domingo, 22 de abril de 2012

Argentina. Kirchner nacionaliza YPF y provoca la ira del imperialismo


Se escuchan gritos de protesta del gobierno español, Repsol, líderes de la UE, los presidentes de América Latina y otros.

Tony Saunois, Comité por una Internacional de Trabajadores

El anuncio de la presidente peronista de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner,  de que el 51% de las acciones de YPF serían tomadas por el estado ha sido recibida con apoyo por las masas en la Argentina y visto como un golpe asestado contra la multinacional Repsol.


El ministro de Industria de España, José Manuel Soria, lo denunció como un acto de "hostilidad hacia España, que tendrá consecuencias". Rajoy tronó que se trata de un "acto arbitrario y hostil", que rompe el "clima de amistad" entre los dos países. El Financial Times británico se hizo eco de esos sentimientos. Su editorial, titulado "Un acto descompuesto de piratería económica", amenazó que la Argentina, posiblemente, debería ser "suspendido del G-20" y advertió a Kirchner, "No se debe permitir que se olvide que las acciones tienen consecuencias" (FT 18/4/12).



El despiadado presidente neoliberal de Chile, Piñera y Calderón de México también se han unido al coro de críticas a la acción de Kirchner contra una compañía imperialista. Incluso, Evo Morales, el presidente boliviano, en una reacción un tanto cobarde, argumentó que era una cuestión bilateral entre dos estados y que su gobierno mantiene buenas relaciones con Repsol. Su propio gobierno sufrió ataques similares de Brasil cuando se tomaron medidas similares contra Petrobras, la multinacional brasileña!


La nacionalización de las acciones de YPF es un avance muy significativo, que tiene importantes consecuencias más allá de la Argentina. Esto es lo que hay detrás de la lluvia de veneno contra la intervención estatal de Kirchner. La clase dominante a nivel internacional teme que podría sentar un precedente a seguir por otros gobiernos, durante la crisis mundial económica que está empeorando. "El canto de sirena del populismo seduce una vez más..." fue el titular del artículo de Moisés Naim en el Financial Times 19 de abril de 2012. Estos desarrollos en la Argentina son un anticipo de lo que se puede desarrollar en otros países, mientras la crisis económica capitalista mundial se intensifica. Visto así significa una nueva era.


Si bien hubo hostilidad aguda y oposición a las medidas similares adoptadas por Hugo Chávez en Venezuela en el pasado, cuando su gobierno también tomó medidas contra Total, BP y Chevron,  no llegó a la misma altura a nivel internacional como la reacción contra la reciente intervención de Kirchner.


La situación internacional es ahora mucho más crítica para el capitalismo mundial, que cuando Chávez intervino en contra de estas empresas. La posibilidad de que otros gobiernos se vean obligados a intervenir y avanzar aún más en la nacionalización de sectores de la economía, ya sea como resultado de la presión de la masa de la población, o para tratar de defender sus propios intereses ahora aterroriza a la clase dominante.


¿Una nueva política de la clase dominante?


La intervención de Kirchner para tomar el 51% de las acciones de YPF podría anunciar  el cambio a una nueva situación donde  los gobiernos se vean obligados a intervenir, a través de la intervención del Estado, para tratar de mitigar los efectos de una prolongada grave recesión o la depresión económica.


También coloca la cuestión de la nacionalización de nuevo en la agenda política que la clase dominante teme que pueda ser asumida y exigida por la clase obrera. Los desarrollos en la Argentina son por lo tanto muy importantes a nivel internacional.


Otro elemento en esto son los intereses geo-políticos en América Latina y las Américas. Se percibe una disminución en la influencia de Hugo Chávez que está dejando un espacio que Kircher está tratando de llenar. El Imperialismo de EE.UU. por lo tanto, ha sido más cauteloso en su reacción por no querer impulsar  a Kirchner, aún más en el "campo populista". El País citó a un funcionario de EE.UU. a raíz de la reciente Cumbre de las Américas en Colombia, diciendo: "Tenemos diferencias ocasionales con Argentina, pero no queremos que esto (la nacionalización de YPF) ponga en peligro nuestra amplia cooperación en materia económica y de seguridad" con Argentina. (El País 16/4/12)


La renacionalización parcial de YPF se deriva directamente de las desastrosas consecuencias de la privatización en masa llevada a cabo en Argentina en la década de 1990 bajo el entonces presidente peronista, Carlos Menem. Tradicionalmente el peronismo, un movimiento nacionalista populista, había adoptado una política de fuerte intervencionismo estatal. Menem cambio de dirección, a la privatización en masa, que  representó la adopción de políticas neoliberales a nivel internacional durante ese período.


Fue un punto de salida para el peronismo, que fue bautizado como "menemismo". YPF fue privatizada en 1992. Al igual que con las otras privatizaciones fue un desastre para las masas pero representó enormes oportunidades de compra para los capitalistas argentinos y multinacionales como Repsol, que regresó a América Latina como nuevo conquistador comprando franjas enteras de la Argentina y la economía de América Latina.


Estas privatizaciones fueron catastróficos para la economía. Como ha señalado Kirchner la falta de inversión y desarrollo en la gasolina y el sector de la energía han dado como resultado el hecho de que la Argentina tiene que importar gas y petróleo por primera vez en más de 17 años. Esto a pesar del descubrimiento de un gran campo de gas de esquisto, conocido como Vaca Muerta Vaca. "Esta política vacía, de no producción, ninguna exploración, prácticamente nos ha convertido en un país inviable debido a la política de la empresa y no por falta de recursos", fue una de las razones justificadas que Kirchner  dio para tomar una participación mayoritaria en YPF. (El País 17/4/12)


En el período reciente las Aerolíneas Argentinas privatizadas, empresas eléctricas y algunos otras también han sido renacionalizadas, en parte por razones similares.


Este cambio de política por parte del gobierno de Kirchner ha seguido a una fuerte desaceleración en la economía, la creciente inflación y la introducción de los cortes de gastos y también el aumento del desempleo. Efectivamente lo que está diciendo es que si el sector privatizado no garantizar los servicios esenciales, entonces el estado va a intervenir y hacerlo. Sin embargo, a pesar de la lluvia de hostilidad por parte de los representantes del capitalismo y el imperialismo Kirchner no ha llevado a cabo una nacionalización socialista.




Trotsky y México, 1938


En marzo de 1938, el gobierno mexicano populista radical encabezado por Lázaro Cárdenas nacionalizó empresas petroleras anglo-americana-holandesas. Trotsky argumentaba, que este paso debía ser apoyado y que los sindicatos y la clase obrera debían luchar por el control obrero y gestión democrática en la nueva industria petrolera estatal a pesar de que no se estaba llevando a cabo sobre una base socialista. Este enfoque sirve de lección para la Argentina de hoy.


Del mismo modo marxistas británicos cuando se enfrentan a los gobiernos laboristas de la posguerra la nacionalización del carbón, los ferrocarriles y las secciones más adelante de la economía exigió el control democrático de los trabajadores y la gestión. En concreto se propone que las juntas directivas de estas empresas debe estar compuesto por un tercio de los sindicatos en la industria, un tercio de la TUC - en representación de la clase más amplia de trabajo y una tercera parte del gobierno.


Nacionalización parcial Kirchner "ha sido suficiente para provocar la ira de la clase dominante. No sólo representa un cambio de política por parte del gobierno. Se trata de un cambio en las políticas de la dinastía de los Kirchner  mismos. No han sido amigos de la clase obrera argentina y los pobres. Su antecesor y esposo ya fallecido, Néstor Kirchner, fue un entusiasta partidario de la privatización de YPF en 1992. Él vendió una participación del 5% de YPF a Repsol, celebrada en la Patagonia, en la provincia de Santa Cruz, donde era entonces gobernador en 1999.


Cuando Repsol aumentó su participación de YPF al 99%, Kirchner luego retrocedió a una política de "Argentinización" e insistió en que un porcentaje se reservara para los intereses argentinos. Como resultado, al grupo argentino Peterson, propiedad de la familia Eskenazi, se le dio el 25% de las acciones de YPF. Estos no han sido tocados por la nacionalización parcial reciente.


En el gobierno los Kirchner amasaron una fortuna. Cuando Néstor Kirchner fue elegido presidente en 2003 se calculó la fortuna de la pareja en $ 2,35 millones de dólares norteamericanos. Una vez en la presidencia la riqueza de los Kirchner se dispararó en un impresionante 900% en siete años. En el momento de la muerte de Nestor en 2010, tenían 18 millones de dólares de EE.UU. con 27 casas, apartamentos, tiendas y negocios de hotel a su nombre. En 2003 la familia no tenía intereses comerciales en la ciudad patagónica de El Calafate. En 2010 los Kirchner tuvieron el 60-70% de la actividad económica en la ciudad.


Las medidas adoptadas por Cristina Kirchner, que serán muy popular en Argentina, es una intervención del Estado capitalista, para tratar de resolver la crisis energética. Ellos se han tomado, en parte, para tratar de resolver el déficit de energía y el fracaso de Repsol para desarrollar la industria. También son un intento de conseguir apoyo a su frente a un fondo de un declive en la economía y los ataques contra la clase obrera. Ella ha tratado de invocar la memoria de la radical peronista nacionalista populista, Evita Perón – al anunciar las medidas frente a la imagen de una Evita sonriente en presencia de las Madres de la Plaza - a las madres de los miles de desaparecidos durante la dictadura militar.


El Presidente español, Mariano Rajoy


Esta intervención muestra cómo la clase dominante puede verse obligada a cambiar su política de apoyo e intervención del Estado cuando se las obliga a hacerlo o sus intereses están amenazados. De este modo, Kirchner ha dado un golpe pequeño en contra de los intereses del imperialismo español y su multinacional Repsol. De este modo se ha aumentado el espectro de los golpes más y más grande de ser golpeado en otros países y se coloca el tema de la nacionalización de nuevo en la agenda política. Esto ha aterrorizado a la clase dominante a nivel internacional. La demanda de la nacionalización ahora tiene que ser asumido por las organizaciones de trabajadores a nivel internacional. Es un paso positivo que IU en España se ha opuesto el gobierno español y defender el derecho del gobierno argentino de nacionalizar YPF.


Sin embargo, la compra del 51% de las acciones de YPF no significa una "nacionalización socialista". Esto lo puso de manifiesto Kirchner misma cuando ella declaró: "El modelo no es estatización, eso está claro, si no de recuperación de la soberanía y el control del funcionamiento de la economía". (El País 17/4/12).


El C.I.T. se opone a las protestas de los políticos imperialistas y capitalistas. Apoyamos todas las medidas genuinas tomadas contra el imperialismo. Exigimos que se tomen acciones reales contra la dominación imperialista de la economía y los capitalistas nacionales que explotan a los pueblos de Argentina. Por ello, apoyamos la nacionalización socialista y democrática de todo el sector energético.


Por la nacionalización de Repsol, todas las multinacionales y todos los de YPF con la indemnización a pagar sólo sobre la base de una necesidad demostrada. El sector energético nacionalizado debe entonces ser gestionadas democráticamente por los trabajadores de la Argentina como parte de un plan democrático de toda la economía basada en la nacionalización de las principales empresas y el sector financiero.

No hay comentarios.: