miércoles, 10 de marzo de 2010

Bolivia Apoya a los candidatos de izquierda del MAS con raíces en los movimientos sociales


Bolivia

Apoya a los candidatos de izquierda del MAS con raíces en los movimientos sociales

¡Construyamos la lucha por la democracia de base y la independencia de los movimientos sociales!

Alternativa Socialista Revolucionaria (ASR), CIT-Bolivia

¡Ningún apoyo para los candidatos de derecha del MAS!

Casi diez años han pasado desde que las masas de Cochabamba se levantaron en la Guerra del Agua para exigir y ganar la expulsión inmediata de las transnacionales poderosas que controlaron el servicio de agua de la ciudad. Años han pasado, también, desde las Guerras del Gas de 2003 y 2005 cuando los movimientos de masas aún más grandes y poderosos demandaron la nacionalización completa de los hidrocarburos y terminaron sacando a dos presidentes neoliberales.
El impacto de estos movimientos independientes de masas fue enorme y abrió el camino para la victoria electoral de Evo Morales y el gobierno del MAS y las reformas que han introducido desde que llegaron al poder.

Estos movimientos impulsaron el “proceso de cambio” importante que domina la política boliviana hoy en día. Los partidos del capitalismo neoliberal anteriormente dominantes fueron aplastados en las elecciones y la puerta fue abierta para el ascenso de Evo Morales y el gobierno del MAS. Esto resultó en la nacionalización parcial de los hidrocarburos, la creación de numerosos programas sociales de ayuda para los pobres y la aprobación de una nueva constitución. Estas reformas son positivas y, a pesar de sus limitaciones, han mejorado la vida de las masas.

Este proceso representa un paso adelante para los socialistas y los movimientos sociales en general. Otro derrocamiento para la derecha en las elecciones departamentales y municipales en las elecciones del 4 de abril es importante para seguir tapando la amenaza de la derecha reaccionaria. Por lo tanto, en la mayoría de los casos, debemos abogar por un voto a favor de los candidatos del MAS. Esto es la mejor forma de consolidar los cambios de los últimos años, dar otro golpe electoral a la oposición derechista y preparar el camino para cambios más profundos en el futuro inmediato.

Sin embargo, como ASR ha argumentado durante las otras campañas electorales, la lucha para terminar con la amenaza de la oposición derechista y avanzar la lucha para derrocar el capitalismo y llevar a cabo la transformación socialista de la sociedad, no puede ser realizado por los dirigentes del MAS mediante una simple estrategia electoral. Después de la victoria arrolladora del MAS en las elecciones presidenciales y congresistas del diciembre 2009, lastimosamente en vez de usarla como un impulso para movilizaciones masivas para derrumbar el capitalismo, Morales y la dirección del MAS han seguido con una política de conciliación.

La democracia de base y la independencia son necesarias para los cambios socialistas profundos

Las movilizaciones independientes de masas provocaron estos cambios en el primer lugar y la lucha está lejos de haber sido ganado. Muchos activistas están frustrados con el avance lento de las reformas del gobierno y la falta de voluntad de llevar la lucha adelante y derrumbar el capitalismo y el latifundismo. Sin duda, esta frustración resultará en una explosión de nuevas protestas y luchas especialmente si el crecimiento económico recientemente experimentado por el capitalismo boliviano durante los últimos años se termina y hay cortes al paquete de reformas sociales. Si el capitalismo no está reemplazado con un plan democrático socialista de la economía, tal escenario es inevitable como la experiencia de Venezuela ilustra.

Para resolver los problemas de la pobreza y desigualdad en Bolivia, necesitamos cambios fundamentales basados en un programa socialista. El sistema latifundista tiene que ser abolido y los campesinos indígenas tienen que tener el control democrático sobre la tierra. Además, necesitamos nacionalizar las transnacionales y las empresas de las elites ricas para que los trabajadores y el pueblo puedan planificar la economía democráticamente y decidir como usar la riqueza en Bolivia para cumplir con las necesidades básicas del pueblo.

Para hacer estos cambios revolucionarios y para asegurar que construyamos un sistema socialista basado en un sistema de democracia de los trabajadores y campesinos en vez de un régimen burocrático al estilo estalinista, la democracia y el control de la base de los trabajadores y campesinos en los movimientos sociales son absolutamente necesarios. Sin un sistema verdadero de control desde abajo, los métodos administrativos burocráticos resultarán inevitablemente en la corrupción, ineficiencia y el mal manejo.

El carácter reformista del gobierno del MAS se dirige a una mayor burocratización

Aunque el gobierno del MAS ha realizado reformas positivas, en realidad los cambios han sido relativamente moderados y no han roto con el capitalismo.

En vez de enfocarse en la movilización de los movimientos sociales para hacer los cambios fundamentales y derrocar la oposición derechista desde abajo, como las masas hicieron durante las Guerras del Gas y del Agua, el gobierno del MAS se ha enfocado en ganar victorias electorales para realizar cambios legales limitados, poco a poco, desde arriba.

Al mismo tiempo, el gobierno del MAS no ha promovido de una manera seria la emergencia de una nueva capa de activistas, militantes y dirigentes dentro de las bases del movimiento de los trabajadores, campesinos indígenas, y juntas vecinales. Al contrario, ha priorizado la promoción de los dirigentes “nacionales”, Evo Morales en particular, que intentan dirigir desde arriba mientras la base del partido cumple con las decisiones. Sólo movilizan protestas masivas como el último recurso para defenderse contras los ataques de la oposición derechista.

El vicepresidente, Álvaro García Linera, y el presidente Evo Moralez

La incorporación creciente de la oposición derechista dentro del gobierno del MAS 

En los meses recientes, ha habido un aumento notable de la burocracia del gobierno del MAS y un declive en la democracia e independencia de la base dentro de los movimientos sociales.
El gobierno también ha tomado pasos para incorporar a los dirigentes de los movimientos sociales dentro del aparato del estado lo cual dificultará la toma de acciones independientes de los movimientos sociales y la movilización de las bases en contra de giras hacia la derecha en el futuro.

En las elecciones de diciembre, varios Senadores y Diputados electos también fueron dirigentes de sindicatos y federaciones de campesinos. Después de ser elegidos, mantienen sus cargos como dirigentes de los movimientos sociales. Por ejemplo, Isaac Ávalos, el ejecutivo del CSUTCB, una federación poderosa de campesinos, fue elegido al Senado en las elecciones de diciembre y mantiene su posición en el CSUTCB. Además, el CSUTCB espera incorporar la mayoría de su dirección ejecutivo dentro del gobierno del MAS en las elecciones del 4 de abril.

Asimismo, desde las elecciones ha habido un intento conciente de incorporar secciones de los capitalistas derechistas dentro del MAS como una formar de llegar a un compromiso con ellos. En particular, vimos esto en el periodo antes de las elecciones del 6 de diciembre.

Cortejó a varios dirigentes empresariales con la esperanza de formar una alianza abierta de alguna manera o por lo menos ganar la aceptación tácita para el gobierno del MAS. Por ejemplo, el 2 de noviembre, el vicepresidente, Álvaro García Linera, se reunió en secreto con varios dirigentes empresariales de Santa Cruz incluyendo las cabezas del banco privado, Banco Nacional de Bolivia, Ferrotodo (una empresa que vende maquinaria pesada) y algunos medios de comunicación grandes.

La idea entre estos sectores fue expresado por Roberto Ruiz Bass, el ex-Senador del departamento de Tarija para el partido neoliberal, Podemos, el partido principal de la oposición al MAS durante los últimos cinco años. Explicó, “Queremos sintonizar a Tarija con el proceso político que vive Bolivia y no estar a contrarruta…”

La voluntad del MAS de abrir las puertas a la oposición derechista llegó a un colmo increíble cuando dio el bienvenido a varios dirigentes de la Unión Juvenil Cruceñista, un grupo de choque semi-fascista conocido por su discurso racista y la violencia en contra de los trabajadores, campesinos y pobres indígenas al servicio de los latifundistas y la elite empresarial rica. ¡Hace poco más de un año antes, estos nuevos miembros del MAS fueron los dirigentes del ala armada de un golpe separatista violento el septiembre de 2008 en Santa Cruz y los demás departamentos del oriente!

Esta tendencia ha continuado en el periodo antes de las elecciones el 4 de abril para las cuales el MAS está postulando varios candidatos de derecha. Por ejemplo, en Santa Cruz, el MAS está postulando Roberto Fernández como su candidato para alcalde. Fernández es un millonario y empresario y su padre fundó el partido populista de derecha, Unidad Cívica Solidaridad (UCS), en la cual Fernández fue un miembro por varios años. Más recién, fue el Alcalde de Santa Cruz desde el 2002 – 2005 en alianza con el Podemos.

En La Paz, un fortaleza del MAS donde Morales ganó 80% del voto y los cuatro sedes en el Senado, el MAS está postulando Guillermo Mendoza para el Presidente del Consejo Municipal, a pesar de que recién fue un diputado para el partido neoliberal, Unidad Nacional (UN). El MAS también está postulando la ex – diputada, Ana Lucía Reis, del partido neoliberal, MNR, para la alcaldía de Cobija.

El “pragmatismo” del MAS es una receta para el derrocamiento de los movimientos sociales

La dirección del MAS defiende sus acciones diciendo que están siendo “pragmáticos”. Como Morales dijo, “Solos, no podemos ganar en Santa Cruz.” De acuerdo con este lógica, el gobierno del MAS podría ganar el control de más departamentos y municipios sin dar nada a cambio. Lo pintan como una situación de ganar – ganar.
En realidad, los únicos que pueden ganar a través de estas acciones son los oportunistas políticos, los burócratas y la oposición derechista. A los oportunistas y burócratas sólo les importan los cargos lucrativos en el gobierno y los pueden ganar si se unen al MAS. Sin embargo, cuando son elegidos, servirán a sus propios intereses, no a los intereses de los trabajadores, campesinos indígenas y pobres. Como la mayoría de los políticos capitalistas, serán corruptos. Esto ensuciará el imagen del MAS y enojará a las bases de los movimientos sociales.

La oposición derechista puede ganar una influencia política que jamás podrían ganar fuera del MAS. Los candidatos de derecha cambian su discurso un poco para unirse con el MAS, pero al final de cuentas, estos candidatos pro-empresariales no se están uniendo porque de repente apoyan la lucha por los cambios fundamentales. Se están uniendo porque creen que la mejor forma de promover su agenda capitalista de derecha es desde adentro del gobierno para actuar como un freno y prevenir que el MAS tome pasos más radicales.

Aceptando estos candidatos derechistas y los sectores pro-empresariales dentro del partido lo arrastrará más hacia la derecha, aislando el MAS de los campesinos indígenas, trabajadores y pobres que son su base y la razón porque está en el poder en el primer lugar.

Si estos candidatos son elegidos, no será una victoria para los movimientos sociales, sino que para los intereses derechistas, pro-capitalistas que ellos representan. Por eso, los movimientos sociales no deben hacer campaña o votar a favor de los candidatos derechistas del MAS. Al contrario, debemos luchar por candidatos independientes que defienden los intereses de los trabajadores y campesinos.

La burocratización del gobierno del MAS y los movimientos sociales

Junto con la tendencia de aceptar secciones de la oposición derechista dentro del gobierno del MAS viene el incremento de la burocratización del gobierno y los movimientos sociales.

Los candidatos de derecha del MAS fueron escogidos burocráticamente por la dirección nacional, a pesar de una serie de protestas de las bases del partido. Este mismo proceso ocurrió con la selección de figuras “pop” con poca o ninguna conexión a los movimientos sociales y sin experiencia en la lucha como candidatos para cargos públicos importantes. En Beni, por ejemplo, el gobierno del MAS eligió a Jessica Jordan, un ex – Miss Bolivia que tiene 24 años, para ser candidata para gobernadora. En Cochabamba, su candidato para alcalde es Edwin Castellanos, el cantante principal para el grupo musical, Tupay.

La selección burocrática de los candidatos derechista y “pop” enojó a las activistas del MAS. En los días después de los anuncios de estos candidatos, protestas ocurrieron en La Paz, El Alto, Santa Cruz, Beni, Pando y Potosí. Aunque el gobierno del MAS eventualmente “gañó el apoyo” para sus candidatos, la manera burocrática en la cual fueron escogidos ha dejado un sentimiento de rencor, especialmente entre las activistas del MAS en el oriente que han luchado durante años para “abrir las puertas al MAS”, frecuentemente enfrentándose con una oposición violenta. Estas manifestaciones vinieron un par de meses después de las protestas amplias en contra de las alianzas del MAS con la Unión Juvenil Cruceñista y los sectore pro-empresariales antes de las elecciones en diciembre.

Sin la democracia de base y la independencia, el cambio fundamental es imposible

Los métodos burocráticos del MAS y la incorporación de los dirigentes de los movimientos sociales dentro del aparato estatal sirven para debilitar las estructuras democráticas y la independencia de los movimientos sociales, impidiendo que las bases escojan los candidatos que quieren, y aún más importante, impidiendo que escojan democráticamente y de manera independiente el mejor curso de acción para avanzar la lucha.

Sin la democracia de base y la independencia, la consolidación de una burocracia del MAS que sirve sus propios intereses particulares en contra de los intereses de los movimientos sociales es inevitable.

En realidad, la incorporación de los sectores de la oposición derechista dentro del partido en contra de las protestas de las bases es una prueba de que este proceso ya ha empezado. Pero si se permite que este proceso se desarrolle, la burocracia y los sectores de derecha dentro del gobierno del MAS fortalecerán su capacidad de rápidamente transformarse en obstáculos activos en contra de la lucha por los cambios fundamentales.

gual que la democracia y el control de las bases fueron necesarios para que los movimientos sociales pudieran construir y ganar las Guerras del Gas y Agua, serán aún más necesarios en la lucha para la transformación de la sociedad y la creación de una economía socialista basada en la erradicación del latifundio y la nacionalización de las transnacionales y elites empresariales.

Por asambleas populares para recuperar el control democrático y la independencia de los movimientos sociales

Mientras trabajamos para ganar las elecciones para los candidatos del MAS que tienen el apoyo de las bases, los activistas trabajadores, campesinos indígenas, profesionales de izquierda y jóvenes tienen que luchar para el control democrático sobre las campañas y los candidatos.

Podemos empezar utilizando las campañas, y el hecho de que las bases ya están organizadas y movilizadas dentro de ella, para organizar asambleas populares de las bases de los movimientos sociales y el gobierno del MAS para empezar un debate democrático sobre la importancia de la democracia de base y la independencia dentro de los movimientos sociales y el gobierno del MAS.

Estas asambleas populares deben ser el primer paso hacía la creación de sectores organizados dentro del gobierno del MAS, los sindicatos y las federaciones de campesinos que luchan activamente en contra de la selección burocrática de los candidatos y por el control democrático no sólo sobre las campañas electorales pero también sobre el funcionamiento cotidiano del gobierno del MAS, las organizaciones de los movimientos sociales y la lucha en general. 

En los áreas donde el MAS está postulando candidatos de derecha, los movimientos sociales deben explorar la posibilidad de apoyar candidatos izquierdistas independientes, mientras que construyen asambleas populares que incluyen las secciones de la base del MAS y los movimientos sociales que, a pesar de sus frustraciones, apoyan el candidato derechista del MAS debido a la falta de una alternativa de izquierda viable.

Por una Bolivia socialista, una América Latina socialista y un mundo socialista

Las asambleas populares deben ser un paso importante para la construcción de un partido revolucionario de masas capaz de movilizar las masas y llevar a cabo los cambios socialistas que son necesarios para terminar con los más de 500 años de colonización y saqueo neoliberal.

En las elecciones presidenciales y congresistas el 6 de diciembre del año pasado, las masas bolivianas dieron a Evo Morales y el gobierno del MAS un mandato claro de avanzar de una manera audaz y profundizar el proceso de cambio. Ahora, la derecha ha sido aplastada en seis elecciones nacionales consecutivas y la agenda capitalista neoliberal ha sido vencida repetidamente por los movimientos de masas de los campesinos indígenas, los trabajadores y los pobres.

Ahora es el momento de movilizar las masas para construir una Bolivia socialista basada en un plan democrático de la producción realizado por un gobierno de trabajadores, campesinos indígenas y la mayoría aplastante.

Una Bolivia socialista podría proponer inmediatamente la integración y planificación internacional de las economías de Bolivia, Venezuela, Ecuador y Cuba para mostrar que una economía basada en un plan democrático, la integración y la solidaridad no sólo es posible sino que es beneficiosa para las masas y puede actuar como una luz mostrando el camino para el resto de América Latina.

Esto debe ser parte de un llamado internacional a los trabajadores, campesinos y pobres por todo Latinoamérica y el mundo para llevar a cabo sus propias revoluciones socialistas y construir un mundo socialista para terminar con el mundo capitalistas de pobreza, desigualdad, guerras y destrucción medioambiental.    

No hay comentarios.: