lunes, 1 de diciembre de 2008

A las familias de Richard Gallardo, Luis Hernández y Carlos Requena,
A sus compañero/as de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT-Central sindical) del Estado Aragua, y de la Unidad Socialista de Izquierda (USI),
A la Unión Internacional de Trabajadores – Cuarta Internacional (UIT-CI)

Compañeros,



Queremos manifestarles toda nuestra solidaridad y nuestra más profunda simpatía en estas horas trágicas. Cuando conocimos la noticia de los asesinatos de tres jóvenes cuadros, luchadores, del movimiento obrero en Venezuela, sentimos estupor e indignación. Les queremos agradecer todas las informaciones que nos han hecho llegar sobre los crímenes, que hemos reproducido prontamente en nuestra prensa por Internet (http://correosemanal.blogspot.com), para difundir la noticia entre nuestros lectores, y colaborar a evitar cualquier intento de bajar el perfil a los acontecimientos.





Se trata de sucesos de la máxima gravedad. No podemos tolerar que estos crímenes brutales queden impunes, desde ya unimos nuestras voces a todos los que exigen investigación y castigo ejemplar a los sicarios que cometieron los asesinatos, y también a sus instigadores intelectuales y los que contrataron a los criminales.



El clima de represión contra los obreros sin duda ha jugado un papel en los asesinatos, en especial la dura represión policial "contra los 400 trabajadores de la multinacional de productos lácteos Alpina, de propiedad de colombianos, quienes se encontraban en conflicto. Los obreros de Alpina permanecían tomando la planta por incumplimiento del contrato y una amenaza de la patronal de cierre de la empresa. Al mediodía del jueves 27 la policía entró, reprimiendo salvajemente y desalojando a los obreros. Más tarde, con la solidaridad de la UNT encabezada por los compañeros, los trabajadores recuperaron la planta. Quedaron 4 obreros heridos de la represión.", como nos han informado en las noticias que nos hicieron llegar.
Los capitalistas colombianos ya son famosos por el triste record de asesinatos de sindicalistas de Colombia por sicarios a su servicio. Los hechos previos a los asesinatos en Alpina, propiedad de capitalistas colombianos, más aún con los asesinatos de nuestros compañeros, ameritan la expropiación inmediata, sin indemnización, de la industria que debe ser puesta bajo el control y la gestión de sus trabajadores.
La prepotencia contra los obreros por parte de la reacción criminal, después de tantos años de supuesta 'revolución bolivariana', se explica en gran medida por las continuas vacilaciones del gobierno, a la hora de encarar a los 'escuálidos' y la no expropiación de la propiedad de sus empresas y tierras desde las cuales conspiran para golpear y hasta asesinar a los trabajadores. Con la crisis económica mundial del capitalismo, y el descenso de los precios del petróleo, los conflictos se multiplicarán, el tiempo se está acabando. Los trabajadores y los pobres no pueden confiar en que la sociedad transitará al socialismo del siglo XXI, sin poner fin al sistema de explotación y miseria basado en la propiedad privada. Las movilizaciones de los indignados trabajadores de Aragua señalan el camino para terminar con el poder de las mafias de capitalistas criminales.





Por nuestra parte nos ponemos a vuestra disposición para la campaña internacional que han anunciado, así como de las acciones de denuncia y exigencia de castigo. En horas como esta es necesario que todas las corrientes honestas del movimiento obrero y socialista nos unamos firmemente para que en todas partes se escuche nuestra determinación de no dejar sin castigo y reacción los crímenes contra nuestros compañeros.



Fraternalmente,



El Comité Coordinador de

Socialismo Revolucionario – sección en Chile del

Comité por una Internacional de Trabajadores (CIT)


No hay comentarios.: