domingo, 3 de agosto de 2008

ANÁLISIS

Acerca de la participación, ¿Revolución y Cambio?

Joseph, CSR-CIT VENEZUELA

Durante los tiempos pasados se hacia difícil pensar que los cambios y transformaciones sociales, políticos, económicos, culturales y educativos se daban por el hecho de la participación, aunque fuese de una minoría, de los que querían un cambio, los que aspiraban al poder, tenían algún proyecto político mas amplio, y mas bien se creía, y todavía se cree, que esos cambios y transformaciones que determinaron el curso de la historia de la humanidad estaban ordenados por la gracia y obra divina de algún dios o semidiós todopoderoso enviado para cambiar algunas cosas que no estaban bien. Era difícil romper con esa creencia y menos aun convencer a la gente de que esos cambios y transformaciones se daban, se consolidaban y se desarrollaban por la participación de ellos mismos. Ya a partir del siglo XV cuando en la época del sistema feudal se comenzaron a ver las pugnas entre las burguesías y los artesanos, pugnas que dieron paso al nuevo modelo económico, social, político llamado Sistema Capitalista. A partir de este momento la participación individual y colectiva se empieza a utilizar como instrumento de lucha y de cambio. Ejemplos como la Comuna de Paris La Revolución Francesa o burguesa, La Revolución Industrial, la lucha de los obreros mártires de Chicago (1886) por la reducción de la jornada laboral a 8 horas, las revoluciones de la Rusia atrasada y Zarista en 1905 y 1917 dirigidas por el marxista ruso Vladimir Ilich Ulianov (Lenin), Las revoluciones asiáticas: Corea, China, Vietnam; La Revolución cubana, la constante y permanente lucha revolucionaria en Bolivia, las movilizaciones y paros en países europeos, son algunos ejemplos de cómo la participación ciudadana, popular, obrera, campesina, estudiantil, burguesa, determinan los cambios y transformaciones que un individuo, un grupo, una sociedad, un país, un continente, un mundo necesita para seguir evolucionando y seguir equilibrando la igualdad y la justicia social de la humanidad.

Muchos han sido los ensayos o practicas de la participación a nivel mundial, todas muy importantes por el momento histórico, la madurez de las personas, y la aplicación que se le de a cada realidad objetiva de tiempo y espacio en cada caso en particular, casos recientes de Venezuela en 1958, de Chile en 1973, de Nicaragua, etc., y nuevamente Venezuela a partir de 1998 dice del reconocimiento que se le da a la participación individual, comunitaria, ciudadana o popular, en el caso de Venezuela ya incluida en el año 1999, como rango constitucional, es un hecho significativo puesto que los anteriores hecho de participación habían estado caracterizados por no contar con leyes ni reglamentos que la reconocieran como tal, lo que significaba un acto de rebeldía, causal de juicio, de muerte, de cárcel por violentar las leyes establecidas.

La Participación en su concepto mas usado: es el proceso mediante el cual la ciudadanía, las comunidades, las personas, las sociedades, los individuos interviene en las instancias de toma de decisiones sobre asuntos públicos que le afectan en lo político, económico y social.

Hoy en nuestros tiempos la participación es mucha mas amplia, vemos personas, colectivos, organizaciones sociales, ong’s, etc., participando en la creación, formulación, ejecución, aprobación de cualquier hecho de interés, mas sin embargo la participación se ve manipulada, y es que hay inescrupulosos que utilizan la participación como piso, como plataforma, como base para escalar puesto de poder, para hechos de corrupción, para desvirtuar algún movimiento naciente, lo que lleva a muchos a no motivarle ni interesarle la participación, con lo cual se aíslan o no se incluyen.

El otro elemento que determina si la participación es efectiva o no, es el Sistema Social, Político, Económico, Educativo, Cultural en el que vivimos, el Sistema Capitalista en sus distintas fases: Liberalismo, neoliberalismo, imperialismo; esta totalmente divorciado de la participación amplia, de la participación de los individuos organizados, de las organizaciones que ven amenazados sus intereses, de los gobiernos que promueven la participación buscando la igualdad, y rompiendo con su modelo clásico de la participación representativa, e impulsar la participación protagónica. Este sistema sobrevive del poder económico que tienen unos pocos sobre la inmensa mayoría de los habitantes del planeta, por ello su interés en no promover ni importarle la participación en sentido más amplio y correcto.

Todos los procesos anteriores, más los que se están dando simultáneamente a nivel mundial, dejan un aprendizaje continuo, renovador, de madurez y real de cómo se va articulando en todos sus aspectos la participación. Los pueblos, las sociedades, los países se están dando cuenta que, aunque debe haber un liderazgo que determine el rumbo, sin la participación objetiva, amplia, mayoritaria, consciente, articulada, en constante movimiento no se lograran los cambios y transformaciones que requieren los pueblos, los países y el mundo para garantizar la igualdad y la justicia que tanto anhelamos.

Cuando decenas de millones de personas llegan a la conclusión de que no pueden seguir viviendo como antes surgen las revoluciones”. Lenin, 1918.

No hay comentarios.: