miércoles, 15 de abril de 2009

Buró Europeo del CIT, 2009

Crisis capitalista conduce a una nueva era política

Construyendo las fuerzas del socialismo en un nuevo período

Danny Byrne, Comité por una Internacional de Trabajadores.

Del 30 de marzo al 1 de abril de 2009, el CIT tuvo una muy fructífera reunión del Buró Europeo en Londres. Representantes de 16 de las secciones europeas del CIT se reunieron para discutir el desarrollo de la situación económica y política en Europa durante el último año de crisis capitalista, y las tareas en relación a la construcción de apoyo a las ideas socialistas y el CIT.

Los últimos meses y semanas se han caracterizado por fuertes y fundamentales cambios, tanto en lo que respecta a la caída dramática en la economía europea y mundial; y las actitudes sociales y políticas predominantes en la sociedad, especialmente entre la clase obrera y los jóvenes. La reunión se inauguró con un amplio debate sobre la devastadora crisis económica mundial y sus repercusiones en Europa (véase el Análisis y Comentario del CIT: Una profunda crisis del capitalismo, Kevin Parslow).

Durante el debate, orador tras orador esbozó la transformación completa de la situación económica, que en muchos países ha pasado de un auge sin precedentes a una espectacular caída, en cuestión de semanas. La escala y profundidad de la crisis económica ha sido tal, que la serie de paquetes de rescate masivo (tanto como el 10% del PIB en el Reino Unido) para los bancos e instituciones financieras, que los gobiernos europeos han aplicado, no han aportado estabilidad a la situación.

Inevitables batallas de clases

Como la respuesta de los gobiernos europeos a la crisis ha demostrado, cualquier solución a la crisis en sus condiciones involucra a la clase trabajadora y los jóvenes, que no tienen parte en la crisis, pagando su precio. Se trata de un feroz asalto sobre los servicios públicos, con recortes de presupuesto como se ha visto en Irlanda, Italia, Francia y otros países; donde la educación, la salud y otros servicios son atacados y socavados. La inyección de efectivo entregado tan fácilmente a los grandes bancos y las instituciones financieras en crisis, no han sido puestos a disposición de los trabajadores amenazados por el desempleo, recuperaciones de casas, etc. La reunión del Buró Europeo escuchó las perspectivas del regreso de un desempleo masivo en Europa, con espectaculares aumentos en el número de prestaciones. En algunos países, el rápido desarrollo del desempleo masivo ha tenido una especie de “efecto paralizante” en la mayoría de la clase trabajadora. Muchos trabajadores, incluso todavía mantienen la esperanza de que la crisis será de corta duración. Sin embargo, como la realidad de la situación – un extenso período de recesión económica – golpee en casa, la absoluta necesidad de luchar para defender y mejorar los niveles de vida, será concluida.

Como los informes de la reunión del Buró Europeo han demostrado, esta situación ha llevado al desarrollo de un fuerte y emergente ánimo anticapitalista y anti-ricos en Europa; así como se desarrolla la ira contra la crisis y los ataques a los niveles de vida, que han sido impulsados sobre la mayoría por la élite dominante codiciosa e irresponsable. Esta ira ya se ha manifestado en el desarrollo de luchas en un importante número de países europeos. Oleadas de huelgas nacionales en Francia, Italia y Grecia, así como el movimiento de masas que se ha desarrollado en Irlanda contra los ataques del gobierno, refleja una renovada militancia de los trabajadores y jóvenes, que han sido obligados a luchar en respuesta a los ataques contra sus condiciones de vida. Ocupaciones de lugares de trabajo en Irlanda y Gran Bretaña, y el secuestro de gerentes en Francia, que han tenido lugar en defensa de los puestos de trabajo; indican la voluntad de la clase trabajadora para luchar, a pesar de los dirigentes sindicales, que a menudo actúan como una barrera para una resistencia eficaz en una serie de países. Así como la situación se desarrolle aún más, mayores batallas de clase entre los jóvenes y trabajadores organizados en defensa de sus intereses, y los patrones y gobiernos tratando de hacerlos pagar por sus crisis; son inevitables en toda Europa y más allá.

Capitalismo desacreditado

La reunión del CIT examinó también el enorme impacto que la crisis económica ha tenido en el panorama político de la mayoría en la sociedad. La ideología del capitalismo de libre mercado ha sido totalmente desacreditada, sus políticas han llevado, obviamente a la ruina. Los capitalistas han sido obligados a abandonar esas políticas en una medida, en favor de la intervención del estado Keynesiano (en algunos casos nacionalización), en sus desesperados intentos para salvar el sistema. Sin embargo, estas medidas han sido implementadas en el interés de los ricos, con bancos nacionalizados en muchos países…sin ningún intento por aliviar la carga de la crisis de crédito sobre las familias trabajadoras.

La reunión discutió la necesidad de que los socialistas contrapongan un programa de verdadera nacionalización socialista, bajo el control democrático de los trabajadores y la población en general. La nacionalización sobre estas bases no debe limitarse a los bancos e instituciones financieras, sino que también debería ser aplicado en la industria, en particular a aquellas industrias que amenazan de despidos masivos. La demanda de abrir los libros de las empresas que amenazan con despidos, también fue enfatizada. Estas cuestiones se plantean de forma particularmente aguda en la industria automotriz, donde una crisis de sobreproducción ha llevado a extensos ataques contra los trabajos y condiciones en Europa. En la reunión se examinó la necesidad de presentar un programa a nivel internacional por la nacionalización de la industria automovilística bajo el control y gestión de los trabajadores, que podría proteger los puestos de trabajo y las condiciones; y también ayudaría a combatir el desempleo masivo mediante la creación de trabajo socialmente útil en el desarrollo de un transporte sustentable y alternativo. El desarrollo de programas de obras públicas para proporcionar empleos y servicios muy necesarios, es una cuestión que también debe ser planteada.

En contraste con la incapacidad de los dirigentes sindicales en muchos países, un programa militante de acción también necesita ser impulsado. Acciones militantes, como ocupaciones del lugar de trabajo puede forzar el interés de los trabajadores en la agenda, y planteando también, la cuestión del control obrero. Demandas por una huelga general también son cruciales en este período, pues representan la unidad de clase para resistir contra la patronal y el gobierno, además de servir como un recordatorio de la inmensa fuerza de la clase trabajadora organizada.

Construyendo la alternativa socialista

El entendimiento entre una amplia capa de personas, de que el capitalismo es incapaz de asegurar un nivel de vida decente o empleo estable, ha llevado a un cuestionamiento del sistema y el inicio, entre capas importantes de personas, de la búsqueda por una alternativa. El regreso de Karl Marx a las páginas y comentarios de la prensa capitalista, se informó por oradores procedentes de muchos países. En Alemania, por ejemplo, las estadísticas muestran que el número de personas, especialmente jóvenes, que leen a Marx se ha disparado. Esta situación se ha reflejado en una mayor apertura a las ideas marxistas del CIT en toda Europa.

Las elecciones al Parlamento Europeo, que se celebrará en junio, será una oportunidad para los jóvenes y trabajadores para registrar su enojo y oposición en todo el continente. Ya, las encuestas de opinión indican que los partidos gubernamentales en algunos países serán diezmados. Varias de las secciones europeas del CIT participarán en las elecciones, presentando una alternativa socialista de los trabajadores ante la crisis de la Unión Europea (UE) de los patrones. En Suecia y Bélgica, el CIT está participando en alianzas electorales – “Iniciativa de los Trabajadores” en Suecia y en LCR / PSL en Bélgica – con el fin de maximizar el potencial de un programa viable de una alternativa de los trabajadores. En Gran Bretaña, el Partido Socialista está participando en el "No2EU (No a la UE) - Sí a la Democracia", iniciativa encabezada por el Sindicato de trabajadores del Transporte ferroviario y marítimo (RMT), lo que representa un paso importante en la lucha por una representación política de la clase obrera.

La necesidad de construir nuevos partidos de trabajadores de masas, para dar una voz política a las luchas de los trabajadores y los jóvenes, que podría abogar por una alternativa socialista, se destacó en la reunión. Se ha producido el desarrollo de nuevos partidos de izquierda con el potencial para desempeñar un rol en algunos países. El CIT participa en estas formaciones, tales como el Nuevo Partido Anticapitalista en Francia, El Partido de Izquierda en Alemania y SYRIZA en Grecia. Sin embargo, si estos partidos son para desarrollar aún más y ganar el apoyo de la masa de los trabajadores y jóvenes, ellos deben basarse en sus luchas y presentar una clara y viable alternativa socialista a la crisis capitalista. La cuestión del racismo será enfrentada cada vez más por los socialistas en este período, mientras el capitalismo trata de enfrentar unos trabajadores contra otros, para dificultar una lucha eficaz de resistencia. La aparición de la amenaza de la extrema derecha en algunos países, como Austria en el pasado reciente, plantea con urgencia la necesidad de una fuerza que puede cortar el desarrollo de la extrema derecha y el racismo; apelando a los trabajadores y jóvenes en base a una unidad de clase, en la lucha contra los efectos de la crisis.

Una característica de la nueva situación en Europa en los últimos meses de 2008 ha sido el surgimiento de las luchas de masas de jóvenes. El impacto de la crisis, y el lanzamiento de un ataque en dos frentes sobre los puestos de trabajo y la educación por la patronal y los gobiernos, ha llevado a una profunda radicalización de los jóvenes. Esto llevo al poderoso movimiento de diciembre último en Grecia, así como a los movimientos militantes contra los ataques a la educación en Italia, Francia, España y otros lugares. Esta radicalización continuará en el próximo período, así como una capa de jóvenes busque por una alternativa al sistema capitalista, incapaz de darles un futuro digno. Resistencia Socialista Internacional (RSI), una organización juvenil socialista iniciada por el CIT, puede desempeñar un papel importante como un estandarte internacional para los jóvenes que quieren luchar contra el capitalismo y sus ataques.

Los compañeros dejaron la reunión confiados de las oportunidades que se presentarán para el socialismo y el CIT en este nuevo período. El reclutamiento para el CIT ha crecido rápidamente en muchos países, incluyendo Inglaterra y Gales, donde se ha duplicado en los últimos 6 meses. En la reunión se acordaron audaces objetivos e iniciativas para ampliar el alcance del CIT, incluyendo hacia nuevos países. También se acordó ampliar la capacidad financiera y organizativa del CIT, en orden a aprovechar al máximo el próximo período. En las luchas y movimientos que inevitablemente se desarrollarán, así como la clase trabajadora se resiste a los intentos de hacer pasar el costo de la crisis sobre sus hombros; el socialismo y el marxismo vendrán firmemente de vuelta en la agenda. En este contexto, los próximos meses y años potencialmente verán al CIT desarrollarse como una fuerza decisiva, tanto en Europa como internacionalmente.

No hay comentarios.: