sábado, 12 de noviembre de 2011

*Italia: La caída de Berlusconi. ¿Qué sigue?*




Patricio Guzmán S. Socialismo Revolucionario CIT-Chile

A la renuncia de Papandreu en Grecia, ha seguido ahora la de Berlusconi en Italia. Ahora bien, Italia no es Grecia.  La economía Italiana es la tercera en tamaño de la zona de la moneda común europea, después de Alemania y Francia. Detrás de ella, por orden de importancia, viene España que también está sufriendo la subida de las tasas de interés por las dudas sobre su capacidad de hacer frente a la deuda, y la incertidumbre respecto de la fortaleza de su banca, en escenarios de cese de pagos totales o parciales.
 
Movimiento especulativo que puede devenir en una promesa autocumplida.

La crisis de la deuda en Europa, ha mostrado lo que algunos analistas
predijeron desde el comienzo. La Unión Monetaria podía funcionar bien en
época de crecimiento, pero en periodos recesivos o de crecimiento lento, o
de crisis económica,  las diferencias de productividad, los diferentes
niveles de endeudamiento y de política fiscal, se tornan cada vez más
difícil de conjugar con una moneda común.  Un artículo en enero de 1999,
señalaba: "Los países no son golpeados por la crisis de la misma manera,
velocidad o profundidad. La convergencia en la zona euro es meramente
artificial. Italia probablemente es eslabón más débil de la actual cadena
del euro, y ninguna cadena es más fuerte que su eslabón más débil. La tasa
de crecimiento de Italia fue la más débil en la Unión Europea el año pasado
(1.5 por ciento), y el país ya perdió el paso de otros miembros del euro.
Las cifras oficiales indican que el desempleo está en 12.5 por ciento (6%
en el norte y 22.3% en el sur del país). Un euro fuerte echaría sal en las
heridas del capitalismo italiano. Como se mencionó en la encuesta sobre la
economía europea del Financial Times, del 30 de octubre de 1998: 'La crisis
de mercado de Asia y Rusia ha tenido un gran impacto en el comercio. Italia
es un exportador muy grande de textiles hacia esos mercados y ha sido
fuertemente afectado por las devaluaciones monetarias'. En otras palabras,
la última cosa que necesita Italia es una moneda fuerte que deje fuera por
precio sus exportaciones todavía más. Dentro de la zona euro, tenemos a
Italia que está cerca de la recesión, y de otra parte, Irlanda del sur que
esta en auge y cerca de ser una economía burbuja. Es obvio que una política
de moneda única no puede ser afectiva en ningún plazo de tiempo para los
dos países, pero eso es lo que está pasando ahora. Los economistas
burgueses advierten que un 'shock asimétrico' (una distorsión seria en un
país, región, o sector industrial en un área económica dada), podría
descarrillar seriamente el proyecto de la moneda común."[1]

De acuerdo con Nuriel Roubini, economista famoso como analista porque fue
uno de los pocos que anunció la emergencia de la crisis global, antes de
que ocurriera efectivamente en 2007-2008, cree que los días de Italia en la
Eurozona están contados.

"Con las tasas de interés sobre su deuda soberana incrementándose bastante
por sobre el 6 por ciento, hay un riesgo cada vez mayor que Italia pierda
pronto el acceso al mercado. Como es muy grande para caer pero también es
muy grande para salvarla, esto podría provocar una reestructuración forzada
de su deuda pública de 1.900 billones de Euros. Esto solucionaría
parcialmente su problema de "títulos" de su gran e insostenible deuda, pero
no resolvería su problema de "flujo", un gran déficit de cuenta corriente,
falta de competencia externa y una caída peor del producto interno bruto y
la actividad económica. Para resolver esto último, Italia como otros países
periféricos, necesita salir de la unión monetaria y volver a una moneda
nacional, gatillando así la ruptura de la zona euro. "[2]


*Escenarios sombrios.*

Un artículo del Financial Times, pregunta que pasará ahora con Italia, y
plantea varios escenarios. El plan actual que es reducir la deuda e
impulsar el crecimiento al mismo tiempo, sobre la base de las
privatizaciones generalizadas, y señala que Roma podría vender bienes de
propiedad estatal con el fin de recaudar 5 mil millones de Euros al año
para reducir la deuda, junto con medidas de austeridad fiscal.

Un segundo escenario sería que el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera,
creado el 9 de mayo de 2010 por los estados miembros de la zona euro, y el
Fondo Monetario Internacional dieran a Italia una cantidad limitada de
crédito, entre 50 mil millones y 80 mil millones de Euros, pero bajo una
serie de condiciones.  En otras palabras, agregamos nosotros, las políticas
brutales de austeridad al estilo de lo que ya hemos visto en Grecia, y que
condujeron hasta a la reducción en un 50% de los niveles de vida de los
hogares, y la profundización del déficit fiscal al reducirse la base
tributaria para la recaudación de los impuestos.

Descartando que con este fondo se pueda 'salvar' a Italia, Un artículo de
Chris Thomas señala: "Italia está en el equivalente económico de cuidados
intensivos, los monitores del FMI y la UE están comprobando regularmente
que el paciente está tomando los medicamentos recetados de recortes,
privatización y ataques a los derechos de los trabajadores. Pero, con una
deuda de 1,9 billones de Euros - más grande que Grecia, Portugal e
Irlanda combinados, tratar de "salvar a Italia" con el dinero existente
en el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (al que ahora sólo le quedan
 250 mil millones de Euros en el mismo) sería como rescatar  el Titanic con
un dedal."[3]

Volviendo a los escenarios para Italia del Financial Times, el artículo de
Pieter Spiegel señala que si lo anterior falla, entonces sería necesario un
rescate a gran escala. Pero el problema evidente aquí es el tamaño de la
economía italiana. Un país pequeño como Grecia necesitó alrededor de 130
mil millones de Euros para cubrir sus necesidades de financiamiento durante
tres años, para Italia eso bastaría sólo para seis meses.
Otra alternativa sería una toma de control de la economía italiana por
parte del Banco Central Europeo. Pero en un tono más bien pesimista, ante
este último escenario, el artículo cita al analista Alberto Gallo del Royal
Bank of Scotland, en una conferencia telefónica con inversionistas: "La
situación se ha deteriorado tan dramáticamente una compra de activos a gran
escala por parte del BCE no sería necesariamente una panacea".  "No creo que el
BCE por separado podría traer de vuelta al mercado hasta el punto
de sucumbir ante Italia."[4]

------------------------------
 [1] No to bosses euro/EMU. http://www.socialistworld.net/mob/doc/43
[2]  Nouriel Roubini. Why Italy's days in the eurozone may be numbered
http://blogs.ft.com/the-a-list/2011/11/10/why-italys-days-in-the-eurozone-may-be-numbered/#axzz1dJccLtts
[3]  Chris Thomas. Berlusconi announces resignation.
http://www.socialistworld.net/doc/5402
[4]  Peter Spiegel. What happens next? The scenarios for Italy.
http://www.ft.com/intl/cms/s/0/02c16e96-0af4-11e1-ae56-00144feabdc0.html

No hay comentarios.: