miércoles, 10 de junio de 2009


Gobierno peruano de Alan García Masacra a indígenas amazónicos.

Celso Calfullan

Socialismo Revolucionario

Comité por una Internacional de Trabajadores, CIT.


Lo que acaba de pasar en Perú el fin de semana recién pasado debe ser uno de los casos más graves de atropellos a los derechos humanos ocurridos en cualquier país de América Latina en las ultimas dos décadas.

El gobierno criminal de Alan García acaba de masacrar a más de treinta indígenas amazónicos que estaban protestando contra el gobierno por la imposición de una decena de decretos que atentan contra sus derechos sobre la tierra, el agua y su derecho a vivir en un ambiente libre de contaminación. Los indígenas han denominado como “decretos de la muerte” a estas leyes que pretende imponer el gobierno homicida de Perú. Cifras que eventualmente podrían aumentar, porque hay organizaciones indígenas que hablan de más de cien asesinatos, hay más de doscientos heridos y más de veinte activistas desaparecidos.

Alan García impondrá a sangre y fuego los “decretos de la muerte”.

El gobierno peruano busca con estos decretos quitarle los derechos que los indígenas tienen sobre la tierra, convertir en privado e individual territorios que hoy son comunitarios, en otras palabras, imponer el capitalismo neoliberal depredador a balazos en la selva amazónica del Perú.

Estos territorios han despertado el apetito de las grandes transnacionales del petróleo y Alan García como fiel lacayo de los capitalistas, esta totalmente dispuesto a entregarles estos recursos a los imperialistas.

Este es el mismo presidente que se declara un “gran nacionalista”, como muchos otros gobiernos del continente, pero que han terminado vendiendo todas nuestras riquezas e incluso un recurso tan fundamental como el agua a los españoles u otros países imperialistas, para que hablar de los minerales o el petróleo, que hace mucho tiempo lo han entregado a precio vil a los imperialistas de toda laya.

Pero lamentablemente para el presidente peruano, aquí viven pueblos que tienen dignidad y que llevan siglos enfrentándose a los imperialistas y sus deseos expansionistas y depredadores.

El rol de tergiversación y ocultamiento de la prensa burguesa.

El gobierno y la prensa burguesa quieren culpar a los indígenas amazónicos por la violencia y hablan de “enfrentamientos”, las flechas y las lanzas no se pueden comparar al armamento de guerra que tienen los sicarios policiales del gobierno.

Lo que esta pasando con los indígenas amazónicos, es un retrato fiel de un problema que es central en todo este continente y que tiene que ver con apropiación de las riquezas naturales como el petróleo, los minerales y recursos forestales en los territorios de nuestros pueblos ancestrales, para conseguir esto deben inventar leyes de expropiación y amedrentar vía represión y asesinatos de indígenas, para que estos terminen aceptándolos.

Alan García además de corrupto, es un genocida.

Los capitalistas han descubierto que este territorio amazónico es rico en petróleo y lo quieren para ellos y para esto tienen a Alan García en el poder para que cumpla con sus deseos, un presidente reconocidamente corrupto, que lo más probable cobrara una suculenta coima por entregarle este recurso a las grandes petroleras internacionales.

Sólo el lucro y la avaricia, pueden explicar la actitud criminal y genocida de un gobierno que supuestamente es democrático.

Las declaraciones de los testigos presénciales y las fotos que están circulando por Internet, simplemente no dejan lugar a dudas, estos hablan de policías metiendo los cadáveres de indígenas en sacos, que luego eran subidos a helicópteros y de allí lanzados al rió, estos malditos no tienen nada que envidiarle a la dictadura de Pinochet en Chile.

El estado de sitio busca ocultar los crímenes.

Con la declaración del Estado de Sitio en esta zona, se busca ocultar los abusos criminales cometidos por la policía peruana, que más que policías juegan el rol de sicarios de las empresas transnacionales y del gobierno peruano.

Es necesario exigir una investigación internacional sobre los hechos ocurridos en los territorios amazónicos peruanos. No se puede confiar en una investigación de la justicia peruana que es parte del mismo clan corrupto de los Alan García.

Esta es la forma en que el gobierno peruano aplica el Convenio 169 de la OIT, sobre defensa de los pueblos indígenas. Seria bueno preguntarse ¿Que pasa con los organismos internacionales de defensa de los derechos humanos?

Alan García debe ser enjuiciado por un tribunal internacional por criminal y genocida. Esta es una campaña que se debe levantar a través de todo el continente y el mundo, no podemos quedarnos impávidos frente a esta masacre y no hacer nada.

No hay comentarios.: