miércoles, 16 de marzo de 2011

Japón - Terremoto podría dejar “decenas de miles" de muertos y amenaza nuclear



www.socialistworld.net, 14/03/2011
página web del Comité por una Internacional de Trabajadores (CIT),

 


 El Sistema Capitalista es incapaz de hacer  frente a los desastres naturales.

Reporteros en China, Hong Kong y Taiwán, de chinaworker.info

 El terremoto que sacudió el noreste de Japón el viernes 11 de marzo y la posterior destrucción causada por uno de los tsunamis más potente jamás visto fue la "peor crisis desde 1945", según el primer ministro, Naoto Kan. Los  gobiernos capitalistas siempre tratan de explotar políticamente a su favor, el sentimiento espontáneo de la unidad frente a los desastres. Los terribles acontecimientos en Japón, sin embargo, plantean numerosas dudas sobre las locuras del capitalismo y, especialmente, el desarrollo masivo de la energía nuclear, nunca del todo segura, en una región notoriamente propensa a los terremotos. Funcionarios del gobierno dicen que la cifra de muertos por el terremoto y el tsunami podría llegar a decenas de miles de personas.
Como señaló Reuters: "La catástrofe también pone duramente a prueba el gobierno muy impopular de Kan."

El epicentro del terremoto del viernes fue localizado en la prefectura de Miyagi, en Japón, a 400 kilómetros al noreste de Tokio. El Servicio Geológico de los EE.UU. puso este terremoto en 8,9 en la escala de Richter, por lo que es el quinto más poderoso de todo el mundo desde 1900. Fue tan potente que movió la principal isla de Japón  2,5 metros y trasladó el eje de la tierra de 10 cm, según los geólogos. Desde el terremoto, se han producido al menos 67 réplicas de fuerte magnitud de medición, por encima de 5, incluidas las fuertes réplicas de hasta magnitud 7. Esto desencadenó un tsunami de 10 metros de altura, que afectó a muchas ciudades costeras en el este de Japón. La ola gigante causó una destrucción increíble a los muelles, vías férreas y otras instalaciones, con los buques con un peso de algunos miles de toneladas arrojados en tierra. Al menos dos trenes fueron tragados totalmente por el mar. El poder del temblor submarino envió ondas de tsunami a la costa del Pacífico de EE.UU., incluso causando la muerte de un hombre en California que habían estado filmando las olas.


 

Los informes iniciales de la red de televisión japonesa (NNT) hablaban de 1.000 muertos. Pero decenas de miles de personas siguen desaparecidas y los temores van en aumento. En la prefectura de Miyagi, la más afectada, la policía dijo que había "muchas" personas desaparecidas y la parte sur de la prefectura en torno a Sanrikucho, es la zona más afectada, ya que hasta un millón están en paradero desconocido. La policía dijo que cientos de miles de civiles han sido evacuados e innumerables edificios y carreteras destruidas. Según un informe, los caminos "se partieron en dos",. Dos millones de hogares aún están sin energía eléctrica, en el frío invernal. El Shinkansen de Japón (tren bala) y otros modos principales de transporte están fuera de acción por tercer día consecutivo. Las zonas afectadas por el terremoto incluyen la ciudad de Tokio, donde muchos trabajadores se vieron obligados a caminar a casa del trabajo, a menudo por varias horas.


 

Explosiones en  Fukushima - 'El tercer peor accidente nuclear en la historia'

Más grave aún son las explosiones que se informaron en dos plantas de energía nuclear. El día después del terremoto (12 de marzo), el reactor nuclear nº1 explotó en la planta de energía nuclear de Fukushima, debido a la falla de la unidad de refrigeración. Una segunda explosión fue reportada en el mismo lugar de ayer (13 de marzo). La portavoz del gobierno Yukio Edano reveló que podría haber ocurrido un "colapso parcial" de las barras de combustible en el reactor N º 1 de Fukushima.

El gobierno declaró el estado de emergencia en la región y la evacuación de todos los habitantes en un radio de 20 km del complejo de Fukushima, un total de alrededor de 300.000 personas en cinco condados. Las autoridades han confirmado las fugas de radiación, pero el primer ministro Kan aseguró al público que el nivel no es "grande" y que esto es fundamentalmente diferente del accidente de Chernobyl" - una referencia a la catástrofe nuclear de 1986 en Ucrania. Alrededor de 160 personas evacuadas están siendo examinadas por sospecha de envenenamiento por radiación. Pero los expertos dicen que este es el tercer peor accidente nuclear de la historia, después de Chernóbil y la crisis de 1979 en Three Mile Island en los EE.UU.. La fuga de radiación por hora de las plantas afectadas nuclear en Japón es igual a la cantidad que normalmente se libera en un año. Incluso los buques de la Armada de EE.UU. y los aviones enviados a tomar parte en las actividades de socorro se han retirado de la zona costera debido a que la intensidad de radiación se considera suficientemente alto como para suponer una amenaza para el personal de EE.UU..

En el momento que escribimos, 11 de los 55 reactores nucleares de Japón han sido cerrados y los funcionarios reportaron un incidente en una terecra planta de energía en Ibaraki, 120 kilómetros al norte de Tokio. La desconfianza y el escepticismo hacia las declaraciones del gobierno es generalizada. Esto es comprensible en el único país que sufrió un ataque nuclear con todos los horrores que esto implicaba.

Este incidente pone de relieve los peligros de la energía nuclear, que no es una solución a la crisis energética, ya que supone graves riesgos para las personas y la naturaleza. Los desastres naturales, como terremotos e inundaciones, o la guerra, puede causar desestabilizaciones peligrosas de las centrales nucleares que involucra daño a largo plazo para la sociedad humana. Dado que, bajo condiciones capitalistas, el saqueo de los combustibles fósiles por las clases capitalistas nacionales está llevando al agotamiento del petróleo, el carbón y otros recursos naturales, hay un giro hacia el aumento de la energía nuclear. Esto ha sido acelerado por la presión para reducir las emisiones de carbono y aparecer "verde" mientras aumenta la preocupación por el clima en todo el mundo.

En Asia y los países de la Cuenca del Pacífico, incluyendo Japón, pero también China, Rusia y los EE.UU., una importante expansión de la energía nuclear está en marcha. China está tratando de ampliar las características de la energía nuclear en gran medida en su último plan de cinco años. A nivel mundial existen planes para construir 350 reactores nucleares en los próximos 20 años. La industria nuclear espera grandes ganancias. Pero los expertos advierten de los peligros.
 
Ondas de tsunami

"Se decía que las plantas japonesas eran resistentes a los terremotos y las mejor preparados del mundo para el desastre, pero vea lo que pasó. Las zonas sísmicas sólo las hacen más riesgosas ", dijo un portavoz de Greenpeace. El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) advierte que el 20 por ciento de las plantas de energía nuclear del mundo nuclear se encuentran en zonas de "significativa" actividad sísmica (es decir, terremotos).

El ministro de China de ciencia y la tecnología, Wan Gang, anunció recientemente que la inversión en alternativas a los combustibles fósiles, durante el período del plan de los próximos cinco años, se centrará principalmente en la energía nuclear en lugar de viento, solar y otras formas de energía renovable. China también también alto riesgo de terremotos, y sufrió dos de los terremotos más mortíferos en el último medio siglo (Tangshan en 1976 y Sichuan en 2008). Por tanto, es irresponsable por parte de las autoridades chinas seguir adelante con nuevas centrales nucleares. En Taiwán también, la crisis nuclear japonesa ha provocado un nuevo debate. Existe un cierto grado de pánico en la sociedad acerca de las secuelas nucleares que puedan llegar a la isla. El partido verde está haciendo algunos avances en la oposición a la construcción de los reactores nucleares - Taiwán ha construido dos sobre una línea de falla sísmica.

En el frente económico, el Japón ha estado en crisis desde hace 20 años, y esto se verá agravado por el terremoto. La zona más afectada de la costa este de Japón tiene una gran concentración de hierro y acero, petroquímica, manufactura, energía nuclear y otras industrias pilares. Una explosión e incendio en la compañía Cosmo Oil, en la ciudad de Chiba cerró la refinería. Varias empresas de la zona se vieron obligadas a cerrar sus plantas, incluyendo Mitsui Chemicals, Mitsubishi Chemical, JFE Steel, Sumitomo Metal Industries, Maruzen Oil Company y otras grandes empresas. Nissan Motor y Honda anunciaron la detención de la producción del 14 de marzo debido a la interrupción de los suministros. Trastornos similares de Sony y otros fabricantes de productos electrónicos afectarán a la cadena de producción global. Debido al peso de la economía japonesa en la economía mundial, la catástrofe del 11 de marzo es probable que tenga un impacto significativo en EE.UU., China, la UE y otras economías.

Algunos economistas hablan positivamente de la inversión que siguió al terremoto de Kobe en 1996 y ven posible un auge de la infraestructura. El Primer Ministro se hizo eco de esto diciendo que el pueblo no debe ser pesimista porque Japón disfrutará de un "New Deal"-con "la recuperación económica basada en la necesaria reconstrucción masiva. Pero mientras el gobierno de Japón se verá obligado a intervenir con el gasto de emergencia, las finanzas estatales son nefastas, con una relación de las peores de la deuda pública en el mundo (200 por ciento del PIB) después de Zimbabwe. En un entorno de crisis económica mundial el terremoto puede causar efectos negativos más significativos para el capitalismo mundial. Esto fue demostrado por las masivas caídas de los mercados bursátiles de Asia debido al temor de los especuladores.

Estos procesos exponen totalmente la persecución capitalista de la ganancia, con total desprecio por la vida humana y el medio ambiente natural. La teoría económica capitalista de la "ventana rota"  también muestra la lógica demencial de adorar a los altos beneficios, incluso si esto se realiza a través de la destrucción económica o la guerra. El capitalismo y sus ideólogos son los verdaderos elementos "antisociales".

La reconstrucción tras el terremoto y el trabajo de socorro causaran serios problemas especulativos.La necesidad de un gran número de proyectos de reconstrucción y de seguros de inversión, es probable que reduzca aún más la liquidez de la economía, por lo que el terremoto probablemente impulsará la subida del yen aún más, debilitando las exportaciones.

Al mismo tiempo, los capitalistas en todas partes están lanzando ataques masivos contra la clase trabajadora - de la Unión Europea a Wisconsin y otros estados de EE.UU. - y la clase obrera japonesa se enfrenta a una presión del gobierno similar para pagar por la crisis y salvar a los capitalistas.

Los Socialistas demandan:

Inmediata auto-organización de los trabajadores y las comunidades locales en las zonas afectadas por el terremoto para supervisar las tareas de socorro y determinar democráticamente las necesidades de reconstrucción. Solidaridad internacional y apoyo activo para el trabajo de de socorro del pueblo japones por el terremoto.

Por una revisión urgente de la política energética y de la inversión en energía limpia como alternativa a la energía nuclear!

Ninguna confianza en los especuladores, y los capitalistas en la organización de la labor de socorro y reconstrucción.

Lucha por el socialismo y la propiedad pública democrática de la economía japonesa como la única forma de satisfacer las necesidades comunes de todos los trabajadores y mantener el desarrollo sostenible con la naturaleza y la tierra.

No hay comentarios.: