jueves, 11 de febrero de 2010

España

Una legislación local anti-inmigrantes provoca debate nacional en una España en plena crisis.

Por la unidad de los trabajadores contra los patrones y del gobierno!

Marc Puyol

En enero, lo qué paso en Vic, una pequeña ciudad catalana cerca de Barcelona, llevó el tema de la inmigración al centro de atención en todo el estado español. Esto fue provocado por una decisión controvertida hecha por el Ayuntamiento de Vic, que implicaba que todos los inmigrantes indocumentados serían excluidos de registrarse como habitantes de Vic, a pesar de que la inscripción en el censo municipal es un derecho constitucional en España. Esto tendría el efecto de excluir a la población inmigrante de la ciudad (que representa alrededor del 25% del total de habitantes de la ciudad) de los servicios públicos básicos como la salud y la educación.
Esta decisión fue aplaudida por comentaristas de derecha en Cataluña y en todo el estado español. El principal argumento del Consejo municipal para justificar la medida era parar "la migración irregular", y así luchar contra el «racismo» creciente de la población local hacia los inmigrantes.
El principal partido de la oposición derechista española, el Partido Popular (PP) se abstuvo de apoyar plenamente esta decisión. Estaban limitados por su bien conocido "fetichismo" con respecto a la Constitución española. Durante el gobierno de Zapatero (PSOE, desde 2004), casi todas las leyes aprobadas por el Parlamento fueron contrarrestadas por el PP, que catshnhnhnhnhnlificó las políticas del gobierno como "inconstitucionales" y retó a las decisiones del Parlamento en varias ocasiones en los tribunales. La descaradamente "inconstitucional" naturaleza de la decisión Vic les impedía apoyarla de manera explícita.
Sin embargo, han utilizado el debate que desató la decisión de Vic, para actuar como defensores de la reforma de las leyes de inmigración más estrictas, con el líder del PP en Cataluña, afirmando que "no queda espacio". Esta es precisamente la razón por qué la decisión aprobada por el ayuntamiento de Vic, con una medida similar implementada en Torrejón de Ardoz (un municipio de Madrid, dirigido por una administración PP), representa una evolución peligrosa.

Los peligros de la xenofobia

Según una encuesta, la inmigración ocupa el noveno lugar en una lista de "preocupaciones" de los ciudadanos de Vic. Se podría argumentar que el ayuntamiento debería abordar más apremiantes “preocupaciones” de los ciudadanos, es decir, el desempleo masivo y la caída del nivel de vida, como los intentos capitalismo español para descargar el costo de la crisis causada por los especuladores, cuya codicia imprudente hizo estrellar la economía, sobre los hombros de los trabajadores y la juventud. El gobierno local de Vic, sin embargo, se sitúa en la "centro-izquierda", con una coalición que incluye el PCS (Partido socialista catalán) y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC).
¿Por qué, pues, esta medida, y por qué en un lugar como Vic? ¿Cuál es la agenda real, y por qué los llamados "progresistas" quieren aprobar una medida xenófoba y antidemocrática?
España ha sido afectada por grandes olas de inmigración en el último período. Su ubicación geográfica y el hecho de que és el unico pais de habla española en Europa, contribuyó a una afluencia masiva, ya que millones huyeron de las condiciones de pobreza de África del Norte y América Latina. Vic es una ciudad que ha visto un rápido crecimiento en su población inmigrante. Alrededor de un cuarto de la población de Vic se compone actualmente de los inmigrantes. En este escenario, con la crisis, y los problemas sociales aumentando diariamente, el peligro de que inmigrantes sean el chivo expiatorio, y el aumento del sentimiento xenófobo, es inherente a la situación.
Vic se convirtió en un bastión de 'Plataforma per Catalunya', un partido racista con sede en Cataluña. El ayuntamiento actual afirma que, con el fin de detener el aumento del racismo promovido por este partido, "mejorar" los controles de inmigración son es necesario. También espera que la medida ayudaría a combatir la impopularidad del alcalde y del gobierno local, contra la ira significativa ha desarrollada recientemente.
Está claro de qué tipo de medida se trata. Al igual que la prohibición del uso del velo musulmán en lugares públicos, en países como Bélgica o Francia, o, aún más drástico, la prohibición de las torres minarete en Suiza, este es un claro ejemplo de una política que refleja la presión de la extrema derecha sobre los partidos tradicionales pro-capitalistas.
El fracaso constante de las políticas neo-liberales sucesivas del PP sucesivas, y, en particular, la impotencia de los gobiernos del PSOE han hecho que el establecimiento político español periera apoyo. El PSOE ya no se ve por la gran mayoría de los trabajadores y los jóvenes, de ninguna manera como un partido que representa y defiende sus intereses. La ausencia de una alternativa viable de izquierda en esta etapa, significa que populistas y xenófobos, que se presentan como "alternativas", han obtenido cierto apoyo.
Frente a perder aún más votos, muchos de los partidos tradicionales en Europa, incluidos los ‘socials-democratas’, que están defensores del capitalismo, han adoptado elementos de los programas represivos y racistas de la extrema derecha, con el fin de tratar de aumentar su apoyo.
Esto es algo completamente diferente a "detener el racismo dando a la gente una razón para no serlo aun más", lo cual pretende la coalición de Vic para su motivación de la medida. Ellos no han hecho ningún intento de hacer frente a cualquiera de los problemas sociales que forman las bases para el sentimiento xenófobo. Esta burguesia, en muchos países, se ha mostrado ansiosa de culpar a los inmigrantes, con el fin de desviar la culpa de los problemas sociales de las políticas y el sistema capitalista que ellos representan.

Unidad de los trabajadores es vital

Esto da lugar a más divisiones entre la clase trabajadora, que también sirve a los intereses de los empresarios y sus partidos. Sin embargo, los trabajadores inmigrantes y españoles tienen los mismos intereses:
derrotar a la política anti-social y los ataques contra los trabajadores del gobierno y dar resistencia a sus intentos de hacerles pagar la crisis capitalista. Esta lucha requiere la construcción de una alternativa en forma de un partido de masas de la clase obrera y la juventud, con la capacidad de cortar a través el crecimiento de la extrema derecha, gracias a un programa para una lucha unida contra los patrones y el gobierno y para luchar para una alternativa socialista al capitalismo.
La población inmigrante de Vic respondió a los ataques del Consejo de una manera muy constructiva. Se han organizado reuniones públicas para explicar su situación, y dicen claramente que esta medida sólo puede dividir aún más a la población de Vic, ya que todos se enfrentan a problemas similares.
Aunque el consejo de Vic se ha visto obligado a dar marcha atrás en sus propuestas, después de ser tomado a la tarea por el gobierno y los tribunales, la debacle de Vic ha puesto de manifiesto el potencial de los inmigrantes y los trabajadores 'nativos', en toda Cataluña y el Estado español.
Los partidos populistas de derechas son quienes profitaran del ejemplo de Vic en el próximo período. En ausencia de una alternativa viable a la izquierda, hay un peligro real de que este tipo de políticas podría ser popular entre una parte de la clase obrera española, que se encuentra bajo una enorme presión por los efectos de la crisis, que han golpeado duramente y en particular a España, con un desempleo de más del 20%, y hasta un sorprendente 43% de los jóvenes entre 16 y 25!

Construir una alternativa socialista

El gobierno de Zapatero ha demostrado ser incapaz de luchar contra la crisis, operando dentro de los límites del capitalismo. En la solución del gobierno ante la crisis y el enorme déficit público, podemos estar seguros de que la mayoría de los que pagaran no serán los banqueros, especuladores y los grandes empresarios, que hicieron caer la economía española y han arrojado millones en “la chatarra de desempleo”. Desde el punto de vista del capitalismo, cualquier solución será sobre la base de grandes ataques al nivel de vida de la mayoría, incluidos los recortes de “corte y quema” en los servicios públicos y ataques a los derechos de los trabajadores a través de la «reforma» de la legislación laboral, haciendo más fácil y más barato despedir a los trabajadores. Las propuestas del gobierno anunciados la semana pasada para aumentar la edad de jubilación a los 67 y el ataque a los derechos de pensión son una pequeña muestra de lo que está por venir. Sin embargo, por desgracia para Zapatero y los jefes, este tipo de ataques va a provocar una remontada poderosa de la clase obrera.
Para evitar que las medidas como en Vic se propaguen por todo el país, y para luchar contra los despidos, la privatización y las reformas del gobierno en pensiones, etc, una alternativa es necesaria. Un partido obrero "real" podría unir a la lucha contra la crisis y sus efectos, y acabar co el aumento del racismo y la división. La situación en España ha puesto de manifiesto la incapacidad del capitalismo para satisfacer las necesidades de la mayoría de la población. El siguiente periodo ofrece un futuro sombrío para la mayoría en España, con el desempleo masivo y el descenso de la calidad de vida, a la que el capitalismo no tiene respuestas, sino sólo más ataques. La abolición de la economía de casino capitalista, que esta llevando a la sociedad española a la ruina, y su sustitución por un sistema socialista democrático, es la única alternativa capaz de garantizar un futuro digno para los trabajadores y la juventud. El CIT está luchando para construir las fuerzas del socialismo y del marxismo en España, para el caso de una transformación fundamental hacia la sociedad socialista.

Exigimos:

-No al racismo y la xenofobia!
-Para la legalización de los trabajadores inmigrantes! Por el derecho a la salud, educación, vivienda y otros servicios públicos para todos!
-Trabajo, viviendas y servicios públicos, no al racismo! Construir una lucha unida de los inmigrantes y los trabajadores 'nativos' contra el desempleo masivo y los bajos niveles de vida
-¡Para la sindicalización de los trabajadores inmigrantes!
-Construir un partido obrero de masas que representa los intereses de los trabajadores y la juventud, para luchar por un cambio socialista y aturar la extrema derecha.
-Para una huelga general de 24 horas contra las propuestas de reforma de pensiones y otros ataques del gobierno. El comienzo de un movimiento unido contra los patrones y el gobierno. Nosotros no pagaremos por su crisis!
-Nacionalizar los bancos y el sector financiero, bajo el control democrático de la clase obrera, para financiar programas de obras públicas a gran escala para crear empleos de utilidad social, y fondos para servicios públicos de calidad!
-Para una economía socialista planificada democráticamente y por utilizar los recursos y la riqueza de la sociedad para garantizar un futuro digno para todos, y no alimentar a los beneficios de los super-ricos!


No hay comentarios.: