viernes, 29 de mayo de 2009

Brasil

En Brasil, durante el fin de semana del 22 al 24 de mayo tuvo lugar un congreso de unificación muy exitoso entre Socialismo Revolucionario (anterior sección del CIT) y el Colectivo Libertad Socialista (CLS) para establecer una nueva organización Liberdade, Socialismo e Revolução – LSR (Libertad, Socialismo y Revolución) que ahora será la sección del CIT en Brasil. La nueva organización tiene miembros en más de siete estados de Brasil.

Ha nacido Liberdade, Socialismo e Revolução

Exitoso congreso de unificación entre SR (ante

rior sección del CIT) y el CLS

André Ferrari, Comité Nacional de LSR - Liberdade, Socialismo e Revolução

con tu puedo y con mi quiero
vamos juntos compañero

la muerte mata y escucha
la vida viene después
la unidad que sirve es
la que nos une en la lucha

(Vamos juntos, Mario Benedetti)

La lectura de estrofas de "Vamos Juntos", el poema, recientemente fallecido escritor uruguayo Mario Benedetti, dió el tono al acto político de apertura del Congreso de Unificación del Colectivo Socialista Libertad (CLS) y Socialismo Revolucionario (SR), celebrado en la tarde del 22 de mayo, en São Paulo. La marca de la unidad en medio de esta dispersión y fragmentación de la izquierda fue bien acogida por todos los presentes.

Además de los militantes de SR y CLS, muchos invitados asistieron al acto, una representación de la dirección de Conlutas, del PSOL, intelectuales y activistas como Oswaldo Coggiola Plinio Sampaio Júnior y otras corrientes como C-SOL y Conspiración Socialista.

Destacada entre los invitados fue la presencia del antiguo activista de izquierda, Plinio de Arruda Sampaio, quien dio la bienvenida a la unidad de las dos organizaciones. Ante la imposibilidad de su presencia física, Tony Saunois, del Secretariado Internacional del CIT, saludó a los presentes a través de un vídeo enviado especialmente para el acto. Otros invitados nacionales y muchas de las secciones de las CIT en diversas partes del mundo también enviaron sus saludos por escrito al Congreso.

Los militantes de RS y CLS en los dos días siguientes al acto debatieron la formación de una nueva corriente socialista unificada, la LSR - Libertad, Socialismo y la Revolución. La nueva organización nació con presencia en ocho estados brasileños y con actuación en el movimiento sindical, popular, los campesinos sin tierra, estudiantes, mujeres y LGBTT.

Después de un extenso debate, el Congreso aprobó los documentos básicos para la constitución de la nueva organización: una Carta de Principios, un programa de trabajo, un estatuto y una resolución internacional que decidió la afiliación de la LSR al Comité por una Internacional de Trabajadores - CIT, pasando a ser su nueva sección brasileña.

El Congreso también reafirmó la política de participación activa en Conlutas y nuestros esfuerzos para construir una nueva central sindical y popular en el país, además de posicionar la nueva corriente como ala izquierda revolucionaria del PSOL. En ambos frentes de acción, y PSOL Conlutas, actuará como parte del Bloque de Resistencia Socialista que se reúne a otros tres grupos de izquierda, la Alternativa Socialista (SA), Alternativa Socialista Revolucionaria (ARS) y Reacción Socialista (RS).

El LSR también declaró su apoyo político a "Tierra Libre", movimiento popular del campo y la ciudad, respetando su autonomía como movimiento mientras se esfuerza para ayudar a su fortalecimiento y construcción.

Los militantes socialistas presentes en el Congreso trataron que las deliberaciones estuvieran a la altura del nuevo momento histórico marcado por la crisis capitalista mundial y la necesidad de reorganización y fortalecimiento de una izquierda socialista consecuente, capaz de responder a los enormes desafíos del próximo período.

El animo y el entusiasmo de la militancia ante la unificación de las fuerzas de SR y CLS y las oportunidades para un crecimiento rápido y sólido de la nueva organización, marcó todo el Congreso.

El LSR nació en medio de la lucha

La más importante crisis del capitalismo internacional desde los 30 ha afectado gravemente a la clase trabajadora brasileña, a pesar de todos los discursos triunfalistas de Lula. La ola de despidos masivos en la industria manufacturera y otros sectores en los últimos meses está lejos de haber concluido. Basta sólo ver las amenazas sobre Vale. Se van a llevar a cabo nuevos despidos masivos, así como recortes en el gasto como los salarios de funcionarios públicos. El Gobierno y los empresarios tratan de evitar a toda costa los reajustes salariales utilizando el argumento de la crisis. Las campañas salariales junto con los nuevos despidos y la desesperación de los trabajadores despedidos a principios de este año que ya han perdido su seguro de desempleo puede provocar movilizaciones radicalizados.

Pero el proceso de toma de conciencia sobre las salidas de la crisis depende en gran medida de la acción de los socialistas. Las luchas en curso, las perspectivas de más movilizaciones en el segundo semestre y las elecciones generales de 2010 serán espacios fundamentales para el fortalecimiento de una alternativa clasista y socialista a la crisis.

La LSR nació inserto directamente en estos procesos. Los compañeros de Goias llegaron al Congreso después una victoriosa movilización donde cientos de trabajadores sin tierra organizados en el movimiento "Tierra Libre" ocuparon durante cinco días la sede del INCRA en Goiânia.

Los militantes de la LSR que actúan en la oposición “Alternativa para la Lucha” en el Sintaema abandonaron el Congreso para levantar la huelga de los trabajadores de Sabesp en todo el estado de São Paulo, que comenzó el 26 de mayo. Los trabajadores luchan por alza de salarios y contra los despidos en la empresa.

En la USP, donde la huelga de los trabajadores había superado los 20 días cuando se realizó el Congreso, los militantes de LSR el día ayudaron a construir un gran acto el 25/05 de las universidades del estado de São Paulo en frente a la reunión del CRUESP en la rectoría de la USP.

Militantes de LSR en la región del Vale do Paraíba (SP), escenario de las grandes batallas contra los despidos de GM y Embraer, se estaban preparando durante el Congreso para luchar contra el Banco de Horas y otros ataques en las industrias de la región del sector de la alimentación , como Ambev.

Algunos compañeros no pudieron asistir al Congreso debido a la continua movilización, como fue el caso con los colegas que participan en la construcción de la huelga de los funcionarios municipales de Hortolandia (SP), donde una nueva capa de trabajadores que entran a la lucha directa por primera vez dan una señal de lo que puede suceder en varios municipios. La huelga de empleados de Campinas, Limeira y Taubaté también son ejemplos de este proceso.

Los militantes de la LSR Apeoesp (profesores de SP), en diferentes subsedes del sindicato está directamente implicada en la construcción de la huelga programada para el día 29 de mayo.

Militantes de LSR en el movimiento estudiantil en varias universidades participan en la elección de delegados al Congreso Nacional de Estudiantes que se celebrará entre el 11 y el 14 de junio y el Congreso de la UNE que ocurrirá en julio. En ambos espacios, los militantes de la LSR defienden una política de oposición a los sectores gobiernistas del sector del movimiento estudiantil y la necesidad de la unidad de todos los sectores independientes del gobierno en la lucha contra las políticas neoliberales en la educación.

La construcción de la unidad

El camino que condujo a la formación de la LSR es parte de un proceso más amplio de reorganización de la izquierda socialista después de la pérdida del PT como partido de lucha de los trabajadores.

La formación del PSOL que aglutina la mayoría de los sectores organizados de la izquierda que no capitularon a los beneficios del poder. Pero, el giro hacia políticas más moderadas, que tendían a repetir los errores cometidos por el PT en el pasado, causaron nuevos desplazamientos internos. Prácticamente todas las tendencias nacionales del partido sufrieron trastornos y surgieron nuevas corrientes extrayendo conclusiones de su experiencia.

De esta experiencia junto con la actuación práctica común en medio de un proceso de reorganización del movimiento sindical y popular, surgieron las posibilidades de un acercamiento político entre el SR y el CLS, además de el proceso que llegó a construir el bloque de Resistencia Socialista.

Después de por lo menos tres años de debates, iniciativas conjuntas y la construcción de una relación de confianza política, el Congreso de la Unificación y del SR y la CLS resultó en la construcción de una política de síntesis política y organizativa superior a las antiguas organizaciones. El LSR tiene el potencial para ser un polo de atracción para los amplios sectores de la militancia de izquierda y movimientos sociales que buscan una bandera limpia, socialista, de lucha, democrática y coherente.

La unificación fue la conclusión de una etapa importante en la lucha de la LSR por construir una nueva izquierda socialista que saque las lecciones de los errores del pasado.

Bases políticas sólidas

Las resoluciones aprobadas por el Congreso proveyeron una sólida base política para la formación de una nueva corriente. El LSR se presenta como una alternativa política socialista y revolucionaria basada en la lucha independiente de los trabajadores, internacionalista y claramente comprometidos con la construcción de espacios amplios para la recomposición de las fuerzas de nuestra clase.

Pero además de eso, el proceso de unificación demostró el compromiso de construir una nueva cultura política democrática, franca, honesta y tolerante en relación al debate político. En la crítica y el combate al burocratismo y el sectarismo en la izquierda brasileña, la nueva corriente busca erradicar los vestigios de prácticas que estalinistas, que afectan incluso a quienes se colocan en el campo anti-burocrático.

El estatuto votado define un concepto de organización militante, democrática, organizada por la base y volcada hacia la acción en la lucha de clases. El estatuto se preocupa de la formación y renovación de los cuadros políticos y una dinámica saludable de debate interno.

La decisión unánime de afiliación de la nueva organización al Comité por una Internacional de Trabajadores (CIT), refleja un compromiso con una práctica internacionalista y la reivindicación de esa organización internacional como una importante herramienta en la lucha estratégica por una Internacional revolucionaria de masas. Las distintas trayectorias del pasado no impiden la construcción de un proyecto internacional común en el presente y en el futuro.

El Congreso de unificación fue el escenario de un debate franco y abierto, que corona los esfuerzos de elaboración y debate del período anterior.

El nombre de la organización fue decidido a partir de varias posibilidades de combinar los tres elementos que expresa la idea del socialismo distinto del reformismo y claramente diferenciado de las terribles prácticas estalinistas. "Libertad, Socialismo y Revolución – LSR” fue la opción aprobada y recibida con entusiasmo por todos los delegados y observadores del Congreso.

Los planes establecidos apuntan a la publicación de un periódico llamado "ofensiva socialista" que tiene el objetivo de ser mensual a principios del próximo año. Pero además de eso, se esbozaron planes para una audaz ofensiva de comunicación usando la Internet para llegar a grandes sectores.

Los objetivos de crecimiento apuntan a consolidar bases fuertes en el sur, noreste y en Brasilia, y el crecimiento de nuestro trabajo en el eje San Pablo, Río de Janeiro, Minas Gerais. El Congreso aprobó una política de formación de militantes, incluyendo una Escuela Nacional de Formación de militantes junto con la Escuela Latinoamericana del CIT a principios del próximo año.

Las finanzas de la organización reflejan el carácter militantes y la clasistas de LSR. A diferencia de la práctica habitual de la izquierda brasileña, nuestra fuente de financiación es la contribución de militantes y las campañas entre los trabajadores.

La nueva corriente también actuará en la actual disputa política del Segundo Congreso del PSOL a través de la tesis "Poner el socialismo en el orden del día - poner al PSOL a la altura del momento histórico." Lucharemos por un programa socialista para el PSOL, su inserción en las luchas sociales por la democracia interna y por una política basada en la independencia de clase para el partido. Del mismo modo, nos esforzaremos en el fortalecimiento y desarrollo del Bloque de Resistencia Socialista estimulando un debate estratégico sobre el futuro del bloque.

Nuestra actuación en Conlutas buscará proseguir la construcción de la nueva central unificada con otros sectores para el primer semestre de 2010. Defenderemos el carácter no sólo sindical de la nueva central, sino también la incorporación de todas las organizaciones de lucha de los trabajadores, los movimientos populares y el movimiento estudiantil de orientación clasista.

Al clausurar el congreso cantando "La Internacional", los compañeros y compañeras presentes tenían claridad de haber dado un paso importante no solamente para sus trayectorias militantes si no para la reconstrucción de una alternativa socialista consecuente en Brasil.

No hay comentarios.: