sábado, 24 de octubre de 2009

Analisis, Coyuntura y Perpectivas de la Salud en Venezuela

La Salud en Venezuela es y seguirá siendo un monstruo de mil cabezas Para cualquier Gobierno Reformista, Capitalista o Seudo Socialista.
Joseph Alvarado
SR-CIT. Venezuela

"El siguiente escrito, es un analisis de la actual situacion de la salud en Venezuela desde las perspectivas de la organizacion marxista revolucionaria Socialismo Revolucionario. Escrito por el camarada Joseph Alvarado, dirigente politico de nuestra organizacion, trabajador de la salud y dirigente sindical. Es un aporte de Socialismo Revolucionario para el debate necesario ante un escenario tan importante para el pueblo como la Salud Publica, la cual mas que un beneficio es un Derecho Humano. Esperamos de nuestros lectores, amigos y criticos sus comentarios, criticas y aportes, en la necesaria construccion de una alternativa socialista y revolucionaria para la salud del pueblo venezolano".

Que contradictorio sigue siendo para el pueblo venezolano la situación crítica y deplorable en la que se encuentra el sistema de salud público, a pesar de 10 años de inversión y reinversión en materia de salud, tanto para el sistema tradicional como para Barrio Adentro en sus distintas etapas; y hoy se le esta dando un nuevo retoque al ya mal maquillado sistema de salud publico, creyendo que solamente la crisis que vive la salud en Venezuela es de médicos e infraestructuras, dejando a un lado factores mas importantes y trascendentales, lo que refleja la mala comprensión de la realidad en cada centro de salud a nivel nacional.

No podemos dejar de mencionar los más de 20 de años de desinversión, abandono institucional y vías hacia el clásico modelo capitalista de privatización de salud, antes del año 1998, todo parecía estar listo para su total privatización, hospitales abandonados, carencias de insumos y falta de dotación de equipos médicos de avanzadas, atención y prestación del servicio tarifado, llamado “colaboración”, pero que si no colaborabas no eras atendido.

Atención especial a las altas autoridades regionales, desmejoras e incumplimiento de derechos salariales, laborales y contractuales, cancelaban los sueldos y salarios con semanas de retraso, nuestros aguinaldos eran engordados y muchas veces fueron cancelados los 31 de diciembre a las 3 de la tarde, los trabajadores (as) muchas veces fueron engañados con las fulanas empresas o compañías de seguridad y limpieza, al no tener una orientación clara renunciaban a sus trabajos fijos por un futuro mejor y a la final quedaban a la deriva, eran años donde se movilizaban los trabajadores producto de una componenda entre los patronos y los sindicalistas tradicionales, solo para firmar actas convenios que no reivindicaban en nada los intereses y los reclamos de los trabajadores (as), y así pasaron los años de engaño y manipulación, entre otras cosas.

Llega el año 1999, lleno de expectativas e ilusiones por el “proceso de cambios” que se gestaba en ese momento, pero la salud mantenía su decadencia y crisis silenciosa, ministr@s iban y ministr@s venían y nada de cambios.

Llega un “Alcalde Mayor Bolivariano” a cambiar la salud, y se agudizaron las grandes contradicciones internas dentro del sector salud, los sindicatos tradicionales se parten en mil pedazos, desde la cúpula de gobierno se promueven y se logran conformar sindicatos “Revolucionarios y Bolivarianos”, con la ayuda de 2 normativas laborales (obreros 2004, empleados 2006) se logra aglutinar un importante numero de trabajadores en estos sindicatos lo que se perfilaba como un gran movimiento sindical que estaría en consonancia con las sucesivas y constantes exigencias laborales.

Que paso? el movimiento sindical, como sucede a nivel nacional, sufre una serie de rupturas y fraccionamientos que dejan en el limbo todas las luchas y reivindicaciones de los trabajadores (as) de la salud a nivel nacional, momento que es aprovechado por la patronal estatal del gobierno para empecer a cometer una serie de ataques silenciosos y sistemáticos, que van desde incumplimiento de deudas salariales, incumplimiento de las cláusulas contractuales (contratos colectivos, normativas laborales), incumplimiento de deudas de cesta tickets, aplicación de políticas arbitrarias, eliminación de conquistas históricas, pasando por ataques directos y personalizados a dirigentes sindicales (que tienen posiciones independientes del gobierno y de la oposición), amedrentamiento a trabajadores (as), amenazas, terrorismo laboral, violencia laboral, son algunas de las situaciones que tanto dirigentes sindicales (llamados sindicatos tradicionales o “bolivarianos) como trabajadores y trabajadoras en general permiten.

Ahora bien mientras esto sucede en el sistema de salud tradicional, el gobierno acertadamente en el año 2003 crea la Misión Barrio Adentro, llamada a ser la más importante dentro de la gestión de gobierno. Inmediatamente después del gran éxito e impacto que tiene en la población evoluciona a sus actuales 4 etapas (BA 1, BA 2, BA 3 y BA 4) cada una con sus particularidades. Hoy en día el gobierno enfila sus baterías para reimpulsarla debido a las deficiencias, carencias y vicios que arrastra del viejo modelo de gerencia, administración y atención, denunciadas pública y recientemente por varios personajes de gobierno y de oposición, que quieren tomarse la crisis de la salud como bandera política para su próxima campaña electoral con miras a las elecciones parlamentarias, pero en ningún momento plantean la crisis en toda su extensión general.

La Era Mantilla

Los tres últimos años han estado marcado por una serie de cambios de gabinete, entre ellos el de salud, con militares a su mando, del Ivss importan al expresidente, y ahora Exministro de Salud Jesús Mantilla, entre sus políticas de gestión estuvo el cierre de varios hospitales (finales de 2007) producto de las condiciones de infraestructuras en las que se encontraban, promocionando la remodelación y acondicionamiento de estos hospitales en un lapso no mayor a dos años (finales del 2007, principios de 2009), invirtiéndose una gran cantidad de millones que se estiman en Bs.F. 1,35 Millardo (un Billón 355mil 50 Bolívares de los viejos) en junio de 2007, y Bs.F. 300 millones en el 2009, incursionando a una manada de contratistas que serian las encargadas de remodelar y acondicionar los hospitales y centros de salud sin ningún tipo de contraloría social ni supervisión de las obras, esto llevo a crear un colapso en materia de atención a las emergencias de niñ@, adultos y en especial de las parturientas que reflejo la irresponsabilidad, la desidia y el abandono en la que se encuentra la salud en Venezuela.

Las consecuencias fueron terribles, atención restringida en los hospitales, muertes por falta de atención oportuna, hacinamiento laboral, condiciones y medio ambiente de trabajo en precarias condiciones, incumplimiento de deudas contractuales, intromisión en los asuntos internos de los sindicatos, atropellos, despidos injustificados, terrorismo laboral, obras inconclusas, hospitales cerrados hasta un 80% de su capacidad operativa, departamentos y servicios totalmente cerrados, millones despilfarrado, los Módulos de Barrio Adentro cerrados en su mayoría, abandonados, Tercerización y Flexibilización del trabajo, desanimo, apatía y poca participación de los trabajadores (as). No se ha encontrado un solo responsable, ni desde un Administrador pasando por Directores de Hospitales hasta el Ministro. Ruleteo de parturientas, gota que derramo el vaso, para que el Presidente de la Republica tomara la decisión de sustituir a Mantilla el día 30 de julio de 2009.

La Era Rotondaro

El día 31 de julio de 2009 sale publicado en gaceta oficial el nombramiento del nuevo Ministro de Salud, y también presidente del Ivss, militar, quien entre sus planes esta la “segura atención a las parturientas”, sin ruleteos ni maltratos hacia las mujeres embarazadas, punto que marco la destitución del anterior ministro, y que seguramente le vio las mil cabezas al monstruo del Ministerio de Salud, que el mismo presidente después de 10 años, y de pocos meses de haber nombrado un nuevo ministro, reconoce que hay una crisis en el sector salud.

10 De Años de Revolución.

A partir de ese momento, cuando el 19 de septiembre en el 2º Consejo de Ministros Ampliado habla de la situación en la que se encuentra la salud, declaraciones que a nosotros los trabajadores (as) de la salud nos extraña, pues desde hace 10 años lo venimos denunciando, y aun mas en los últimos 5 años, sin entender a donde van a parar los llamados de alerta, las denuncias diarias, las movilizaciones, que el presidente no se había enterado que la salud estaba en crisis.

¿Será que tiene tiempo sin visitar un hospital? ¿Será que no tiene nadie a su alrededor que le diga de manera honesta y sincera que los hospitales están en condiciones infrahumanas y no aptos para cumplir eficazmente con la prestación del servicio a la población? ¿Será que se le olvido que el sistema tradicional de salud, el heredado de la cuarta y fuente de riqueza de los de la quinta, aun esta vivo y colapsando, y muy querido por todos los que viven de el?

Aplaudimos el hecho de que alguien le halla dicho al presidente que verdaderamente hay una situación de crisis en el sector salud, pero decimos nos extraña porque solamente se refirió al tema de los médicos, venezolanos y cubanos, que si los venezolanos son capitalistas y mercantilistas, que si los cubanos son humanistas y solidarios, que si venezolanos se van a clínicas privadas y al exterior, que si los cubanos van a las comunidades y a los CDI, módulos, etc., y ante estos señalamientos, Los trabajadores (as) nos preguntamos: ¿Dónde esta la solución? ¿Que soluciona el presidente atacando a unos y reivindicando a otros? ¿Porque no va al meollo del asunto? dice que traerá 33.000mil médicos cubanos, y los trabajadores de la salud sin condiciones de medio ambiente de trabajo aptas para ejercer sus funciones.

Dice que abrirá más CDI y módulos de Barrio Adentro, y la mayoría de los hospitales y ambulatorios a nivel nacional con un 30% de su operatividad, obras inconclusas, emergencias, departamentos y servicios cerrados y casi clausurados.

Que el intercambio cuba-venezuela es un acto de solidaridad, y los trabajadores y trabajadoras (medic@s, enfermer@s, bioanalistas, odontolog@s, radiolog@s, emplead@s, obrer@s, etc.) de la salud a nivel nacional sin contratos colectivos, con deudas históricas, incumplimiento de cláusulas contractuales, con aplicación de atropellos, maltratos, terrorismo laboral patronal.

Que si los sindicatos tradicionales son “guarimberos” por que reclaman las deudas laborales, entonces los sindicatos “bolivarianos” son los llamados a apoyar el partido por encima de los intereses de los trabajadores (as), ya que no deben reclamar deudas, no deben organizar movilizaciones ni protestas, deben servir de frente de choque a cualquier intento de “guarimba”, no deben hablar de las malas condiciones en las que se encuentra el sector salud, etc.

Que el sistema de salud tradicional ya murió, y Barrio Adentro abarca al 80% de la población venezolana, que la salud privada debe desaparecer y todos los venezolan@s seremos atendidos en el Sistema Publico Nacional de Salud; y será ¿que los Ministros, Viceministros, Alcaldes, Diputados, Gobernadores y Altos, Medios y Bajos Funcionarios de la Administración Pública utilizan Barrio Adentro? ¿Van a los hospitales? O promueven, aprueban, imponen y utilizan los HCM (seguros de salud privada) en cada una de las instituciones del Estado venezolano. ¿Será que Rotondaro cambiara esta realidad? ¿Será un continuismo de la era Mantilla? ¿Se enfrentara a los grandes intereses capitalistas y mercantilistas de la salud promovidos desde el alto gobierno (Ministerios, Asamblea Nacional, Gobernaciones y Alcaldías (opositoras y de gobierno)?

La Era de las Trabajadoras y los Trabajadores de la Salud,
Las Comunidades Organizadas y el Pueblo en General.

Es evidente el desvío de atención de la población que conlleva “la falsa polarización política” en Venezuela, “por que mientras hay un desgarramiento por hacer ver quien es más chavista, o quien es mejor oposición al chavismo, que para nosotros son dos aguas en un mismo mar, donde ambos se juegan al bueno y al malo pero que en el fondo son el mismo mal, tarifados ambos para seguir en el juego”, la situación es cada vez mas critica, es por ello que nuestro llamado es a la Clase Trabajadora del Sector Salud, que ha pesar de los varios años que lleva recibiendo y resistiendo golpes es hora de tomar turno e imponer una política que solucione los males que otros nos dejaron y otros mas siguen manteniendo.

Programa de lucha reivindicativo. Unificar las luchas.
Conformar Frente Único de Trabajadores (as) de la Salud

En primer lugar, debemos llamar a la unidad de los gremios, organizaciones gremiales, sindicatos, organizaciones de los trabajadores (as) en una sola organización de masa que permita la unificación de criterios prácticos para las luchas reivindicativas. Debemos acabar con la dispersión de los gremios y sindicatos, si no nunca acabaremos con la dispersión de nuestras luchas.

Democratizar las Organizaciones Sindicales y Gremiales
Elaboración y Discusión de Contrato Colectivo Único

Debemos imponer la democratización, legitimación y elecciones de nuevas representaciones y vocerias de las organizaciones gremiales y sindicales con un programa laboral, social, político y reivindicativo debatido y discutido desde los centros de trabajo a nivel nacional (Hospitales, clínicas populares, CDI, ambulatorios, módulos de BA., sedes administrativas locales y regionales, ministerio, etc.) que permite la construcción y elaboración de un Proyecto de Contrato Colectivo Único para los Trabajadores (as) del Sector Salud, que nos permita, después de mas de 15 años, discutir, firmar y aprobar un Contrato Colectivo Único que reivindique las exigencias históricas de los Trabajadores (as) del Sector Salud.


Solidaridad en Cada Lucha. Unificar las Luchas

Debemos realizar acciones en cada centro de trabajo con el apoyo y el respaldo de las comunidades, campañas informativas, asambleas permanentes, movilizaciones con la comunidad, solidaridad y acompañamiento en cada situación de vulnerabilidad de los derechos laborales, debemos sensibilizar a la comunidad de que no somos enemigos, somos pueblo, somos padres y madres de familia que necesitamos de un sueldo digno para mantener nuestros hogares. Buscar la mejor manera de acabar con la falsa polarización política que no soluciona nada.

Contraloría Social Revolucionaria de los Trabajadores (as) y Pueblo Organizado

Ejercer la contraloría social desde nuestros centros de trabajo para acabar con la corrupción, el burocratismo, la ineficacia, la ineficiencia, el clientelismo, la manipulación, el desvío de fondos y de equipos y materiales medico-quirúrgicos a clínicas y centros de salud privados de la cual son dueños, socios y accionistas medic@s de oposición como del gobierno. Esto debe contar con la solidaridad y el apoyo masivo de los trabajadores (as), las comunidades organizadas y el pueblo en general, pues no debemos permitir la retaliación ni el terrorismo laboral de quienes denuncian.

Democracia Revolucionaria para tod@s

Elegir quienes pueden y deben ser los directivos de los servicios y departamentos de los hospitales, clínicas populares, CDI, ambulatorios, módulos de BA., sedes administrativas locales y regionales, ministerio, etc., y revocarlos en cualquier momento que la situación lo amerite seria lo mas democrático, participativo y revolucionario posible.

Pero primero debemos romper con el clientelismo político partidista “busca votos-dame cargo”, que viene de la cuarta y se “consolido y fortaleció en la quinta”, pues hasta ahora no hay ningún directivo (Director, Coordinador, Administrador, Jefe de Personal, entre otros, etc., de cualquier centro de trabajo) del Sector Salud que halla sido elegido en Asamblea de Trabajadores, Trabajadoras, Comunidades Organizadas y Pueblo en General, estos son nombrados e impuestos a dedos por los grandes capos políticos y sus corrientes ideológicas que conviven, tanto de la oposición y del gobierno, en el Sector Salud.

Plan de Lucha

Debemos enfocar el problema del Sector Salud en toda su amplitud y no solo en la cuestión gremial y jerárquica del medic@. Existen problemas de infraestructura, de la prestación del servicio, de la obsolescencia y desactualización tecnológica de equipos y herramientas medicas, falta de personal que viene como consecuencia de los bajos sueldos y salarios, de los retrasos de aprobación de contratos colectivos, de las condiciones del medio ambiente de trabajo, problemas de formación y capacitación sistemática de los trabajadores (as) de la salud.

Problemas de unificación de criterios técnicos, administrativos y gerenciales en cada centro de trabajo; cada quien hace y manda a su antojo como si fuera su casa familiar, problemas en la concreción y consolidación de la unificación del Sistema Publico Nacional de Salud; Ipasme, Ivss, Min-Salud, Barrio Adentro, Direcciones Regionales de Salud, funcionan cada una a su antojo evidenciando la desigualdad, la injusticia, el desequilibrio administrativo, y la falta de coherencia entre el decir y el hacer.

Problemas de atención al paciente desde su primera etapa de atención como es la medicina preventiva hasta la especialización e investigación. Donde el punto mas importante para la salud del pueblo es prevenir y no curar, es informar y no ocultar la información, donde la atención debe ser dada por seres humanos y no por peones del capital (los hay en el chavismo y en la oposición).

Todas las trabajadoras y los trabajadores de la salud a nivel nacional debemos iniciar una etapa de participación y asumir roles de dirección que reivindique los intereses de la Clase Trabajadora de la Salud, y no los intereses del patrón o del partido tal o cual.

Debemos declararnos en Asambleas Permanentes para discutir la situación general y elaborar, promover e impulsar soluciones concretas a cada situación o problema presentado direccionada por los propios trabajadores (as), comunidades organizadas, estudiantes de las carreras de salud y el pueblo en general, no debemos apoyar ni callar los hechos de corrupción, burocratismo y clientelismo de los funcionarios del gobierno (Chavistas y Opositores), no debemos permitir mas atropellos, incumplimientos de cancelación de deudas, ni terrorismo laboral, debemos unificar en la lucha trabajadores (as) suplentes y contratados por su cargo fijo, a los jubilados por la cancelación de sus prestaciones sociales, a los Trabajadores y Trabajadoras de Barrio Adentro por su justa y legitima cancelación de deudas, entre otras reivindicaciones.

Trabajadores y Trabajadoras del mundo… Uníos
Blogs: www.csrvenezuela.blogspot.com, www.mundosocialista.net,
www.socialistworld.net, E mail: socialismo.rev.venezuela@gmail.com,
Móvil: 0414-118-02-63, 0416-413-13-76, 0412-727-07-95, 0412-706-55-95, 0416-426-06-53

No hay comentarios.: