lunes, 8 de septiembre de 2008


El conflicto entre Georgia y Rusia trae el desastre para la clase obrera de la región. Declaración sobre Osetia del sur
CWI en CIS (antigua Unión soviética), Traducido por Luis Montilla, España
Al comenzar los Juegos Olímpicos en China, que atrajeron la atención de los medios de comunicación mundiales, el conflicto sobre el reconocimiento de la república de Osetia del Sur en Georgia explotó en un conflicto militar abierto. El presidente proamericano de Georgia, Mijail Saakashvilli, envió tropas para atacar Tskinvalli, la capital de Osetia del Sur, y otras zonas lo que supuso, de acuerdo con el presidente de Osetia del Sur, la pérdida de 1000 vidas. Al menos 15 soldados de mantenimiento de paz rusos que se encontraban en Osetia del Sur, murieron. En respuesta, Rusia envió sus tanques y comenzó los ataques aéreos, no sólo sobre las tropas georgianas sino, de acuerdo con Saakashvilli, sobre bases aéreas, puertos e incluso áreas civiles fuera de Osetia del Sur. Saakashvilli ha declarado que Georgia se encuentra en "estado de guerra" y está llamando a los reservistas.
Muchos residentes en Osetia del Sur, sin duda, verán la intervención de las tropas rusas como la defensa de la pacífica población de Osetia del Sur frente a la agresión del ejército georgiano. Sin embargo, como la experiencia de los sangrientos conflictos étnicos en la antigua Yugoslavia y en otras partes muestra, el uso de tropas no garantiza la seguridad de los ciudadanos pacíficos. La "misión de mantenimiento de paz" rusa que se encontraba en Osetia del Sur falló y el actual conflicto amenaza con extenderse a las cercanas repúblicas que carecen de reconocimiento oficial tales como Abjasia y Naborno Karavak. El Caucaso se enfrenta a la amenaza de una guerra en toda la región con la posible involucración de otros poderes mundiales.
Los poderes tanto en Rusia como en Georgia usarán este conflicto para sus propios fines. El Kremlin culpará a los georgianos comunes, el régimen de Saakashvilli culpará los rusos comunes y la gente que sufrirá, como siempre, será la gente común, osetios y georgianos. En el próximo periodo habrá una nueva campaña racista contra los georgianos en Rusia. Pero son estos poderes los culpables de la muerte y la destrucción. Estas medidas serán usadas para dividir étnicamente a los pueblos de Georgia, Rusia y Osetia del Sur. No podemos permitir que defiendan sus intereses a expensas de la gente corriente.
Llamamos a todos los trabajadores y activistas de izquierda en Rusia, Georgia y Osetia del Sur, y por supuesto, de otros países, a pedir que las actividades militares sean inmediatamente detenidas. Los obreros no pueden fiarse de las acciones incontroladas de sus gobiernos o de la intervención de fuerzas exteriores para resolver el conflicto. Únicamente pueden confiar en sus propias fuerzas.
Por la inmediata detención de las actividades militares y la retirada de las tropas de Osetia del Sur.
Por el derecho de Osetia del Sur y de otras repúblicas sin reconocimiento a su autodeterminación sin intervención militar.
Por la unidad de las masas trabajadoras en Georgia, Rusia y Osetia del Sur para derribar a aquellos gobiernos que hacen la guerra contra la gente común.
Por el establecimiento de gobiernos que defiendan los intereses de los trabajadores, la superación de la pobreza y la garantía de la paz en la región. Por una federación democrática y socialista en el Caucaso.

No hay comentarios.: