sábado, 21 de febrero de 2009

Bolivia y Venezuela

.
Bolivia y Venezuela ¿Adónde van?
Sascha Stanicic, CIT, informa desde Brasil
.
En el segundo día de la Escuela Latinoamericana de CIT, la situación del continente fue objeto de debates. Aquí se encuentra el informe de las sesiones sobre Bolivia y Venezuela.
.
Adam Ziemkowski de Cochabamba presentó un informe acerca de los dramáticos acontecimientos que se desarrollaron en Bolivia en 2008. La lucha, que fue provocada por la toma armada de las instituciones estatales y la masacre de 20 campesinos, puso la cuestión de la revolución y la contra-revolución muy claramente en el orden del día. Adam sostuvo que el derrocamiento del capitalismo y una revolución socialista habría sido posible si hubiera habido una clara dirección revolucionaria marxista y la posibilidad de movimientos de masas que se desarrolló para la defensa de los movimientos sociales de los ataques de las fuerzas de la derecha en el país. Esto significa que Bolivia ha alcanzado una nueva etapa y que la relación entre el gobierno del MAS (Movimiento al Socialismo)de Evo Morales y los movimientos sociales y la clase obrera se ha desarrollado aún más. La conclusión de que Adán expuso a los más de 100 participantes de la reunión fue que los movimientos sociales y la clase obrera tiene que ser mucho más ofensivo y tienen que llevar adelante una lucha por cambiar la sociedad, en lugar de confiar en el gobierno. Adam hizo un recuento de los acontecimientos del año pasado, cuando la derecha pro-capitalista trató de destruir las fuerzas de los movimientos socials, el MAS y el gobierno para evitar la nueva constitución ejecutando en las provincias bajo su control un golpe, mediante la ocupación de edificios oficiales. Este ataque de la derecha fue respondido por una masiva movilización de las poblaciones indígenas y los trabajadores, que marcharon a Santa Cruz por decenas de miles de personas, poniendo la ciudad en de hecho en estado de sitio y obligando a la derecha a entrar en negociaciones. Sin embargo, las negociaciones no habrían sido necesarias si no hubieran sido propuestas por Evo Morales quien, en su típica manera reformista, intentó llegar a un compromiso con esas fuerzas que tratan de descabezarlo, en lugar de dar una dirección revolucionaria a la lucha de las masas , para completar el proceso revolucionario con el derrocamiento del capitalismo.
.
Adam sostuvo que en esta situación, las fuerzas reaccionarias se paralizaron y una revolución era posible. Sin embargo, Morales entró en las negociaciones que condujeron a nada más que una desmovilización de las masas. En esta situación, Alternativa Socialista Revolucionaria (ASR - CIT en Bolivia) presentó un programa para la organización democrática del movimiento de masas y una coordinación eficaz de la lucha a nivel local y nacional, a fin de que la lucha estuviera bajo el control y el liderazgo de las masas mismas. La ASR apoyó las ocupaciones de la tierra y fábricas que se estaban desarrollando y propuso que se ampliaran.
.
Unas semanas más tarde, cuando el Senado no quiso aprobar un referéndum sobre la nueva constitución, hasta medio millón de campesinos, jóvenes y los trabajadores marcharon al Senado para exigirlo. Esta fue una nueva movilización revolucionaria que terminó con una gran celebración, a lo largo de la noche, ya que Morales anunció la victoria. Como dijo Adam, "por la mañana llegó la verdad" - la revelación de que alrededor de 100 artículos se habían modificado en comparación con el proyecto original de la Constitución y que Morales, en algunas cuestiones decisivas,había cedido a las presiones de la derecha que representa las fuerzas de los terratenientes y el capitalismo. El cambio más importante fue sobre la cuestión de la propiedad de la tierra, la tierra donde las limitaciones no se hicieron con carácter retroactivo, para apaciguar las 100 familias que juntas poseen cinco veces la extension de tierra que poseen dos millones de campesinos pobres.
.
Adam explicó que no hubo apoyo para estos cambios entre las masas y que muchas personas inicialmente se opusieron a la constitución, pero luego cambiaron y llegaron a la conclusión de que todavía era un paso en la dirección correcta.
.
La ASR en el referendo constitucional pidió un «sí» y utilizó el lema de "vota SÍ, pero prepárate para luchar", explicando lo que habría sido posible con un claro liderazgo y estrategia. Pero los compañeros reconocen que la Constitución es una progreso que garantiza - al menos por escrito - los derechos básicos, como agua, alimentos, atención de la salud, un salario decente, educación y un hogar. Al mismo tiempo, ARS explicó que estos derechos sólo se cumpliran en la realidad si las masas luchan por ellos y la revolución socialista se lleva hasta el final.
.
La cuestión del voto por el SI crítico causó algunos debates, especialmente con miembros del Colectivo Libertad y Socialismo (CLS), una organización marxista que está en un proceso de fusión con la sección brasileña del CIT, que planteó la cuestión de si tal política realmente ayudaba o perjudicaba al movimiento de las masas. Grupos de ultra-izquierda en Bolivia llamaron a votar "no", como explica Adam, porque no ven diferencia entre Morales y los anteriores presidentes pro-capitalista. Esta opinión no es compartida por las masas, sin embargo, que entienden que Morales había entrado en conflicto con los capitalistas y terratenientes, porque él trató de implementar algunas reformas en el interés de las masas. La actitud conciliadora de Morales, dará lugar a un debilitamiento del proceso revolucionario, y sera una invitación para que las fuerzas de derecha traten de derrocar su gobierno en una etapa posterior.
Aunque el MAS sigue siendo el principal punto de referencia para la masa de los activistas, Adam llegó a la conclusión de que los marxistas deben estar dispuestos a llamar a la construcción de un partido marxista y revolucionario, y que los sindicatos y movimientos sociales sean controlados por las masas, a través de estructuras democráticas. Acabó con la optimista declaración: que las fuerzas del CIT, por pequeñas que sean, están bien posicionados para crecer en la nueva situación que se está abriendo.
.
Venezuela
En una segunda sesión, el sindicalista Johan Rivas, de Caracas, explicó los desarrollos de los acontecimientos en Venezuela, diez años después Chávez fue elegido como presidente. Él pintó un cuadro de una situación muy contradictoria, y dijo que a pesar de los progresos que hubo, especialmente en los campos del desempleo, la educación y la atención de la salud, existe un peligro real de que Chávez podría ser derrotado por el reciente fortalecimiento de la oposición de derecha. Sin embargo, el gobierno de Chávez es el gobierno más popular durante décadas. La llamada revolución bolivariana ha creado grandes esperanzas y expectativas entre las masas, pero como muchos problemas básicos no han sido resueltos y se ha producido el desarrollo de una gran burocracia, el descontento ha crecido recientemente. Esto se reflejó en los últimos años en el referéndum constitucional del año anterior, que fue la primera votación perdida por el sector de Chávez desde 1999, y también por las recientes elecciones locales, que fueron en general una victoria para los candidates Chavistas, pero con algunas posiciones importantes ganadas por la oposición.
.
El principal problema que Johan identificados en el país es la falta de participación popular en la toma de decisiones en la sociedad. Dijo que la revolución funciona de la siguiente manera: la población expresa algo, la dirección escucha, pero las masas no participan directamente en las medidas. Esto ha llevado a una fuerte burocratización y a la ineficiencia en la sociedad.
.
Si bien ha habido avances en algunos campos, en general, la situación social sigue siendo calamitosa. Johan dice que los movimientos sociales en general, han presentado demandas similares hace diez años. El desempleo ha disminuido, pero el número de empleos precarios ha crecido. La inflación en los precios de los alimentos es alta y el 80% de los salarios se gastan en alimentos. La industria alimentaria está controlada por cinco familias. La delincuencia y la violencia es otro gran problema que afecta a la vida cotidiana de la población.
.
Explicó que por razones históricas, Venezuela no tiene un movimiento obrero fuerte e independiente. Los sindicatos son débiles y también la recién formada Bolivariana federación sindical (UNT) es muy burocratizada. En su opinión, esta es una razón por la cual la derecha podría recuperar apoyo. Otros factores son la confusión ideológica en los movimientos sociales y la clase trabajadora en lo que se refiere a la cuestión de lo que es ‘el socialismo en el siglo 21’ debe ser, la burocratización del estado y también el inmensa énfasis en la figura de Chávez.
.
Johan dio una imagen mucho más crítica sobre el estado del nuevo partido PSUV que lo que se suele encontrar en los debates de la izquierda que tratan de presentarlo como una fuerza activa y democrática de masas. Aunque reclama más de cinco millones de miembros tiene muy poca participaci{on de la base. Por ejemplo, en el distrito de Johan de 500.000 miembros que fueron invitados a asistir a una asamblea general, sólo acudieron cien. También informó de las maniobras burocráticas para mantener las voces críticas del grupo venezolano del CIT, que forma parte del PSUV, lejos de un congreso del partido, a pesar de que han sido elegidos como delegados. En ese sentido, a pesar de su adhesión, el partido no ha hundido raíces profundas en las comunidades o de la clase trabajadora y las basa su existencia en el hecho de que es el partido de Chávez.
.
Johan también informó sobre la represión de los activistas sindicales. Recientemente, hubo más asesinatos de sindicalistas.
.
Su posición de apoyo crítico a la Revolución Bolivariana y al gobierno de Chávez deja al grupo del CIT, en esta etapa, en una situación relativamente difícil. Es atacado por la burocracia sindical por sus críticas. Sin embargo, el grupo progresa y recluta nuevos miembros a través de campañas sindicales en el sector de la salud.
.
En el debate, se plantearon varios puntos. Por ejemplo, la posición de pedir el voto "SÍ" en el referéndum que tuvo lugar el domingo fue cuestionada por algunos participantes. Se explicó que una victoria del "NO" sólo significaria un mayor fortalecimiento de la oposición de derecha capitalista.
.
Las perspectivas están abiertas para Venezuela, como Johan y otros explicaron. No puede excluirse que la crisis capitalista mundial que ya tiene un efecto sobre los programas sociales debido a que el ingreso de dinero del petróleo ha disminuido severamente, pueden empujar aún más el gobierno de Chávez a la izquierda sobre la base de la presión de masas desde abajo, o por más ataques perpetrados por el imperialismo y la oposición pro-capitalista. Pero también es posible que las fuerzas pro-capitalista puedan recuperar el poder sobre la base de la insatisfacción con la burocratización de la sociedad y un empeoramiento de la situación social. Pero también se hizo hincapié en que incluso esta hipótesis no significará el fin de la lucha o la polarización en la sociedad.
.
Socialismo Revolucionario, el grupo de CIT en Venezuela, exige la construcción de un movimiento socialista de trabajadores, la nacionalización de los bancos y las grandes empresas bajo el control democrático y la gestión de los trabajadores, para completar el proceso revolucionario, con el derrocamiento del capitalismo y para abrir la puerta al socialismo.

No hay comentarios.: