jueves, 29 de julio de 2010

Gobierno de Venezuela Rompe Relaciones con Colombia




Socialismo Revolucionario, julio de 2010

El pasado jueves 22 de julio el presidente Chávez anuncio la ruptura total de las relaciones diplomáticas con Colombia. La decisión fue tomada después de que el gobierno de Colombia volviera a denunciar ante la OEA, la presencia de guerrilleros de la FARC en territorio venezolano, argumentando que tal hecho es una muestra de que el gobierno de Venezuela apoya y protege, lo que el gobierno de Colombia califica como de terroristas, a las guerrillas del ELN  FARC.

Venezuela y Colombia tienen mucha  historia en común, tanto en sus orígenes históricos como naciones independientes, como de relaciones tensa entre ambos estados.

Hasta 1830 eran una sola nación, “la Gran Colombia”, proyecto continental de la unidad suramericana que proponía Bolívar. Pero tras la muerte del “Libertador”, en ambos territorios, venezolano y colombiano, las clases dominantes desarrollaron movimientos separatistas que concluyo con la disolución de la Gran Colombia, creando los dos países, que actualmente existen.

En 1831 se inician las nuevas relaciones diplomáticas entre los países; pero será en 1901 que se da el primer incidente diplomático que se expresa en la primera ruptura de las relaciones diplomáticas. Desde ese entonces varios han sido los incidentes que se han dado entro los países hermanos, siendo el mas emblemático hasta ahora, que casi genero un conflicto bélico. El conflicto “Caldas” 1987, fragata militar colombiana que irrumpió en aguas continentales venezolana, y que calentó la disputa limítrofe entre Venezuela y Colombia sobre el Golfo de Venezuela.

Venezuela y Colombia, durante mas de 100 años han tenido disputas políticas entre si, la gran parte de los conflictos han sido por diferendo de disputas territoriales, las cuales ha ganado casi todas Colombia. Pero ha sido desde la llegada al poder del presidente Chávez, y de que este declarará la revolución bolivariana en 1998, que la relaciones entre Colombia y Venezuela, han tenido su periodo de mayor tensión.

Desde los 11 años que lleva la revolución bolivariana, han sido varios los incidentes entre ambos países, el móvil ha sido hasta ahora el mismo: Colombia acusa a Venezuela de apoyar a la guerrilla, que es catalogada por el gobierno colombiano de terrorista; y Venezuela responde que el gobierno de Colombia, es un régimen de ultra derecha lacayo del imperialismo.

Además, en años reciente, el gobierno de Venezuela, planteo a la comunidad internacional que se le reconociera el carácter de fuerza beligerante a la guerrilla colombiana, la FARC y el ELN; y se les desclasificara como fuerzas terroristas, la argumentación del gobierno de Venezuela, es que la guerrilla colombiana es un cuerpo político armado que lucha por la liberación de su país en pugna con una clase política dominante antagónica a los intereses de su pueblo, entre otros argumentos.

Esta ha sido una de las declaraciones mas controversiales del presidente Chávez y de su gobierno, y ha sido uno de los puntos de inflexión para que tanto la clase política dominante colombiana liderada por el presidente saliente Uribe, con el apoyo del gobierno de Estados Unidos, hayan profundizado su ataques diplomáticos contra la revoluciona bolivariana.

En resumen se podría sacar la conclusión que el actual conflicto entre Colombia y Venezuela, es una disputa entre la izquierda y la derecha regional e internacional, superficialmente, podríamos decir que si, pero profundizando aun mas en el análisis de la coyuntura actual de ambos países se podrían sacar conclusiones mucho mas allá del actual conflicto diplomático.

Colombia, esta pasando en este momento un proceso de transición “ democrática” el gobierno saliente encabezado por el presidente Uribe después de 8 años en el poder, dejada la casa de Nariño.

Después de su intento fracasado de buscar un posibilidad de reelección copiando lo que antes critico del gobierno venezolano, cuando planteo y logro que se establecería por la vía de la reforma y referéndum constitucional, una enmienda que permita la reelección indefinida para todos los cargos de elección popular.

Además, el gobierno saliente deja un agenda política interna muy tensa para el presidente electo Santos, quien es de la misma tolda política de Uribe y quien fuera su mano derecha de gobierno, como ministro de la defensa; siendo uno de los funcionario del estado colombiano con la posición mas dura sobre Venezuela.

Uribe deja tras su gestión, los escándalos de la para política, el drama social del paramilitarismo, los falsos positivos, y una región desestabilizadas producto de su acuerdo con los USA de permitir que en Colombia se instalen 7 bases militares, las cuales en el caso venezolano se consideran una amenaza tanto para la revolución bolivariana como para el continente.

En Venezuela, la situación no es menos diferentes en cuanto a conflictos sociales, económicos y políticos, son ya 11 años de revolución bolivariana; y el gobierno no ha podido desarrollar una economía alternativa que rompa con el esquema capitalista, además de seguir siendo una economía débil dependiente en su totalidad del petróleo. Los 5 años de crecimiento económico del país, fueron por los altos precios del petróleo, en gran parte por el mercado de especulación de precios de las materias primas que fue uno de los detonantes de la actual crisis del capital. Todo ello se ha traducido en una recesion económica que ha vuelto a colocar en la agenda social los problemas que se pensaba se habían solucionando con la implementación de los programas sociales financiando por el petróleo.

Informes internaciones de organismo económicos, han manifestado que solo Venezuela y Haití, que viene de sufrir un terrible terremoto, serán las únicas economías de la región que se mantendrán en caída. Esto es una noticia que enturbia las agua del proceso bolivariano y le permite a la derecha pasar a una ofensiva política de cara a las próximas elecciones parlamentarias de 26 de septiembre donde las perspectivas de retomar espacios en el parlamento son reales y claras.

Al mismo tiempo, pese a todos los esfuerzos de crear estructuras como los concejos comunales y de políticas de fortalecimiento del estado en la intervención de la economía y otros asunto sociales que habían sido abandonados durante la década del neoliberalismo, anterior a la llegada de la revolución, hoy no ha sido suficiente, y las estructuras del estado siguen siendo cada vez mas pesada, burocráticas, ineficientes y corruptas, como el reciente caso de PDVAL, empresa de alimentos del gobierno nacional impulsada por PDVSA, donde se descubrió que tenia en su administración depósitos de toneladas de comida que por incompetencia, corrupción , se perdieron, generando un escalada negativa de la opinión publica sobre la transparencia de la administración del gobierno del presidente Chávez.

Ante todo este escenario se vuelve a presentar entonces, la situación de conflicto entre Colombia y Venezuela. Conflicto que no descartamos sea parte de una política de intimidación y agresión sobre el proceso venezolano, y amenaza para los intereses nacionales. Pero deja dudas, ya que más allá de las retóricas diplomáticas lo más concreto que se ha dado entre ambos países ha sido la instalación de bases militares del imperialismo estadounidense en territorio colombiano, y esto no genero una respuesta tan contundente como la actual del gobierno venezolano. Aunque si deterioró aun mas las relaciones entre ambos países al punto de que el intercambio comercial ha caído en 60% en lo que va del año.

Las dudas, que genera este nuevo conflicto, es que los grupos políticos dominantes de ambos países alimente las ideas nacionalistas para crear un conflicto inexistente, en los intereses de ambos pueblos hermanos, y con ello desviar la atención del pueblo en los asuntos nacionales de su interés.

En el juego de la política imperialista nunca se descarta nada, pero en los actuales momentos los Estados Unidos, esta sumergido en su mayor crisis económica y política en años, no solo tiene la presión interna por la debacle de su economía, sino que aun están entrampado en los conflictos de Irak y Afganistán, además de las amenazas permanente con el régimen Iraní.

Una intervención militar directa por parte de los USA en Venezuela, provocaría una oleada de solidaridad  internacional y el repunte de los  sentimientos anti yanqui, que con los fenómenos de los gobiernos de “izquierda” en América Latina, podría despertar ese volcán andino revolucionario, que estuvo a punto de explotar durante el período 2002-2006 e iniciar la verdadera revolución socialista de la liberación supranacional, continental y la conformación ya definitiva de la federación de países latinoamericanos socialista.

Desde nuestras perspectivas, no descartamos la amenaza imperial, pero en los actuales momentos, en el caso concreto venezolano, creemos que las amenazas están mas a lo interno del proceso bolivariano. Donde las tendencia reformista y social demócratas insertadas en la revolución bolivariana, conspiran abiertamente para derrotar el avance del proceso hacia la revolución socialista, incluso planteando en estos momentos la tesis de la liberación nacional, cuando hasta hace poco las perspectivas era el socialismo, esto no solo evidencia el retroceso ideológico e históricos, sino que deja clara que las perspectivas hacia el socialismo será una tarea futura y no del presente. Por este tipo de contradicciones es que hoy una derecha rancia, contrarrevolucionaria, burguesa, después de  años de derrotas y de su casi extinción, hoy se ve mas viva que nuca y con posibilidades claras de retomar el poder y el control de la sociedad venezolana.

¡No queremos guerra!

¡Fuera las Bases Militares de los USA de Colombia!

¡No a la intervención del Imperialismo!

¡Venezuela y Colombia somos un solo pueblo!

¡La guerra no es entre pueblos, es contra el sistema capitalista!

¡Trabajadores, Campesinos, Indígenas, Estudiantes, Comunidades Populares, Colombianas y Venezolanas unías por el Socialismo Democrático y Revolucionario!



Socialismo Revolucionario CIT Venezuela.

No hay comentarios.: