sábado, 21 de abril de 2012

El euro paciente ’Estabilizado’, pero todavía crítico


Las economías europeas están en medio de una recesión inducida por la austeridad, que es probable que sea prolongada.

Lynn Walsh, editor de Socialism Today, revista del Partido Socialista (CIT Inglaterra y Gales)


El plan de rescate griego ha evitado una reedición del impago de la deuda, por el momento. El nuevo pacto fiscal es una camisa de fuerza que va a agravar las políticas de recortes (o "austeridad") inducidas por la recesión de Europa. El referéndum de Irlanda amenaza con hacer temblar la Unión Europea (UE) y la eurozona. Hay una creciente discordia entre los líderes de la UE. Lejos de terminar, las luchas obreras contra la austeridad capitalista entran en erupción en una escala aún mayor. Escribe Lynn Walsh.

Después de siete meses de disputas, la troïka, el gobierno griego y los acreedores privados han acordado un segundo paquete de rescate. Como condición para el paquete, la coalición griega, encabezada por el tecnócrata, Lucas Papademos, y apoyado por el PASOK y Nueva Democracia, ha acordado medidas de austeridad aún más salvajes. Los líderes de la troika - el Banco Central Europeo, Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional - afirman que este paquete va a estabilizar la zona del euro. Sin embargo, las medidas de austeridad salvajes que han impuesto a Grecia van a aumentar la carga de la deuda y garantizan un nuevo default (cese de pagos) más adelante.

Grecia se ahorrará alrededor de 100 millones de euros a través del impago ordenado, que se ha acordado o impuesto a los titulares de los bonos privados. Sin embargo, es principalmente un ejercicio de refinanciamiento en lugar de una condonación de la deuda. Grecia recibirá los fondos de rescate de 130 mil millones de euros o más, pero se trata de préstamos de las instituciones europeas y el FMI. Los términos son menos onerosos que los bonos anteriores, pero, sin embargo, la nueva deuda resultará insostenible. La mayoría de los nuevos fondos de rescate serán utilizados para recapitalizar a los bancos privados griegos (que también han sufrido pérdidas en el canje de bonos) y para pagar la deuda anterior y los cargos por intereses.

Los titulares de bonos privados (la mayoría de bancos e instituciones financieras) han sido forzados a aceptar un canje de bonos que implica un "recorte" del 75% o la reducción del valor de los bonos. Más del 90% de los titulares aceptó el trato, pero aquellos que se resisten, se vieron obligados a aceptarlos a través de las “cláusulas de acción colectiva” impuestas por el gobierno griego. Otra parte de los titulares de los bonos privados, con 20 mil millones de euros que no están cubiertos por la legislación griega, hasta ahora se resistía.

Las instituciones públicas oficiales titulares de los bonos griegos (el BCE, los bancos centrales de la zona del euro, el FMI, etc) no sufrirán una reducción del valor de los bonos . Aunque puede parecer que el sector privado está perdiendo, en realidad son "Los Afortunados", como señaló el comentarista Nouriel Roubini. Van a obtener dulces € 30 mil millones de Euros adelantados (se paga de los nuevos fondos de rescate por € 130 mil millones de Euros). En 2008, toda la deuda de Grecia estaba en manos del sector privado. Ahora, el 77% de la deuda está localizada en las instituciones públicas de la troika.

"La realidad es que los acreedores privados recibieron un dulce, mientras que las pérdidas actuales y futuras han sido transferidos a los acreedores oficiales institucionales". "La realidad es que la mayor parte de las ganancias de los buenos tiempos - y hasta la participación del sector institucional público - fueron privatizadas, mientras que la mayor parte de las pérdidas ahora se han socializado. Son los contribuyentes de los acreedores oficiales de Grecia, no los titulares de bonos privados, quienes van a terminar pagando la mayor parte de las pérdidas derivadas del pasado de Grecia, y su insolvencia actual y futura ". (Roubini, el Financial Times, 7 de marzo)

Por otra parte, los bancos privados de la eurozona han recibido un apoyo masivo por parte del Banco Central Euripeo (BCE) en forma de dinero barato (1% de interés) en préstamos a tres años que, de momento, van a amortiguar las pérdidas de los bancos.

El segundo paquete de rescate no hará más que posponer el colapso de Grecia. Un informe publicado por la troika muestra que, en el mejor de los casos, Grecia todavía tendrá una deuda nacional de más del 120% PIB en 2020. Esto anuncia recortes aún más drásticos en el gasto público, el despido de 150.000 trabajadores del sector público, y privatizaciones por € 45 millones hasta el año 2020. Pero si las cosas salen mal, la carga de la deuda (de acuerdo con la troika) podría alcanzar un máximo de 170% en 2014 y aún así ser un 145% en 2020. "El nuevo paquete de € 130 mil millones que los acreedores oficiales se han puesto de acuerdo para aportar puede no ser suficiente siquiera para cubrir el servicio de deuda de Grecia [los pagos para financiar gastos financieros]". (Editorial del Financial Times, 21 de febrero)
"Grecia está en una posición insostenible en varios aspectos", ha comentado Mats Persson, director del centro de Estudios europeo abierto. "El nivel extremo de desempleo de los jóvenes muestra que los recortes de austeridad están luchando contra cualquier posibilidad de que el país tiene de recuperarse. Se va a empeorar, no hay manera de Grecia puede salir de esto ". (Daily Telegraph, 9 de marzo) "," Va a ocurrir ", dijo Stephane Deo, economista de UBS, en referencia a la crisis griega que viene. "El mercado ya está valorando" una segunda ronda de restructuración”.

Desde el punto de vista económico, la carga de la deuda en Grecia es insostenible. El PIB cayó casi un 7% en 2011, y se espera que caiga entre un 4% y 6% este año. A pesar de una serie de huelgas generales y protestas masivas, el gobierno anterior del PASOK y, posteriormente, la Coaliciónl Pasok / Nueva Democracia parecen haber salido con la imposición de medidas de austeridad devastadoras. Pero, hasta ahora sólo hemos visto un solo acto. Un reciente comentario en un boletín de Morgan Stanley reconoce la posibilidad de nuevas explosiones sociales: "Varios episodios de descontento social han demostrado con toda claridad que la dimensión extra-económica de este programa de ajuste duro es a veces imprevisible". (Restructuración de la deuda griega, 24 de febrero) De hecho, la clase trabajadora y la clase media se verán obligadas a intensificar la lucha contra las medidas de austeridad que explican absoluta socio-económico catástrofe.

El papel del BCE

Bajo Mario Draghi, quien asumió como jefe del BCE año pasado, el banco ha seguido la política de apoyo a los bancos de la Unión Europea con una avalancha de créditos baratos (las llamadas Operaciones Financieras a Largo Plazo - Longer-Term Refinancing Operations – LTRO). Estos han llegado en dos oleadas, una en diciembre pasado y la otra en febrero. Más de 800 bancos han recibido prestado en conjunto por alrededor de € 1,2 billón al 1% de interés durante un período de tres años. Esta medida amortiguará los bancos de la eurozona frente a las pérdidas de los bonos del gobierno griego y otros. También es una forma indirecta de apoyo a la necesidad de financiación de los gobiernos de la eurozona, reduciendo la tasa de interés que Italia, España, etc., se ven obligados a pagar por los nuevos bonos.
Gran parte de este crédito barato ha sido utilizado por los bancos para refinanciar préstamos existentes, más caros. Algunos se han utilizado para comprar bonos de gobiernos periféricos de la zona euro donde se obtiene un rendimiento mucho mayor, obteniendo un beneficio inmediato para los bancos. Sin duda, por otra parte, algunos de los fondos están siendo utilizados para la actividad especulativa. Muy poco se está canalizando a la economía real a través de préstamos a las empresas de inversión y capital de trabajo.

Aunque el BCE, evita el término "relajación cuantitativa", esto es, sin duda, una forma de alivio cuantitativo - o de keynesianismo para los banqueros. El banco central alemán, el Bundesbank, y el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, en particular, se han opuesto firmemente a esta política del BCE, advirtiendo que no es más que una solución temporal y podría conducir a una explosión de la inflación. Es poco probable que produzca inflación en este momento, sin embargo, porque la mayor parte del dinero está siendo acaparado más que inyectado en la economía. Sin embargo, si hay una reanudación del crecimiento en el área de la eurozona, podría dar lugar a una aceleración de la inflación.
El presidente del Bundesbank, Jens Weidman, se ha preguntado: ¿Cuál es la estrategia de salida? El BCE ya tiene más de € 3 billones de dólares en bonos y otras garantías en sus libros (más que la Reserva Federal de los EE.UU.). Para revertir la inyección de liquidez tendría que vender una gran parte de estos títulos. Pero está lejos de ser cierto que esto se puede hacer fácilmente, ya que muchos de los títulos son considerados demasiado arriesgados por los bancos privados e instituciones financieras.
Los bancos privados son cada vez más y más dependiente de la oferta de crédito barato del banco central y de bancos nacionales de la eurozona. Estas instituciones públicas tienen la prioridad sobre los activos en caso de incumplimientos. Esto a su vez hace que los inversores privados tengan cuidado de poner su capital en los bancos privados, ya que no tendrían prioridad en caso de incumplimiento. En otras palabras, tendrían que soportar las pérdidas principales de cualquier colapso bancario. Esto está dando lugar a una situación en la que el BCE y los bancos centrales nacionales apuntalan bancos zombis en toda la zona del euro.

James Saft, un columnista de Reuters, señala "una espiral de dependencia cada vez mayor e institucionalizada con el crédito oficial, que expulsará cada vez más el libre mercado del crédito". Esto, dice, podría ser mejor que "una corrida bancaria masiva en la zona del euro", pero "un sistema institucionalizado en el que los bancos dependen totalmente del apoyo oficial, y a su vez, apoyan a los gobiernos de ese sistema mediante la adquisición de sus bonos, para decirlo amablemente, no puede continuar para siempre". (International Herald Tribune, 14 de marzo)

La política de Operaciones Financieras a Largo Plazo (LTRO por su nombre en ingles) ha pospuesto una crisis de liquidez para los bancos que pueden haber sido afectados por el “corte de pelo” forzado de los bonos griegos. También ha apoyado indirectamente el préstamo a los gobiernos de la eurozona. Al igual que los rescates 2,0 griegos, las LTRO son esencialmente una medida provisional que no resuelve la crisis subyacente de los niveles insoportables de deuda, y la recesión inducida por la austeridad.

El pacto fiscal

Veinticinco gobiernos de la UE (con Gran Bretaña y la República Checa optando por quedar fuera) han acordado un nuevo pacto fiscal. Esto es una camisa de fuerza legal que tiene por objeto restringir el déficit presupuestario de los gobiernos y la deuda nacional. Sin embargo, no incluye medidas que permitan avanzar concretamente la zona del euro hacia una unión fiscal. El pacto limita estructuralmente los déficits presupuestarios al 0,5% del PIB (dejando espacio para los argumentos en la definición de "estructural"). Si la deuda nacional de los gobiernos participantes supera el 60% del PIB se verán obligados a tomar medidas drásticas y rápidas para reducir la deuda. En realidad, se trata de objetivos totalmente inalcanzables para la mayoría de los países de la UE. En la medida en que los gobiernos tratan de cumplirlos ellos, van a prolongar y profundizar la recesión europea. Por otro lado, ya hay indicaciones - por ejemplo España - que los gobiernos se verán obligados a repudiar estas metas poco realistas.

Muchos líderes nacionales cree que el pacto era una cubierta necesaria para la canciller alemana, Angela Merkel, para obtener apoyo político para nuevas medidas de rescate en Europa. Se supone que el quid pro quo por haber aceptado el pacto sería un aumento de los fondos provenientes de rescate disponibles para apuntalar las finanzas de los gobiernos de la UE / zona del euro. El gobierno alemán y el Bundesbank, sin embargo, todavía se mantienen intransigentes frente a nuevas medidas para apoyar a los gobiernos con la inestabilidad financiera.

Todavía no hay acuerdo entre la UE y otros gobiernos del G-20 sobre la financiación del nuevo Mecanismo Europeo de Estabilidad (ESM por su nombre en ingles). Algunos gobiernos de la eurozona han propuesto que el resto de los fondos europeos (Fondo de Estabilidad Financiera € 250 mil millones) se deben combinar con al menos € 500 mil millones de los fondos para el nuevo ESM - proporcionando un ’super-fondo de € 750 millones para apoyar a los gobiernos frágiles.

Al mismo tiempo, el FMI sólo está dispuesto a añadir € 28 mil millones al nuevo fondo. Los EE.UU. ha dejado claro que no están preparados para rescatar a la zona del euro, que considera como una tarea para las potencias europeas, especialmente la economía más fuerte, Alemania. El primer ministro de Brasil ha hablado a gritos contra los países en desarrollo como Brasil, China, etc, está pidiendo para rescatar a los más ricos países capitalistas avanzados, cualesquiera que sean sus problemas actuales.

En la periferia

Pocas horas después del acuerdo sobre el pacto, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, anunció unilateralmente que España no se ha comprometido a la meta de 2012 de reducir su déficit presupuestario al 4,4% del PIB (lo que implicaría recortes adicionales 5 mil millones euros). Él anunció que España tendría como meta reducir el déficit al 5,8% del PIB (alegando España aún tendría un objetivo para del 3% en 2013). Rajoy dijo sin ambages a los líderes de la UE: "Esta es una decisión soberana de España". Él dijo que él no había consultado a otros líderes europeos: "Yo les informará en abril".

Rajoy claramente teme la posibilidad de una explosión social volcánica si cortan con la profundidad que exige el Eurogrupo. Se espera que el PIB español caiga en al menos un 1% en 2012. El desempleo es ya oficialmente un 24%, mientras que el desempleo juvenil es más del 40%.

Otros líderes de la eurozona están furiosos, pero ¿qué pueden hacer? Los recientes enfrentamientos violentos entre la policía y manifestantes en Valencia y Barcelona son un indicio de las luchas que se avecinan. El euroescéptico Daily Telegraph comentó: "De un solo golpe Rajoy demostró desafío impresionante, decidido patriotismo y un camino diferente hacia la recuperación. Pero peor aún, señaló el elefante en la sala: la zona del euro es una unión monetaria, no de carácter político, y si los miembros quieren manejar sus propios asuntos, ni Bruselas ni Berlín puede detenerlos".

Cada vez también hay más demandas en Portugal, para la renegociación en el país con 78 mil millones de Euros de deudas. Se espera que el PIB caiga alrededor de un 6% este año, haciendo hincapié en la espiral viciosa de los cortes, el desempleo y la recesión.

El Gobierno irlandés, por otra parte, ha pedido el aplazamiento de un pago de € 31 mil millones a la Unión Europea el 31 de marzo. Se trata de un tramo adicional de los rembolsos de los préstamos que se utilizaron para rescatar a los bancos privados en Irlanda. Haciendo hincapié en el vínculo entre el rescate bancario y las medidas de austeridad, este pago se vence el mismo día que el primer pago del nuevo impuesto de hogares. La solicitud fue recibida con un rechazo hostil de parte del comisionado de Finanzas de la UE, Olli Rehn, quien pidió a Irlanda a "respetar sus compromisos y obligaciones". Dejando de lado las referencias al hecho de que, sobre la base de altas tasas de interés, el gobierno irlandés tendrá que pagar € 47 mil millones por el préstamo de € 31 mil millones.

Las economías europeas están en medio de una recesión inducida por la austeridad, que es probable que sea prolongada. "En estos días", comenta Paul Krugman, "inducidas por la austeridad, las depresiones son visibles en toda la periferia de Europa". (International Herald Tribune, 13 de marzo)

Rehn dice que Europa sufre de "una leve recesión", él prevé un descenso del 0,3% en el crecimiento de la eurozona en 2012. Sin embargo, una serie de países de la eurozona están experimentando una caída real, que es un lastre para la economía europea en general. Fuera de la eurozona, Gran Bretaña es plana de revestimiento. Las estimaciones actuales de los países de la eurozona más débiles son desalentadoras: Grecia, la caída del 4,4%, Portugal, la caída del 3,3%, e Italia, la caída del 1,3%, y España, la caída del 1,7%.

Si los signos de crecimiento en la economía de EE.UU. se mantienen, posiblemente servirá para proteger a la economía europea, lo que permite un leve crecimiento de las exportaciones a los EE.UU.. Sin embargo, el mejor escenario para Europa es probable que sea una recesión relativamente leve, pero con la perspectiva de un estancamiento prolongado. El desempleo es terrible. Oficialmente, más de 24 millones de trabajadores están desempleados en la UE, mientras que el desempleo juvenil se ha disparado por encima del 50% en España.

Objetivos fallidos de la Unión Europea

El rescate griego del que ha estabilizado temporalmente el gobierno griego y desactivó la bomba de tiempo predeterminada que amenazaba la zona del euro. Pero se trata esencialmente de una solución temporal que no hace nada para resolver los problemas subyacentes. No va a romper el círculo vicioso de los programas de austeridad repetidos, el desempleo siempre creciente de masas, la caída de los ingresos fiscales, y la recesión. Ni los líderes de la eurozona, ni los líderes del G-20 tienen las políticas para superar esta difícil situación.

La deuda de Grecia Estado sigue siendo insostenible, y será aún más una carga más a través de la prolongada recesión de la economía griega. La cuestión de incumplimiento se planteará de nuevo, y no será tan fácil de evitar la próxima vez ya que la mayoría de su deuda está ahora en manos de las instituciones públicas. Si Grecia en caso de incumplimiento, es difícil ver cómo podría permanecer en la zona del euro. Y la salida de Grecia - o cualquier otro país infractor para el caso - se plantean la posibilidad de una ruptura de la zona euro en su conjunto. Sería imposible que el BCE o los principales gobiernos de la eurozona o el G-20 garantizaran la estabilidad de todos los otros gobiernos de la eurozona.

Alemania, la economía más fuerte y el gran poder de la UE, ha impuesto condiciones muy duras a las economías más débiles del sur de Europa. Pero, a pesar de su presupuesto y superávit comercial y las ventajas que ha ganado con el euro, el capitalismo alemán no ha hecho ninguna contribución para estimular el crecimiento en toda la zona del euro. Ahora la posición de la Democracia Cristiana se ve amenazada, como indican las encuestas y los desarrollos a nivel estatal y regional. También hay crecientes tensiones en el eje franco-alemán que ha estado en el centro de la política de la zona euro. Frente a una posible derrota en las elecciones presidenciales inminentes, Nicolas Sarkozy, ha recurrido a la defensa de medidas proteccionistas y a atacar a la oposición sobre el tema de los controles fronterizos.

La convocatoria de un referéndum por el gobierno irlandés para ratificar o rechazar el nuevo pacto fiscal también representa una amenaza para el futuro de la zona euro. Legalmente, se requiere el acuerdo de sólo doce de los 17 estados eurozona para ratificar el pacto. Sin embargo, a pesar de los enormes esfuerzos que se harán por los partidos capitalistas para lograr la ratificación del tratado, existe la posibilidad de una votación de la mayoría en contra del pacto, sobre todo porque las medidas de austeridad morder aún más difícil. Esto plantea la cuestión de la continua participación de Irlanda en la zona del euro, e incluso su posición en la propia UE.

Tanto la UE como la eurozona ya han fracasado en sus objetivos clave. La Unión Europea tenía la intención de superar las diferencias nacionales, y sobre todo enterrar el antagonismo histórico entre Alemania y otros países europeos. En el período reciente, sin embargo, Alemania se ha visto como un poder dictatorial, la imposición de duras políticas económicas de los estados europeos más débiles. Esto ha reforzado un resurgimiento del nacionalismo y la xenofobia, con el crecimiento de los anti-inmigrantes, las tendencias racistas. Al mismo tiempo, la zona del euro fue creada conla intención de acelerar la integración económica de los países de la UE. En la práctica, se ha intensificado la divergencia entre las economías más fuertes y los países más débiles, especialmente los de la “periferia” del Mediterráneo. La zona del euro se ha convertido en una bomba de tiempo en toda la economía mundial.
La idea de que los Estados capitalistas pudieron superar sus limitaciones nacionales y lograr un enfoque integrado y armónico de Europa ha demostrado ser una utopía. La unificación de Europa es una tarea para la clase obrera, que sólo puede lograrse sobre la base de la democracia obrera y la planificación económica socialista.

No hay comentarios.: