martes, 30 de agosto de 2011

CHILE: Las movilizaciones estudiantiles han puesto de rodillas al gobierno de Piñera.

Celso Calfullán
Socialismo Revolucionario Chile.


Los estudiantes chilenos llevan tres meses de movilizaciones masivas, cualquier marcha de menos de cien mil personas ya es considerada pequeña en Chile, la lucha de los estudiantes esta empezando a poner fin a cuatro décadas de abuso patronal.

No podemos olvidar que los empresarios chilenos fueron los principales promotores del golpe de estado de 1973 en Chile y desde ese fatídico día empezó un abuso brutal contra los trabajadores, primero fue el asesinato de dirigentes sindicales y la tortura masiva de cientos de miles de trabajadores chilenos, con el exterminio masivo de dirigentes sociales sembraron el terror y de esta manera los empresarios pasaron a la ofensiva, eliminando la mayoría de los derechos que tenían los trabajadores hasta ese momento, arrancado a los empresarios en décadas de luchas sindicales

La dictadura pro-empresarios privatizo la educación, la salud, la previsión, la construcción de viviendas sociales para los sectores más pobres de Chile, convirtieron todas las necesidades más básicas de la población en un gran negocio para los empresarios privados, Chile en base a la represión y la masacre fue convertido en el paraíso del neoliberalismo y en el ejemplo de un país “exitoso” y un ejemplo a seguir para otros países del continente, autodefinidos como los “jaguares” de América Latina y el laboratorio de la aplicación de las “exitosas” políticas neoliberales.
Todo ese triunfalismo era realidad para los empresarios y con suerte para el 10% más rico de la población, pero no para la mayoría de los trabajadores y pobres de este país, lo que llevo en los ochenta a masivas protestas populares en contra del régimen dictatorial. En estas luchas nuevamente fueron asesinados cientos de jóvenes que lucharon contra la dictadura, hasta ponerle fin a finales de esa década y lograr lo que en el noventa se definió como “la vuelta a la democracia”, algo que nunca fue real, dado que 21 años después todavía tenemos la Constitución de la dictadura y las leyes represivas de ese régimen, especialmente un Código Laboral, que persigue la organización sindical, siendo normal todavía que cuando los empresarios “descubren” la intención de los trabajadores de organizarse en sindicatos estos sean despedidos, sin ningún tipo de derechos.
A lo anterior hay que agregar un sistema electoral binominal totalmente fraudulento, pensado para defender los intereses de los ricos, que hoy también esta tocando fondo, la mayoría de la gente ya no se siente representada por los diputados y senadores que son elegidos en base a este sistema anti-democrático y prácticamente la mayor parte de la población en edad de votar ni siquiera esta dispuesto a ser parte de este fraude, demostrándolo no inscribiéndose en los padrones electorales.

Veinte años de gobiernos de la Concertación y cero cambios. 

EN 1989 los trabajadores votaron masivamente por la Concertación (alianza del PS, la DC, el PR y el PPD), para poner fin a la dictadura, sus leyes y las políticas económicas privatizadoras implementadas por Pinochet. Pero la realidad fue muy diferente, no solo no se cambiaron las políticas privatizadoras de la dictadura, sino que todo lo contrario, se continuo privatizando bajo los gobiernos de la Concertación, incluso se privatizaron empresas que no habían sido tocadas bajo la dictadura, como fue el caso del cobre, principal riqueza de este país, las sanitarias (aguas) y por supuesto se profundizo la privatización de la educación, que es la principal razón por la que hoy los estudiantes se están movilizando estos últimos casi cuatro meses y da la sensación por el momento de que no tiene fecha de termino.

Cuales son las razones por la que se están movilizando los estudiantes.

En mayo de este año los estudiantes se empezaron a movilizar contra el lucro y por una educación pública y gratuita para todos los estudiantes, pero esta demanda que parece simple y de fácil solución, no lo es por que ataca al centro neurálgico del sistema capitalista, en su versión neoliberal y por que ataca no solo de los intereses de los empresario dueños de los colegios o universidades privadas, sino que también de los bancos que ganan enormes intereses prestándole dinero a los estudiantes y sus familias, los jóvenes salen endeudados por los próximos 20 e incluso hasta 30 años, muchos economistas han llegado a la conclusión que terminar una carrera universitaria equivale a comprarse una casa con hipoteca, que más o menos los trabajadores pueden pagar en promedio en dos décadas.
Por supuesto todos los defensores del neoliberalismo han puesto el grito en el cielo y dicen que esto no es posible, que no hay dinero en Chile para hacer esto, entonces los estudiantes han exigido la renacionalización del cobre para obtener los recursos que se necesitan para una educación pública, gratuita y de calidad, esto termino por atragantar a todos los apologistas del capitalismo neoliberal, por que esto apunta directamente al corazón del sistema capitalista y ataca sus intereses y los del imperialismo y de un modelo que convierte en mercancía las necesidades más básicas de los trabajadores, sacando el máximo de lucro para sus bolsillos y cuentas bancarias.

El gobierno apostó a la represión y al desgaste del movimiento.

En el año 2006 (bajo el gobierno de Bachelet) hubo una lucha masiva de los estudiantes secundarios, que exigían prácticamente las mismas demandas que hoy están exigiendo los estudiantes y claramente fue el primer aviso de la tormenta que se venia en la educación, el gobierno de la Concertación y la derecha que hoy esta en el gobierno, lograron descarrilar este movimiento con todo tipo de promesas que serian solucionadas con sendas leyes en el Parlamento, algo que nunca llevaron a cabo y como los payasos terminaron culpándose unos a otros, con una Concertación que culpa a la derecha y esta última culpando a la Concertación, igual como están haciendo ahora.
Al igual que el año 2006 el gobierno de Piñera y los empresarios que lo acompañan en los ministerios apostaron al desgaste del movimiento, con negociaciones falsas en las que hacen como que escuchan a los estudiantes y luego mandan al Parlamento unas leyes que son más de los mismo, que como máximo le ofrecen mejores intereses bancarios a los estudiantes, lo que termino siendo solo un chiste de mal gusto para los jóvenes.
Pero esta vez los estudiantes aprendieron la lección del año 2006 y no piensan bajar la movilización sin obtener un acuerdo concreto con el gobierno y no le reconocen ninguna representatividad a los diputados y senadores, que claramente no los representan a ellos, al igual que el resto de la población que tampoco se siente representado en el Parlamento. Como alternativa los jóvenes han levantado la necesidad de realizar un plebiscito y que sea la gente la que decida que hacer con la educación y de paso también están exigiendo una Asamblea Constituyente, para reemplazar la actual constitución pinochetista, aunque la segunda alternativa tiene mayor apoyo entre los estudiantes, por que un sector importante de ellos no ven en el plebiscito la solución al conflicto.
Junto con las supuestas negociaciones, el gobierno hecho mano a una brutal represión, la policía militar chilena (fuerzas especiales) fue sacada masivamente a las calles, para apalear estudiantes, desalojarlos de las facultades y liceos en toma, mojarlos con los carros lanza aguas y airándoles gases lacrimógenos en grandes cantidades, para tratar de impedir sus marchas, llegando incluso a asesinar (en la noche del 25 de agosto) a un joven (secundario) de 16 años, Manuel Gutiérrez Reinoso, que se encontraba empujando la silla de ruedas de su hermano invalido, en la comuna de Macul en Santiago, los familiares y amigos que lo acompañaban, han dicho que los que dispararon fueron miembros de las fuerzas especiales de carabineros. La brutal represión ha surtido el efecto contrario al esperado por el gobierno, los estudiantes han elevado el nivel de su lucha y no sienten ningún temor de enfrentarse a las fuerzas represivas del gobierno de Sebastián Piñera.

El terror de la dictadura no surte efecto entre los jóvenes.

Es importante recordar que los jóvenes estudiantes que hoy están movilizándose en las calles tienen en promedio poco más de 20 años y para ellos la dictadura es historia y no tienen en su mente el miedo a la represión de las generaciones pasadas y tampoco surte efecto en ellos las amenazas veladas y abiertas que usa el presidente Piñera, que a dicho que debemos recordar “en que termino anteriormente la división en nuestro país”, en clara alusión al golpe de estado de 1973. Estas mismas amenazas ya fueron usadas antes por la Concertación para frenar a los trabajadores cuando estos se movilizaban, les recordaran abiertamente la posibilidad de la vuelta a la dictadura si no había “paz social”, un chantaje usado frecuentemente en los primeros años de la “vuelta a la democracia” cuando los trabajadores exigían a los gobiernos de la Concertación que cumplieran con las promesas realizadas antes de poner fin a la dictadura, hoy con estas valientes movilizaciones de los estudiantes, se pone fin a la paz de los cementerios y al chantaje de los empresarios sobre la necesidad de la paz social, esta claro que ellos la necesitan para mostrar un país ordenado para que los imperialistas inviertan en Chile y ellos puedan agarrar su tajada.

El llamado a Huelga General del 24 y 25 de agosto de la CUT. 

Este 24 y 25 de agosto, había un llamado de la CUT a una Huelga General de dos días, pero para ser correctos en el análisis y con lo que realmente ocurrió, debemos decir que estos dos días no hubo un Paro General propiamente tal, pero si una masiva protesta a nivel nacional donde la mayoría de los manifestantes eran jóvenes estudiantes y de hecho en el primer día la concentración de las movilizaciones fue en las cercanías de las facultades ocupadas por los universitarios y de los liceos tomados por los secundarios.
Esto se explica primero por que la CUT agrupa fundamentalmente a los trabajadores del Estado, los trabajadores de los ministerios (además es necesario decir que un alto porcentaje de estos trabajadores no tienen contrato, sino que trabajan a honorarios y que en muchos casos han sido puestos ahí por los partidos que están en el gobierno), los trabajadores de la salud y los profesores, conforman su columna vertebral, pero no organiza a la mayoría de los trabajadores del sector privado y lo que es más importante la baja sindicalización de los trabajadores chilenos, dada las leyes laborales represivas que todavía se conservan de la dictadura.
Pero además tenemos otro problema que es central y tiene que ver con el casi nulo prestigio que tiene la dirección de la CUT, encabezada por Arturo Martinez, que al igual de la mayoría de las Instituciones como el gobierno, el Parlamento, la Iglesia Católica, los partidos tradicionales del sistema, la CUT cuenta con un bajo apoyo entre los trabajadores, que la ven como algo ajeno a ellos.
Pero esto no significa que las demandas que plantea la CUT no tengan apoyo entre los trabajadores, muchos de los que a pesar de todos los inconvenientes igual se dirigieron a sus lugares de trabajo y cuando fueron entrevistados por la TV y las radios, ellos decían que apoyaban el llamado a movilizarse, pero que ellos no podían faltar a su trabajo, por que los despedirían y dado el alto nivel de endeudamiento que tienen con las casas comerciales y los bancos esto seria algo grave para ellos y sus familias.

Es necesario organizar una huelga general en serio.

La dirección de la CUT todos los años hace un llamado a Huelga General, pero luego no hace nada concreto por organizar y construir una movilización de este tipo, la rabia y la bronca contra el sistema es algo real, pero para que los trabajadores den el paso para ser parte de una huelga de estas características, deben sentir que el llamado es en serio y ver a los dirigentes jugándosela de verdad por la movilización.
Para organizar una Huelga General se requieren varios pasos previos y no basta un simple llamado y ponerle fecha, se requiere que los trabajadores levanten comités pro-huelga en los lugares de trabajo, cuya principal tarea debe ser convencer a la mayoría de los trabajadores de la justesa de esta medida, realizando asambleas de base y un trabajo permanente, que contrarreste las amenazas de los patrones y el gobierno de turno, junto con lo anterior también es necesario organizar los comités pro-huelga en las universidades y liceos y dado el bajo nivel de sindicalización que existe entre los trabajadores, hay que organizar a estos en las poblaciones donde viven, no debemos olvidar que cada trabajador es a sus vez un poblador.
Luego viene la coordinación a nivel territorial, regional y nacional, es necesario levantar Asambleas Territoriales que coordinen a los comités pro-huelga de los trabajadores, de estudiantes y pobladores, las organizaciones territoriales son las más efectivas, esto se demostró históricamente cuando los trabajadores construyeron los Cordones Industriales para defender de mejor manera los intereses de los trabajadores. La coordinación también se debe replicar a nivel Regional y nacional.
Necesitamos construir una alternativa política de los trabajadores.
Dado el rol nefasto que han jugado todos los partidos tradicionales, no debemos olvidar que ellos son parte del sistema, gobierno y Concertación hoy no pasan de ser dos caras de una misma moneda, ambos defienden el actual sistema y son los que han implementado y beneficiado del actual sistema educacional que permite el lucro, de hecho muchos de los principales dirigentes o militantes de estos partidos son los dueños de las universidades y colegios privados subvencionados, ellos son los que tienen al país metido en una grave crisis social, que solo se explica por la avaricia de todos ellos, partiendo por el actual presidente del país, que solo esta dispuesto a dictar leyes que beneficien sus propios intereses y los de sus socios empresarios.

Lamentablemente el Partido Comunista(PC), que podría haber jugado un rol diferente, solo le interesa ser parte del actual sistema, ellos tienen a los principales dirigentes del Colegio de Profesores y de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech) y de la Confech, pero en vez de impulsar el movimiento se han dedicado a negociar con el gobierno de Piñera e intentar frenar las luchas estudiantiles, acusando de ultrones al resto de los dirigentes que se oponen a sus políticas y se la jugaron por sacar las demandas más anti-sistémicas, como fue bajar la demanda de la renacionalización del cobre y la necesidad de una Asamblea Constituyente, ellos quieren mostrarse frente al gobierno y la Concertación como un partido “respetable” y “confiable” para el sistema.
Nada se puede esperar de los partidos que integran la Concertación y el PC, solo nos queda la urgente necesidad de construir una nueva alternativa política de los trabajadores, que este dispuesto a romper con el sistema y defender los intereses de los trabajadores y de los jóvenes estudiantes que hoy están luchando contra el lucro, la desigualdad y las injusticias. Esta nueva organica debe plantearse claramente terminar con el actual sistema de injusticias y construir una sociedad mas justa, igualitaria y solidaria, desterrando para siempre el lucro y la avaricia de unos pocos.


No hay comentarios.: