tanto no pueden ser admitidos.

Sacar todas las lecciones de la crisis del partido

Al mismo tiempo, hacemos un llamado a toda la militancia seria del PSOL a reflexionar y sacar las conclusiones sobre las razones políticas que llevaron al partido a esta situación.
Desde la fundación del PSOL en el 2004, hay una disminución gradual y continua de la línea política del partido y de su carácter militante, democrático y organizado por la base. Situaciones como el reciente intento de coalición con el PV, donde el PSOL renunciaría a su candidatura presidencial en favor del candidato Zequinha Sarney, sería inconcebible en las primeras etapas del PSOL.
La ruta de acceso a esta línea de suicidio había sido allanada en las elecciones municipales del 2008. En ese momento, la mayor parte de la dirección nacional del partido, incluido el MES (Movimiento de Izquierda Socialista), y la MTL (Movimiento de Tierra y Libertad) y también sectores de APS (Acción Popular Socialista) y de Enlace; admitió coaliciones electorales con partidos que no tienen nada que ver con la clase obrera. La coalición con el PV en Porto Alegre y el servicio público de radiotelevisión en Macapá, además de muchas otras, fueron aprobadas por una mayoría de la dirección nacional.
El reciente intento de coalición con el PV en torno a Marina Silva, se ha visto estimulado principalmente por la presidente del partido, Heloisa Helena y las corrientes MES y CMT / PP, acabo contando con el apoyo de la dirección del APS, a pesar del cuestionamiento de muchos de sus militantes. El fracaso de esta política es evidente hoy en día. Pero necesitamos que los sectores serios de la militancia del PSOL saquen las conclusiones de esa experiencia
Si la coalición con el PV habría representado un desastre mayor, el mero intento de construir esta coalición ha sido un grave error. Esto sólo dio lugar a la confusión y la duda en la base social del PSOL, hizo al partido perder un tiempo precioso en la construcción de su alternativa electoral y también socavó la posibilidad de reconstituir un Frente de Izquierda con el PSTU (Partido socialista de los Trabajadores Unificado) y el PCB (Partido Comunista de Brasil).
Habida cuenta de este error sólo hay dos alternativas. La pre-candidatura de Martiniano Cavalcanti que representa la insistencia en la línea suicida en la misma lógica que llevó al intento de coalición con el PV. La alternativa es aprender las lecciones de ese error hasta las últimas consecuencias. No se puede quedar a medio camino so pena de repetir el error en el futuro.
El cáncer que afecta al PSOL en este momento tiene nombre. Se trata del electoralismo que subordina la lucha socialista de los trabajadores a la lógica de la búsqueda de cuitas de poder a cualquier precio. Esta lógica también tiene consecuencias organizativas.
Esta en curso desde hace algún tiempo una política de dilución de la militancia activa del PSOL en un mar de miembros que tienen poca o ninguna relación real con el partido. Una filiación amplia y sin criterios de composición, inevitablemente termina reflejando la lógica de la disputa interna y no el proceso de nucleación de los compañeros vinculados a las luchas sociales y conscientes de lo que significa ser miembro del PSOL.
En el proceso del Segundo Congreso del partido en 2009 por primera vez en la historia del PSOL, los núcleos de base no podían elegir a los delegados al Congreso. Al mismo tiempo, por primera vez tampoco, no se exigió del afiliado que participo en la plenaria ningún compromiso con el partido. Ni siquiera la contribución financiera fue cobrada, pues acababa siendo pagada por las corrientes en lugar de los afiliados. Para decidir la dirección de PSOL era suficiente rellenar unos formularios a tiempo y pronto.
El Congreso reflejó una política de sobreestimación de la base y estrechamiento en la cúpula, ya que el número de delegados en el Congreso fue menos de la mitad de lo observado en el primer congreso del partido. Esto abre un espacio para la manipulación política de grandes masas de los miembros en la base y el control burocrático de los delegados en la cúpula, matando el debate vivo y verdadero dentro del partido.
El electoralismo y la pérdida del carácter militante del PSOL son una receta acabada para resucitar entre nosotros las desviaciones terribles y nefastas de la experiencia del PT. Hay que cortar esto de raíz. Para ello, es preciso que todos quienes se sientan indignados por los métodos golpistas en el PSOL, avancen en sus conclusiones y adopten un nuevo rumbo en el partido.

Con el presidente Plinio, un Frente de Izquierda y un programa socialista

El PSOL todavía tiene condiciones para salir de esta crisis y aprender sus lecciones. En nuestra opinión, esto sólo es posible si la Conferencia elige al compañero Plinio Arruda Sampaio como nuestro candidato a la presidencia.
La Conferencia también debe decidir cómo dar prioridad a la búsqueda de un reordenamiento del Frente de Izquierda y los trabajadores en las elecciones, vetando cualquier posibilidad de coalición con los partidos de gobierno y la burguesía en general.
La Conferencia también debería prohibir la posibilidad de que el PSOL, a nivel nacional y en los estados, reciba fondos de empresas y del enemigo de clase. También debe especificar los caminos para retomar el carácter militante del PSOL, fomentando una organización de base y los espacios democráticos para la participación de la militancia.
La campaña de Plinio para presidente debe basarse en un programa anti-capitalista y socialista. Un programa que vincule las demandas básicas de los trabajadores por salario, empleo, vivienda, tierra, servicios públicos, una verdadera democracia, contra la corrupción, y con demandas que cuestionen la lógica de funcionamiento del sistema capitalista y el estado burgués.
Nuestro programa debe claramente señalar la necesidad de suspender el pago de la deuda pública a los grandes tiburones capitalistas y la nacionalización del sistema financiero, las empresas que fueron privatizadas (como el Valle) o semi-privatizadas (como Petrobras) y las grandes empresas estratégicas en el país, siempre con el control democrático de los trabajadores.
Podemos salir de la conferencia derrotando al golpismo y sentando las bases para una campaña con fuerza militante, con entusiasmo y compromiso socialista consciente. Pero para eso, tenemos que poner el dedo en la herida y rescatar el proyecto original del PSOL.

Plinio presidente, con la unidad de la izquierda y un programa socialista!

 

No hay comentarios.: